¡Pilotos Deathmatch!

Supongo que revivir franquicias es una idea por el reconocimientos y base fan de las mismas, el problema con Beavis and Butt-Head (USA) es que se ha quedado todo tan antiguo -supongo que porque envejecer a los personajes no era una opción- que lo que acabas es teniendo una serie que parece ir sobre cuarentones que no saben adaptarse a los tiempos. Ya la serie original dependía de una cierta suspensión de la incredulidad, ahora mismo lo único que hace esto creíble es la cantidad de incels que hay que soportar y de los que sus protagonistas parecen más avatares que crítica. Qué le vamos a hacer, no todo envejece igual ni se puede traer a la actualidad sin cambiarlo.

Tengo mis dudas de si detrás de Big Tree City (USA) se encuentra o no una maniobra para venta de muñecos y vehículos -que es lo que parece- o simplemente han decidido seguir las pautas más habituales de estas series. Pero al menos proponer unas historias sencillas pero con un mínimo de enjundia con un público que entiendo es preescolar y con bastante variedad de personajes. Es cierto que a los femeninos les ponen como dos rayitas en los ojos para diferenciarlos de los masculinos pero, en fin, podría haber sido peor. Un poco de plástico pero no necesariamente algo malo.

Cuando lo más interesante de una serie es lo que hay alrededor… en fin. El asunto con la belga Endless Night (O) (BE) es que se anunció como una serie original de Netflix. De hecho, en algunos territorios la emiten en Netflix. En España el enlace -el que tenéis arriba- hace un raro y te manda a la página principal, sin explicarte por qué. Y ninguna cuenta oficial de Netflix en ningún lado se ha molestado en subir un trailer. Por eso he tenido que tirar de la versión rusa. En fin. ¿Y la serie en si? Pues la serie en sí ni bien, ni mal, ni chicha, ni limoná, se deja ver porque tampoco cuesta tanto, un grupo de chavales -adolescentes, dicen ellos, jajajaconelraquelmeroñismo digo yo- a los que una droga para soñar -hay un centro de tratamientos de problema de sueño y blablala por medio- les lleva a tenerlos vívidos y no tanto al Pesadilla en Elm Street (que también algo hay, claro) como a diluir el mundo real del irreal y empezar a ver cosas raras, quizá incluso a llevarlas de una a otra frontera. Una historia muy como para rellenar una tarde o así -son seis capítulos que rondan los 35 minutos- que si la ves pues vale y si no tampoco pasa nada. Al final va a ser más interesante el misterio alrededor de su emisión en Netflix.

Como no-fan ni del autor ni de The Sandman (USA) debo decir que el mayor problema que tiene el piloto no son las decisiones tomadas para adaptarlo, ni su tratatamiento de los personajes queer. Que también. Pero la duración para lo que nos va a contar… es más que excesiva. Mucha cosa, mucho objeto al que mirar, mucho de todo… y la necesidad de que te sientas tan fascinado con todo como ellos. Es decir, más vale o que seas fan de antes o que vengas dispuesto a serlo. Porque, de lo contrario, lo más fácil es quedarse… dormido.

No tengo muy claro hacia quién va Super Giant Robots (USA), a priori hubiera dicho que para preeescolares, pero en cuanto te pones a ver la serie tanto el humor como los personajes o la violencia señalan más a los preadolescentes. Supongo que la idea de coger la premisa de Pacific Rim, meterle tramas de los animes ochenteros y luego intentar que la premisa ‘dúo imposible’ de payaso y serio es… bueno. Una decisión. Igual que la animación elegida, que no sé si intenta ser retro o solo cutre o qué y por qué. Supongo que lo más importante será ver si entras en el estilo de humor que pretenden utilizar. Y a partir de ahí lo que pueda suceder.


Deja un comentario