Anda que vaya semana. Como si no fuera suficiente con hacer una película de esas de después de comer encima Netflix decide que mejor que Devil in Ohio (USA) sea una miniserie. Supongo que para darle la oportunidad de ser aburrida de forma creativa. El hacer avanzar al trama a partir de la acumulación de agujeros de guión supongo que la acerca a la famosa Narrativa de Portales, aunque en realidad es difícil saber si son agujeros o simplemente todo el mundo es estúpido todo el rato. La historia, sobre una psiquiatra que se lleva a una joven superviviente de una secta que parece ir apropiándose de su casa mientras pasan cosas extrañas, podría haber sido perfectamente un telefilme o un libro de los años setenta/ochenta. Así que miré y me temo que es una no muy bien considerada novela YA de hace un lustro. ¿Qué voy a decir? Supongo que lo impotante es tener buenos agentes. No como Emily Deschanel, que menuda forma de volver a la tele.

Bueno, pues aquí estamos de nuevo, con Netflix estrenando una serie de Imperio criminal (-ish) y de Adolescentes, al menos en  Fakes (USA) intentan usar el humor. Supongo que al menos es consciente de su propia faceta inofensiva. Pero en fin.

Al principio pensaba que Gry rodzinne (O) (PO) sería una de misterio, o una comedia romántica, con suerte ambas… pero no. Entra en la sección de telenovela que no quiere que se le note así que se va poniendo sombreros, capas, plumas, todo lo que puedan para que no sea tan obvio que en realidad es lo de siempre. Que si las dos hermanas, que si la madre, que las relaciones amorosas y blabalbal. Supongo que is alguien disfruta con las hitorias de familia a las que meten un mínimo de interés empezando en mitad de un momento intersante… bueno.. lo mismo les gusta. O para ver cómo anda Polonia, que también.

La serie de mil millones de dólares, eso parece que es lo más relevante de The Lord of the Rings: The Rings of Power (USA), sobre todo porque no se nota solo en, digamos, la producción o el diseño de producción o a saber, también en en énfasis en mostrarnos cómo está rodado y contado. Lástima que todo eso sea para un batiburrillo de personajes en diferentes localizaciones, hablando de sus cosas -normalmetne sentados mas o menos juntos, muchas veces con primeros planos que parece aquello una película del Hooper malo-  y siendo, en general, poco interesantes para los que no estamos en el fanboyismo. Podría ser una serie de superhéroes y no se haría menos pesada. Al final da la sensación de ser una de esas cosas caras pero no muy útiles, a mitad entre el fanfic y la commision aunque, bueno, se supone que se han gastado el dinero y eso ha servido para que parezca una serie inglesa. Supongo que felicitaciones porque podría haberles salido candiense, pero vamos, esto al final parece un capricho de nuevo rico.

Ver Pantheon (USA) es como volver a mediadios de los ’00s. Porque el contenido, los recursos, los trucos y la… animación… parece sacada de entonces. Hay escenas que parecen pensadas por alguien que piensa que el público original no ha visto nada de anime y puede aprovechar para depredarlo. Hay otras en las que está claro que han visto Matrix y les ha paarecido la cumbre que alcanzar. Y otras en las que, simplemente, uno creería que quieren hacer una versión para adolescentes de Black Mirror, pero en animación que es más para su rango de edad. En general cosas que ya huelen a rancio y que inetentan colar como novedosas y revolucionaria con la esperanza de que su público no conozcan los originales, o que los conozca pero crean que la mejor forma de demostrar su grandeza es repitiéndolo.

Muy a favor de que The Patient (USA) dure solo 20 minutos. Estaría a favor de que durara más si tuviera un sentido mayor que conseguirle un premio a Steve Carell. Lamentablemente la persona que le ponen en frente no va a servir para ello. Así que, bueno, una serie medianamente interesante con un punto de partida que es claramente la de un microteatro y que en la televisión funciona… micro. Al menos Carell evita que no sea peor.

¿Puede una IA crear una serie a partir de una definición? Espero que no, pero probablemente si pudiera se parecería a este Ridley (UK) que de pura genérica no dan ganas ni de decir que es mala. No lo es, es rutinaria y poco inspirada, pero sirve de rancho. Y dentro de lo bueno… pues tiene Minutos Musicales, que se quedan en nada pero que ahí están. La única pincelada mínima en mitad de una obra poco interesante y demasiado larga.

Como si hubieran decidido hacer una tortilla con los peores y más sobados trozos del psico-thriller noventero, se presenta The Suspect (UK). Que resulta ser la adaptación de un libro de principios de los ’00s, así que en realidad no debería de sorprenderme mucho. Puede que la sensación de que todo está ya visto tenga en parte de ver que -probablemente- lo leí cuando Roca lo publicó hace un siglo. El autor australiano recibió múltiples felicitaciones por hacer un maxmix de lo mismo de siempre con un par de momentos realmente poco probables -no tanto por lo que sucede como por lo que lleva a que suceda-, en cualquier caso no parece que la parte de suspense prefabricado sirva de mucho, y sospecho que solo hay un motivo por el que Aidan Turner, en su variante Con Barba, haya decidido aceptar a intentar cargar a sus hombros el peso de la serie. No funciona, pero lo intenta.