More from: Libros

¡Libros que Salen! Thirkel, «Margo Maloo y la red enmarañada», Oh y más

¡Que entre la pila!

Tras haber leído Fresas silvestres nos encontramos ahora con la posibilidad de ver el inicio de la serie centrada en el condado de Barbetshire, una de esas comedias de costumbres con una escritora intentando descansar y no lográndolo que tan bien se le dan a los ingleses.

Margo Maloo y la red enmarañada de Drew Weing, ed. Maeva

Pueden ser muchas y variadas las novedades de esta semana que nada destaca tanto como la alegría de tener de nuevo el tercer volumen de las aventuras de Margo Maloo. Detective de monstruos en un mundo con precarias relaciones entre estos -que viven escondiéndose- y los humanos.

La chica que se entregó al mar de Axie Oh, ed. Elástic

Con un fondo de cuento clásico y una inspiración clara de la mitología oriental, la historia de una joven que se lanza al mar para apaciguar a un dios y descubre que las cosas no son como parecen, entrando en toda una serie de situaciones y juegos de poder, logra darle un contrapunto actual a ese clasicismo.

Romeo y/o Julieta de Ryan North, ed. Fandom Books

Ryan North puede ser más conocido por la gente de los cómics (por su adaptación de Matadero 5, por ejemplo), pero aquí le tenemos convirtiendo Romeo y Julieta en un elige tu propia aventura con múltiples finales distintos (es posible que en el malo mueran los dos) que incluye una extensa cantidad de ilustraciones de distintas autorías. Eh, ya habíamos dicho que venía de la cosa de los cómics.

Drag King Dreams de Leslie Feinberg, ed. Levanta Fuego

De nuevo Leslie Feinberg nos ofrece una mirada a los estadounidenses que son tan reales como los que suelen sacarse en las obras de ficción pero a los que se tiende a dejar al margen, aquellos de clase obrera, disidentes en lo político, racializados, queer. Personas que aquí se encuentran enfrentados a la radicalización y el racismo posterior al 11S, con la policía campando a sus anchas y la mano dura imperando mientras el público mira hacia otro lado. Que aquí se nos muestra desde las los clubes nocturnos del East Village hasta aquel internet de inicios de los ’00s. Una obra sobre el contacto y las redes que se tejen, componiendo de nuevo un retrato de una realidad que muchas veces no sale en la foto.

Hotel Splendid de Marie Redonnet, ed. Malas Tierras

Una obra francesa que habla de familias y su legado, de la soledad y el encuentro, y de las posibilidades tanto de lo real como de lo que quizá no sea fantástico pero sí increíble, todo eso podemos encontrar en esta obra de la autora francesa.

El club de los portaféretros de Paul Tremblay, ed. Nocturna

Un joven que se siente al margen decide montar un club extraescolar para ayudar en entierros, una chica extraña se apunta. Empiezan a suceder hecho peculiares. Años más tarde, cuando el ya-no-tan-joven intenta reconstruirlo son aún más las cosas que ocurren. Porque para algo esta es la nueva novela de uno de los nombres actuales del fantaterror estadounidense.

Cuentos de lo insólito de May Sinclair, ed. La Biblioteca de Carfax

Siete relatos de inicios de inicios del S XX en los que lo metafísico y lo sobrenatural tan del gusto del público británico muestran una variedad de posibilidades. Y que han sido recuperados para nosotros por La Biblioteca de Carfax, claro.

Último autobús a Woodstock de Colin Dexter, ed. Siruela

Parece que el éxito de Endeavour, la más reciente de las series centrada en el inspector Morse, ha animado a las editoriales españolas –Siruela en este caso- a animarse a recuperar la serie original. Yo reconozco que puede ser un poco atragantable por la inglesitud y el tiempo pasado, pero me alegro de que se le dé una nueva oportunidad a un icono de detectivismo anglosajón con tantos años a sus espaldas.

Algo más en el equipaje de Ray Bradbury, ed. Minotauro

Minotauro sigue con Bradbury, en esta ocasión con un nuevo recopilatorio de sus relatos sueltos, recuperados tras veinte años.

La guerra carlista de Ramón María del Valle-Inclán, ed. AlbaAlba ha organizado un volumen con las novelas y relatos que Valle Inclán realizó sobre… bueno, sobre lo que pone el título. Así que a poco interés que se tenga bien en la guerra o bien en Valle-Inclán parecen más que interesantes este volumen.

