¡Pilotos Deathmatch!

No sé cuánto tiempo aguantará el tirón de adaptar true crime en USA pero aquí seguimos. Esta vez toca Black Bird (USA) que es una historia que no entendí cuando salió como libro y ahora como serie entiendo incluso menos. Supongo que es lo malo del true crime, que te sabes el final. Pero bueno, al menos tienes a una buena cantidad de actores intentando hacer lo suyo, incluso el actor principal, que se pasa con cara de tengo un palo por el culo pero están tirando para sacármelo gran parte del piloto, así que si no te importa cómo termina la historia, te gusta el género, y te sobran las obras… pues bueno.

Lo más destacable de Boo, Bitch (USA) es que parece pensada para que las series aquellas de la MTv, incluso las que se crearon como reacción de aquellas, pero que ha acabado siendo casi una de Disney juvenil con interferencias. Y es una pena porque no logra ser tan divertida como, digamos, Julie and the Phantoms, ni tan mamarracha como, pongamos, The Lake, ni acercarse a aquello de lo que os hablaba (las caídas en 2016 sobre todo: Awkward, Faking It, Sweet/Vicious) ni a alguna sucesora espiritual como PEN15. ¿Por qué fijarse en lo que no es antes que en lo que sí? Pues porque es una serie que parece funcionar más en lo que falta que en lo que hay, un miembro fantasma.

Como suele pasar con Apple TV+ tenemos otra adaptación muy mona en Duck & Goose (USA), aunque debo decir que lo que supongo que son decisiones de animación parece una falta de medios extraña en este grupo.

Supongo que habrá gente a la que este tipo de series que es King of Stonks (O) (AL), y que sinceramente se parece tanto a otras series de Netflix que empiezo a sospechar que las están haciendo internacionalmente con un único molde. Así que aquí tenemos algo cercano a lo de Imperio Criminal pero por el lado que se centra más en la gente de nuevas tecnologías y en la gente detrás y blablabla… la verdad es que se le ve tanto el cartón con la especie de timador que es el jefe y el auténtico genio oculto que blablabla que no sé ni cómo he aguantado el piloto entero. Supongo que la práctica. Porque lo que me ha dejado es ganas de echarle un ojo a Dirty lines, que les salió mejor.

Pura inanición, eso es lo que nos trae Maggie (USA). Quizá Chris Elliott podría haber dado algo de lustre, pero tiene pinta de pasar en piragua tanto como los demás. Quizá porque esto más que una serie es una película de fin de semana que se les ha ido de las manos. Que me parece bien que hagan comedias ligeras con trasfondo romántico, incluso la parte del fantástico, pero que le den algo más de chicha porque, de verdad, tiene menos interés la trama que un salvapantallas.

Supongo que esta Mystery Road: Origin (AU) es la serie buena de la semana. Aunque sea solo por comparación con el resto. En realidad podría contar como la tercera temporada, o como una -otra- extensión de las películas originales, o… Bueno, todas esas cosas. Así que al menos sabemos a lo que venimos, aunque sea la precuela. Aquello del Western Noir sección australiana y blablabla. Pues bien, pues eso.

Con lo que les ha costado sacar este Moonhaven (USA) a los de AMC+ la verdad es que esperaba algo… algo. Pero bueno, es un poco lo de siempre con una Tierra ultracontaminada, una colonia espacial, tensiones entre ambos lados, megacorporaciones, espiritualismo naniano, y el resto de la pesca. Una vez más, no soy su público. Y mira que esta vez hay asesinatos y esta cosa. Hay gente a la que sospecho que les gustará -aunque si el piloto es así no quiero saber el nivel de syfycidad al que van a llegar los medios de los siguientes-, que supongo que es lo que importa.

Sospecho que este Uncle From Another World (O) (JP) tiene una cierta intención de ser Animación para Adultos en la sección post-Isekai-meta. O algo así.  Por supuesto no me ha hecho gracia, da igual la cantidad de referencias a SEGA metidas o lo que intenten comentar o satirizar. Qué le voy a hacer, no soy su público.


Deja un comentario