¡Pilotos Deathmatch!

Esta semana comenzamos con Best Foot Forward (USA) , un proyecto de Apple que hace una encantadora serie infantil que podría estar en la actualidad -es decir, no se basa en la nostalgia pese a adaptar unas memorias- y en la que podemos ver más serie juvenil que otra cosa, aunque claramente el que el niño protagonista sea una persona con discapacidad es de lo que más peso tiene en la historias, porque lo que vemos es cómo interactúa un niños, sus amigos, su familia. Así que como serie infantil es más que recomendable.

Interesante el giro de esta The Control Room (UK), que busca hacer la misma historia de suspense y misterio de siempre, pero con sus giros. Que en este caso es el punto de partida desde el control de emergencias. Fuera de eso es una obra bien construida, que decide que con tres capítulos tiene suficiente -por suerte- y que demuestra inteligencia en las maneras de ir engarzando la información y mostrando los movimientos de sus personajes. Incluyendo la inevitable bola que va creciendo. Una buena serie.

Entiendo que hay un referente real detrás de este Rap Sh!t (USA) y que muchas cosas me las estoy perdiendo, porque parecen puñaladas voladoras. También que tomar partido en estas cosas no siempre es lo más razonable, pero ellas sabrán. Por lo demás, mediánamente interesante, un uso excesivo de ‘estas son las pantallas de ahora’ que tiene el problema de siempre de que en cinco años va a parecer que se comunican con MySpace, y una historia que claramente toma decisiones y, sinceramente, no siempre estoy seguro de que sean las adecuadas. -Es decir, la distancia entre ambos personajes centrales y lo que hace que se reúnan es de lo más increíble que he visto en la tele últimamente- Pero bueno, seguro que tiene su público.

Pensaba que Netflix estaba vendiendo sus series fuera de la plataforma, pero no, resulta que alguien más ha decidido hacer una serie llamada Sneakerhead (UK). La parte buena es que esta es mejor que la suya. La mala es que no era muy complicado. Pero bueno que aquí estamos. Con una comedia de lugar de trabajo bastante expandida que tiene muy buenas intenciones pero tampoco mucho más que pueda ofrecer. Aunque sospecho que a estas alturas ofrecer algo quizá un tanto tonto pero en general agradable… es un mínimo aceptable.

Si la primera de la que hablábamos era bastante infantil esta Tudo Igual… Só Que Não (O) (BR) es casi puramente juvenil. Primera serie brasileña para Disney + y de verdad que hay ratos en los que uno podría pensar que están canalizando Los Serrano o algo así. La verdad es que tienen un bingo de comportamientos y personajes clásicos. Un poco de todo, que no la convierten en lo más innovador pero, desde luego, no tiene pinta de que lo vaya a querer ser. Y como serie juvenil funciona lo suficiente, así que es una pila de clichés, pero al menos es funcional.

Es curiosa esta Witness Number 3 (UK)  porque logra hacer rutinaria lo que parecía un punto de vista un tanto diferente, casi como si quisieran demostrar lo contrario de lo que la otra serie inglesa nos había dado esta semana. Aquí la idea de una testigo de un asesinato que es acosada parece enfrentarse entre ser una película de después de comer o una historia de terror, y eso las veces en las que no decide que lo importante es hablar de raza. En fin, un batiburrillo desigual que al menos en algunos puntos logra funcionar. Supongo que tienen un poco para cada, pero no un algo para todos.


Deja un comentario