Las muertas de Jorge Ibargüengoitia, ed. Cátedra

Tener a Ibargüengoitia en edición anotada supongo que significa por un lado que el reconocimiento ha llegado. Que sea con este Las Muertas tiene sentido también, es una de sus obras más relevantes y lo es desde un punto de vista tanto social como contextual. Lo importante es que facilitará -espero- que su obra esté disponible de manera casi permanente. Y, quién sabe, quizá se le una algún otro título.

El nombre del mundo es Bosque de Ursula K. Le Guin, ed. Minotauro

De no haber rastro alguno a tenerlo en dos ediciones distintas, esta algo más pequeña pero lejos aún del bolsillo. ¿No es sorprendente el capitalismo?

Las vidas de Brian de Brian Johnson, ed. Contra

De sus inicios en Geordie a su sustitución de Bon Scott en AC/DC, la vida de Brian Johnson, su relación con la música, y el humor que encuentra en una historia que parece considerar increíble se cuenta aquí en primera persona.

Fermentación de Matilde Fenestraz y Stéphane Ros, ed. Col and Col

Por fin tenemos el primer título de Col and Col del año, y resulta ser un libro sobre la fermentación en todas sus vertientes. Que son unas cuantas. Desde las alcohólicas a las de panadería, sin olvidar las vegetales, muchas son las posibilidades exploradas en este libro.

Detectives extraescolares 1. Misterioso cambiazo en la biblioteca de Enrique Carlos Martín, ed. Destino

El auge de las historias detectivescas en infantil/ juvenil sigue adelante con buena salud, que siempre es algo de lo que alegrarse. Y la novedad de esta semana es esta serie que comienza aquí pero de la que ya están programadas unas pocas continuaciones.

Nos leemos


¡Libros que Salen! Klosterman, «Flores para Lola», Kappor y más

¡Que entre la pila!

Flores para Lola edición a cargo de Carlos Barea, ed. Dos Bigotes

Aprovechar el centenario teórico está bien, sobre todo si es para reunir una serie de ensayos alrededor de la figura de Lola Flores con la queeridad de fondo. Porque fue no solo artista, también icono.

Los noventa de Chuck Klosterman, ed. Península

Una mirada a los noventas por parte de Klosterman en el que intenta explicar cómo los cambios en la cultura popular tras la caída del muro de Berlín reconfiguraron un mundo nuevo en el que internete iba emergiendo.

La edad del vicio de Deeepti Kappor, ed. Alfaguara

Un extraño crimen cometido de madrugada en el que parecen estar implicados un coche de lujo y un criado de la familia propietaria abren más dudas sobre lo ocurrido permitiéndonos echar un ojo en los cambios y situaciones de un país en el que los ricos, los pobres y los observadores de ambos parecen estar cabalgando la posibilidad de un terremoto.

Flores extrañas de Donal Ryan, ed. Sajalin

Otra gran obra del irlandés Ryan, con una misteriosa desaparición en el pasado y muchos más interrogantes cuando una llegada inesperada en el presente hace que se vuelva a pensar en ello, en qué rodeó a esa joven que un día no estuvo, y a todo lo que quedó alrededor de esa marcha que parecía voluntaria.

El esplendor de la señorita Jean Brodie de Muriel Spark, ed. Blackie Books

Una historia en la tradición de la autora, en la que la apariencia de un grupo cohesionado y una personalidad influyente va dejando ver las fallas que esto provoca y cómo da lugar a una desintegración que logra ser a la vez complicada y humorística y en la que lo primero puesto en solfa es esa necesidad del Gran Maestro y su corte de alumnos.

El precio del honor de Andrea Camilleri, ed. Destino

Una de esas obras de Camilleri que nos siguen llegando y que aquí le sirve para montar una historia a partir de sus propias vivencias sobre la influencia de la mafia y sus vínculos con política, judicatura y religión.

La dama de Ragnar Jónasson, ed. Seix Barral

Uno de esos ejemplos de novela criminal nórdica: A una inspectora se le da la oportunidad de investigar un último caso antes de su jubilación. Decide ir a por un caso del pasado que se quedó sin cerrar pero para el que solo tendrá quince días.

Léeme de Chelsea Manning, ed. Ediciones B

Las memorias y comentarios de Chelsea Manning, la mujer que desafió a las autoridades estadounidenses y lleva desde entonces ejerciendo de activista por la transparencia global y los derechos de las mujeres trans.

Meditaciones de cine de Quentin Tarantino, ed. Reservoir Books

Tarantino habla de las películas setenteras que le marcaron, y también de otras reflexiones sobre el cine que le influyeron e interesaron. Uno de esos libros de autor en los que el contenido cinematográfico de la manera de ver o de ordenar la historia pasa, sin duda, por quién lo cuenta.

Mi amigo el kappa de Shigeru Mizuki, ed. Satori

Conocemos muchas de las caras de Mizuki, de los más históricos o autobiográficos a la más mitológica, de las que forma parte esta que nos ocupa hoy. Porque más allá de la Enciclopedia Yokai también teníamos cómics, como este en el que un joven se va a vivir con los kappa, una de las más conocidas criaturas mitológicas japonesas.

Don Drácula de Osamu Tezuka, ed. Planeta Cómic

Una de las obras humorísticas clásicas de Tezuka -que quizá os suene por la adaptación que tuvo a anime- en la que el personaje central de Drácula tiene una hija y está en un entorno más humorístico que terrorífico.

Kabi Nagata, guerrera errante de Kani Nagata, ed. Fandogamia

Seguimos con los japoneses con una nueva historia de Kabi Nagata, una que casi podría llamarse una precuela. De todas esas historias que hemos ido leyendo a partir de Mi experiencia lesbiana con la soledad. Y es que aquí iremos atrás en el tiempo porque a veces hay que volver en el pasado para entender qué es lo que nos llevó hasta el presente.

Tipos de interés de Kuniichi Ashiya, ed. Fandogamia

La historia de las fuentes tipográficas, los tipos famosos, contada a partir de antropomorfizaciones con mezclas de realidad y ficción para replicar sus características. Un cómic realmente original.

Nos leemos.


¡Libros que Salen! Matheson, «El gran día de la señorita Pettigrew», Oda y más.

¡Que entre la pila!

Una institutriz de cuarenta años, hija de un párroco, que no tiene más que problemas con las bestezuelas que le toca controlar se encuentra con una última oportunidad. Pero parece que ha habido un error, porque no se trata de cuidar a un niño sino, más bien, a su patrona: Una joven cantante con una vida amorosa complicada que acaba haciendo que la protagonista se de cuenta de que la forma de arreglar los asuntos comienza por ocuparse de ellos. Una comedia con mucho corazón en la Inglaterra de entreguerras.
Una historia romántica de uno de los grandes nombres del fantástico, que en realidad es también una historia de fantástico en el que un guionista de televisión de 1975 y una actriz de teatro de 1896 viven un romance al margen de sus líneas temporadas. Una historia con fondo psicológico y una manera de organizar el viaje en el tiempo que es precisamente la que vertebra el resto de la historia.
El signo de los tiempos de Sakunosuke Oda, ed. Satori
Parece que por primera vez en España llegan los relatos de Oda Sanosuke, con un fondo de melancolía y desesperación propia de la generación de postguerra. Lo cierto es que la ilustración de portada no le hace tanta justicia como la que tuvo hace unos años la edición argentina de también el caracol, pero por lo menos es más bonita.
Una mujer encarcelada por brujería, una visita inesperada que parece venir de otro momento temporal, y una conversación sobre lo que se les ha permitido y no hacer a las mujeres, con estos elementos se monta esta obra de Fagan que completan la historia de la primera mientras la segunda ofrece una tentadora oferta de escape.
  

Una de esas obras del futuro para contar el presente que usa la distopía como excusa y la discusión sobre la naturaleza del ser humano y el trabajo, pero al menos esta vez tenemos naves espaciales y roboces.

Black Water Sister de Zen Cho, ed. Minotauro

Si alguien se quedó con ganas de más Zen Cho después de El hechicero de la corona de Duermevela, resulta que Minotauro ha vuelto a nutrirse de los autores que descubren editoriales más pequeñas y nos trae este giro al Urban Fantasy con espíritus y empresarios, así que es un registro diferente -más oscuro, también- y una buena cosa que en Minotauro recuerden que pueden publicar también a autoras.

El tiempo de las moscas de Claudia Piñeiro, ed. Alfaguara

En un no tan habitual giro, Piñeiro recupera a algunos personajes previsto, fundamentalmente de Tuya, para contar una historia de detectives -independiente de la anterior- para contarnos una historia de mujeres, apoyo, ex-convictas y coraje.
Un ensayo digresivo en el que se nos habla de escritura, de maternidad, de sus problemas por separado pero también los que salen de unir ambas acciones, usando como referente El libro de la almohada.
Vampiros queer de instituto, de instituto con secretos, misterios y conspiraciones, claro. Más o menos os podéis hacer idea de por dónde va y de que no hay mucho de lo que quejarse.

Con un estilo de dibujo encantador nos encontramos con la historia de un bisonte al que un oso le habla sobre hibernar, a partir de ahí el bisonte irá valorando la idea porque… ¡suena muy bien! Claro que suena bien. Es imposible no sentir simpatía por el bisonte.

¡Nos leemos!


¡Libros que Salen! Condé, «La Espera», Mitchell y más…

¡Que entre la pila!

La espera de Keum Suk Gendry-Kim, ed. Reservoir Books

El tema de este nuevo cómic de Keum Suk Gendry-Kim, tras la magnífica Hierba, es igual de dura pero diferente en el tema. Esta vez nos va a hablar de historias de familia, de la guerra de los años 50 y de lo que supuso esa separación para todas esas familias. Una historia con raíces, construida a partir de las entrevistas -varias dentro de la familia- que realizó su autora a aquellas personas que lo vivieron.

El evangelio del Nuevo Mundo de Maryse Condé, ed. Impedimenta

La gran autora antillana nos presenta una obra cercana al realismo mágico y los flecos religiosos en el que un hombre de pasado misterioso intenta descubrir cuáles fueron sus orígenes recorriendo América.

El fondo del puerto de Joseph Mitchell, ed. Anagrama

Joseph Mitchell es uno de esos casos, como el de James Salter, en el que se re-descubre periódicamente al autor. Lo que, al menos, permite tener su obra a mano. Seis piezas tanto periodísticas como literarias sobre el puerto de Nueva York, los muelles pero no solo. Un gran ejemplo del periodismo estadounidense de mitad del Siglo XX.

El ancho mundo de Pierre Lemaitre, ed. Salamandra

¡Vuelve Lemaitre! Con una historia de aventuras, misterios, crímenes y sucesos, una parte de historia de familia y amigos, otra parte de recorrido mundial por potencias -y no tan potencias- en conflicto, y en su centro amor, periodismo, religión y un gato. Porque ha decidido no solo regresar, sino hacerlo con todo.

Los primeros y los últimos / Tenían un caballo de John Galsworthy, ed. Reino de Cordelia

Nueva publicación de Galsworthy, autor de La saga de los Forsyte, traída por la editorial. Dos novellas en los que vuelve a sus temas comunes del comportamiento humano.

Tres citas con Carter de Beth O’Leary, ed. Suma

Una historia de tres mujeres, tres citas… y una ausencia. Porque la otra persona no aparece. A partir de ahí se va reconstruyendo un puzzle de amor, enredos e incluso algo de humor en la que se proyecta la alargada sombra de alguien que no estaba allí.

Gente muy fría de Sarah Manguso, ed. Alpha Decay

Ambientada en un pueblecito de Massachusetts, el contraste entre lo que una vez fuera ilustre, la falsa imagen que se quiere proyectar en las fachadas blancas y los mucho más oscuros secretos que realmente están por detrás.

Los 13 exorcismos de Salomon Joch de Paul Arquier-Parayre, ed. Obscura

Un exorcista inmortal contra un ejército de almas liderado por Lucifer. Que en realidad parecen esconder un propósito de fondo incluso más insidioso y antiguo. En lo que acaba siendo un punto intermedio entre el fantaterror y la guía de viajes.

Un trabajo para toda la vida de Rachel Cusk, ed. Libros del Asteroide

La clásica obra de Cusk sobre la maternidad es recuperada para el público español. Entre el ensayo y la autoficción, con humor para engrasarlo.

La cuarta chica por la izquierda de Andreu Martín, ed. Alrevés

Novela de intriga histórica, en la Barcelona de los años ’20 del S XX, con un joven que llega del pueblo para intentar descubrir un secreto familiar articulado alrededor de una joven vedette de El Molino.

Frankenstein de Mary Shelley adaptada por Sandra Hernández, ed. Bang

Adaptación al cómic, en viñetas grandes y expresivas, del clásico de Mary Shelley.

Cosmoknights de Hannah Templer, ed. Astronave

Mujeres princesas espaciales caballeros queer. Y esa es la definición corta. Entre la BD y el indie americano, un cómic juvenil en el que las batallas tienen más de un escenario y resolución.

Tres (no) son multitud de Myriam M. Lejardi, ed. Elástic

Lo nuevo de Lejardi -dentro del mismo universo que Cómo no enamorarse– consigue expandir incluso más el jaleo de figura geométrica gracias a la normalización de prácticas y diversidades, el ponerlo en un fin de semana de vacaciones, con una pandilla que descubre el pastel poco antes de llegar -al menos una parte de ellos- solo sirve para convertir esta historia de corazón juvenil y modos y maneras de más 18, en un nuevo campo de juegos para su autora. Normal que la hayan elegido para inaugurar el nuevo sello de La Galera.

Las nueve bailarinas de Andreu Llinàs, ed. La Galera

Supongo que la primera pregunta que surge es por qué en la portada solo salen ocho bailarinas. La historia, igual que la del resto de tremendas aventuras de unas jóvenes que no desentonarían en St. Trinian’s, incluyen a una directora a la fuga, un grupo de malhechores y unas ilustraciones espectaculares.

Fuera del tarro de cristal de Deborah Mercero, ed. Astronave

Liam se ha ido acostumbrando a guardar sus emociones en frascos. Y a esconder los frascos. El problema es que eso facilita que se vaya quedando sin emociones. Pero también que las emociones estén más que dispuestas a huir del frasco. Una historia con bellas ilustraciones sobre la necesidad de compartimentar menos y entender mejor aquello que nos afecta.

El gato con botas de Charles Perrault con ilustraciones de Javier Zabala, ed. Nórdica

El clásico de Perrault ahora en versión de Zabala que ofrece una perspectiva propia y distinta al acercamiento más habitual -no digamos ya cinematográfico- de este personaje.

Nos leemos


Sark de Oro 2022: Los Premiados

Dicho todo esto, vamos a por lo que realmente está esperando la gente. Bueno… alguien habrá que lo espere, digo yo. Así que vamos con los premios de este año.

Golden Sark

Gideon Green in Black and White de Katie Henry ed. HarperCollins

No es el mejor libro que he leído este año, es el libro que necesitaba leer en ese momento. Y eso hace que sea el que más me ha gustado. Una historia de detectives juveniles y de periodismo, de creer en cosas y de reencontrar cosas en las que creíste. Supongo que me gustaría creer en estas historias, de momento me limito a leerlas.

Sark de No-Oro

It Came from the Closet edición a cargo de Joe Vallese, ed. Feminist Press

Es curioso esto de los ensayos y los tiempos. Sospecho que este año he leído menos, aunque he leído algunas cosas más que interesantes. Y, sin embargo, sospecho que esta es la lectura que más reemplazable podría ser. Quizá porque la diferencia entre textos, tanto de enfoque como características, es notable. Y no es un mal libro, ni mucho menos, de lo contrario no estaría aquí. Pero supongo que la sensación de que mucho de lo publicado en España era repetido, y la sensación de que mucho de lo que se cuenta aquí entra casi más en la autoficción que en el ensayo… Bueno. Sin duda, una vez más, la sombra del magnífico Monsters in the Closet es alargada, y quizá lo que esperaba era una actualización y mejora de ese libro cuyo mayor problema en estos momentos es que se publicó en 2004 y han cambiado muchas cosas. Tanto por añadido como por evolución. En fin, que parece que me estoy justificando pero que, de verdad, es un título muy interesante y un gran título de ensayo.

Sark entre Amigos

Supersaurio de Meryem El Mehdati, ed. Blackie Books 

He decidido ampliar esto un poco. Otro poco. Y no ha sido por cómic sino porque creo que este es un libro interesante, importante, capaz si no de explicar al menos sí de reflejar un momento actual. Hasta el punto de que quizá habría que leerlo junto con Malestamos. Porque lo que leéis es lo que hay, incluso en su conclusión. Y las risas que hayamos podido tener por el camino se ven reflejada en la risa que el dinosaurio de la portada -que sigue allí, claro que lo hace- ofrece entre plástica, vacía e invitadora. Conozco, superficialmente al menos, a demasiada gente que escribe libros -y espero no ser nunca uno de ellos- pero eso no significa que les trate con una mano más blanda. De hecho, ahora que no nos lee nadie, he de confesar que me he pasado las últimas semanas cambiando de posición en mi lista mental entre este y el Sark de Oro (en cuyo caso este espacio extra hubiera sido llamado Sark-cesit). Estoy escribiendo esto y aún considero la posibilidad de cambiarlo. Porque me parece que el elegido representa el pasado y esta obra representa el futuro. Quizá sea ese el final que merecemos.

Sark de Plata

Tú serás mi muerte de Karen M. McManus, ed. Alfaguara

Un gran libro, probablemente el mejor de Karen M. McManus, que es mucho decir porque los tiene muy buenos.  El año pasado dudé mucho entre elegir este o The Final Girl Support Group como mi mejor lectura en inglés. Me alegro mucho de haberme decidido al final por el otro porque visto el desastre de traducción me reafirmo en haber dejado claro que en inglés mejor. Un poco como vimos con Gótico. Pero bueno, que lo importante aquí es recordar que siempre habrá un hueco para el misterio juvenil en mi corazón, incluso en los años en los que no lo convierta en un refugio seguro. Supongo.

Sark de Oro

Trilogía ¡Illuminatus! de Robert Shea y Robert Anton Wilson, ed. Orciny Press

Hace un par de años repetía Sedaris y este lo hago con Robert Anton Wilson. Es cierto que esto más que un premio a una lectura es el premio a haberlo logrado. No sé los años que llevaba esperando esto, ni a cuanta de la gente con la que hablaba cuando me lo leí por primera vez en inglés seguiría dispuesto a dirigir la palabra. Pero es que es una obra fundamental, con un impacto y una influencia, que lo que ha tardado es demasiado en verse publicada en español y en España. Incluso aunque desde el ahora mucho de lo que se ve se percibe de otra manera tanto porque es un libro de 1975 como porque aquello con lo que entonces ironizaban a ratos parece que nos ha pasado por encima con sus dientes afilados. Es imposible mirar igual este libro después de haber sufrido a TRUMP! y a los conspiranóicos, especialmente tras una pandemia, igual que es imposible no notar que llegaba después del asesinato de un presidente, el Watergate y la guerra de Vietnam. Quizá en el fondo las cosas no cambian tanto, simplemente se refleja nuestra realidad -tunel o no- de una manera distinta. En cualquier caso, este es uno de los libros que me han convertido en quien soy ahora. Como decía hace un rato, he tenido que elegir entre Supersaurio, que probablemente sea el futuro por todo lo que es el presente, y este otro libro que es el pasado por todo lo que es de presente. En este momento he decidido que las cosas se queden así. Quizá porque en 2022 he necesitado un refugio familiar, y pocos libros puedo recomendar más, con la conciencia más tranquila, que este magnífico dislate.

Ahora sí, ya hemos acabado. Muchas gracias por vuestra atención y hasta los próximos premios. Si es que sigo por aquí.


Sark de Oro 2022: La redistribución y los churros.

Bueno, pues no sé si acabaréis de descubrir estas cosas o si seréis de los que lleváis años leyendo esto. Lo importante es que estáis aquí, que -supongo que para sorpresa de muchos incluida la mía, porque vaya puta mierda de año este también y qué poco se merece el mundillo pero sobre todo sus integrantes cualquier palabra, ojalá para el próximo ya no esté escribiendo esto- yo también lo estoy y que ahora toca toda esa pila de texto sobre la cosa de los libros de este año.

Pero vamos con el texto de siempre:

Un año más (¡más de 20 años ya, qué barbaridad, cómo pasa el tiempo! y parecía que fue ayer cuando empezamos con la tontería) aprovecho el comienzo de año para entregar el “Sark de Oro” al libro que más me ha gustado del año recién concluido

Comienzo con la clásica advertencia así que quien quiera pasar al resumen del año que se salte este párrafo. Las listas de “Lo mejor de…” acaban siendo los resultados de la intersección de los gustos personales con los libros leídos a lo largo del año. La posibilidad de que haya aparecido un libro revelador y no salga en esta lista puede deberse más a no haberlo leído que a criterios de selección. Recapitulando en estos años y para que quede constancia, los anteriores Sark de Oro recayeron en “El Hada Carabina” de Daniel Pennac“Huérfanos de Brooklyn” de Jonathan Lethem“Cíclopes” de David Sedaris,“La Disco Rusa” de Wladimir Kaminer“La Mosca” de Slawomir Mrozek“El Martillo Cósmico” de Robert Antón Wilson “Pégate un tiro para sobrevivir” de Chuck Klosterman, “Las Ovejas de Glenkill” de Leonie Swann, los “Cuentos Completos” de Connie Willis“Al pie de la escalera” de Lorrie Moore, “Mi Tío Napoleón” de Iraj Pezeshkzad, “Los amigos de Eddie Coyle” de George V. Higgins, “Hermana mía, mi amor” de Joyce Carol Oates, “Boston. Sonata para violín sin cuerdas” de Todd McEwen, “Americanah” de Chimamanda Ngozi Adichie, “La hoguera pública” de Robert Coover, “Descolonizar la mente” de Ngũgĩ wa Thiong’o, “Las Mitford” de Charlotte Mosley, «Experimental film» de Gemma Files, «Bienvenidos a Dietland» de Sarai Walker, «En un lugar solitario» de Dorothy B. Hughes., «Calypso» de David Sedaris y «Desaparición para expertos» de Holly Jackson.

Al final tendré que crear una wiki o un algo para que entren todos. Sin contar con que debería empezar a pensar en poner también los Sark de Plata y las otras dos categorías inventadas, el premio a No-Ficción Sark de No-Oro y el premio a libro en lengua inglesa Golden Sark. Porque esto cada vez queda más largo.

Aviso, también como casi todos los años, de que mis lecturas suelen determinarse por autores y escuderías, es más sencillo que lea algo de las editoriales pequeñas y medianas a que lo haga con lo que sacan PlanetaAlfaguara Anagrama. Vamos, que no pretendo engañar a nadie: No me he leído todo lo publicado ni de lejos. Dicho lo cuál y antes de entrar en los ganadores de este año vamos a repasar lo que han hecho los editores.

En cuanto a los libros…

Suficiente que subiera los recomendados, este año tampoco ha habido nadie que me vaya a convencer de hacer el repaso. Si tuviera un mínimo de espíritu de auto-preservación no estaría ni escribiendo sobre libros. Tanta falta de apoyo y tanta cuchillada por la espalda. Ojalá ardiera todo de una vez.

Así que ya está bien de tanto título y tanta cosa, ¡que tampoco habéis venido para que os aburra durante todo el día! Así que pasemos a lo que os interesa de verdad. ¡Los Sark de Oro! Y los ganadores son…


¡Los Recomendados 2022! Terror

¡Vamos con las recomendaciones!

– Entremedias de Tananarive Due, ed. La Biblioteca de Carfax

Hace como veinte años de la última vez que tuvimos a Due por España. Demasiado tiempo. Porque una de las autoras afroamericanas más importantes del terror debería de estar presente siempre en nuestras estanterías. Aquí tenemos una historia de sueños que nos ofrecen vidas alternativas, de amenazas racistas, de una familia como centro pero también como debilidad. Una obra magnífica con la que reencontrarse con esta gran autora.

– La pequeña Eve de Catriona Ward, ed. Alianza

Tras el -muy merecido- éxito de La última casa en Nedless Street nos llega por fin el libro que catapultó a la autora a su actual posición dentro de los escritores de terror. Una historia ambientada a principios del S XX, una extraña secta, un grupo de niños y una isla que les separa y una guerra que les llega, todo lo necesario para presentar una obra gótica en la que las sombras que proyectan los personajes demuestran que no puedes fiarte de nadie.

– Hermanas de Daisy Johnson, ed. Periférica

Con la nueva obra de Daisy Johnson traída por Periférica podemos dar por concluida la publicación de todas las novelas finalistas al Shirley Jackson del año pasado. Algo que no pasaba desde… Sinceramente, no sé si alguna vez antes había pasado. ¿Y qué tiene esta novela para haber sido candidata al premio? Pues la relación entre dos hermanas, muy diferentes. Un acoso escolar que acaba en una mudanza a mitad de ninguna parte y, ya allí, una atmósfera opresiva en el mejor estilo del gótico inglés.

– Cocodrilario de Alicia Mares, ed. Horror Vacui

La novedad de Horror Vacui es una antología de relatos que nos presentan un México fantástico, entre la mitología y la alucinación, en historias que nos van presentando un mundo reconocible pero distinto al nuestro, con distintos grados de extrañeza y horror, y cocodrilos.

– Hangsaman de Shirley Jackson, ed. Minúscula

Siempre es una alegría recibir novedades de Shirley Jackson, más aún si es como en este caso, que llevábamos no sé ni el tiempo esperando estas obras. Menos conocidas que Siempre hemos vivido en el castilloLa maldición de Hill House o el cuento La Lotería, pero que también merece la pena que conozcamos. Lo que tenemos aquí es una novela sobre una muchacha que está pasando a la vida adulta, y lo hace en gran parte sumergiéndose en fantasías, algunas más humorísticas, otra más… psicológicas. Su relación con ese mundo nuevo que significa una ruptura con lo que ha observado del mundo adulto, intentando reinventarse desde las fantasías, y como impacta también con la observación externa. El trauma del paso a la vida adulta, la sensación de refugio en la ficción, la pérdida y el desamparo. Todo eso nos trae Jackson.

 Tidepool de Nicole Willson, ed. Dilatando Mentes

Una joven acaba en una aparentemente idílica localidad turística siendo poco menos que cautiva y rodeada de los múltiples misterios de la costa. Una obra finalista tanto del Stoker como del Ladies of Horror, con misterios y revelaciones que sabe darle un giro a un tema clásico.

– Donde viven las damas salvajes de Aoko Matsuda, ed. Quaterni

Un recopilatorio que reinventa historias clásicas japonesas de yōkais, con todo tipo de criaturas, fantasmas, seres que van a cruzar su vida con la de los humanos que están a su alrededor y que van a transformarla, no siempre para mal. Porque es mucho lo que dan de si en su faceta clásica y más aún en estas reinterpretaciones modernas que Aoko Matsuda nos ofrece.

– El tío Silas de Joseph Sheridan Le Fanu, ed. Valdemar

Mucho llevábamos sin tener disponible la mayor y mejor novela de Le Fanu, con mucho de suspense -tocando el tema de la habitación cerrada de la que ya había dejado uno de sus primeros ejemplos casi treinta años antes en A Passage in the Secret History of an Irish Countess– y toda la capacidad para el gótico que incluyen toques de ambigüedad sobrenatural al más puro estilo Wilkie Collins. Todo un clasicazo que llevábamos sin tener disponible desde por lo menos la edición de Siruela y que, por tanto, es un buen momento para recuperar o redescubrir.

– Mi ligue de la ouija de David Irons, ed. Dimensiones Ocultas

La editorial Dimensiones Ocultas presenta otro de esos libros que están sacando parece que solo ellos, y es que estamos en un camino que podría parecer una novela juvenil o una canción de Alaska, pero que tiene mucho más que rascar detrás. Sobre todo porque ni es ni tiene intención de ser lo que parece, y eso incluye una capacidad para tirar hacia los excesos tanto como para tomar rumbos no esperados. No va a ser para todos los estómagos y, desde luego, puede ser una sorpresa. Por suerte para muchos espero que la sorpresa sea agradable.

– El exorcismo de mi mejor amiga de Grady Hendrix, ed. Minotauro

Pues aquí tenemos otra novela de terror (más o menos) de Grady Hendrix, con un componente claro del pasado -que se ve desde la portada- y con, como siempre, un original punto de partida.

– Cadenas invisibles de Michelle Renee Lane, ed. Dilatando Mentes

Una historia de fantástico, quizá terror, en la Nueva Orleans de antes de la Guerra de Secesión. El tipo de lugar en el que mezcla magia criolla, criaturas autóctonas de la noche, circos de rarezas y huidas de aquellos que creen que los cuerpos se pueden comprar. Una obra, en suma, que no es lo que parece y, por el camino, esa es la manera de mejorarla.

– Figuras ocultas de Jason Rekulak, ed. Nocturna

Una mujer de pasado toxicómano sale de rehabilitación para trabajar como niñera. Una vez en su puesto de trabajo empieza a disfrutar de tranquilidad y estabilidad… hasta que el niño al que tiene que cuidar empieza a hacer extraños dibujos en su cuaderno. Pronto la duda del significado, de si realmente es él quien los hace, y de cuál es el significado detrás de todo esto. ¿O es todo imaginaciones suyas? Entre el thriller y el terror, con la ambigüedad propia del género, nos llega esta obra a punto para este mes.

– Inanición de Daria Piertrzak, ed. Dilatando Mentes

Un pueblo en apariencia perdido, una serie de habladurías en voz baja y multitud de sombras acechando que en muchos casos son los ecos de otros problemas más cotidianos pasados por el filtro de un entorno malsano bajo presión.

– Almuerzo en el café Gotham de Stephen King con ilustraciones de Javier Olivares, ed. Nórdica

Un hombre abandonado y con mono de nicotina va a almorzar con el abogado de su ex. Esa es la premisa del relato de King que se usa para que Olivares añada ilustraciones y convierta en uno de esos libros-regalo la historia.

¡Volvamos al Índice!


¡Los Recomendados 2022! Narrativa

¡Vamos con las recomendaciones!

– Supersaurio de Meryem El Mehdati, ed. Blackie Books

Meryem hace a la vez un repaso y un retrato de la vida irreal. Desde el trabajo al amor pasando por los fanfics y supermercados, con una mezcla de humor, melancolía y rabia, y tratando también la situación real de la vida en Canarias más allá de esas ideas para turistas. Lo que está claro es que lo da todo.

– Panthers y Museo del Fuego de Jen Craig, ed. Pálido Fuego

Esta nueva dirección de Pálido Fuego a publicar también mujeres nos está dando muchas alegrías, como esta historia en la que lo metaliterario sirve para que el libro central haga que la narradora evoque su propia vida, sobre todo la comparativa con la autora, que salta en dos direcciones, tanto hacia los momentos perdidos y las ilusiones rotas como hacia la decisión y casi necesidad de crear.

– La hipótesis del amor de Ali Hazelwood, ed. Contraluz

Una gran novela romántica, con bastante de comedia, que habla de científicos tomando (¿malas?) decisiones y de amores fingidos que son algo más que reñidos. Una historia que puede sonarnos pero que logra parecernos no solo nueva sino, sobre todo, muy divertida.

– El país del humo de Sara Gallardo, ed. Malas Tierras

Pues ha costado, pero aquí está el único libro de relatos -que sepamos- de Sara Gallardo. Ahora a disfrutar de su escritura y ver qué tal le sentaban las distancias cortas, aunque estoy seguro de que bien.

Lonesome Dove de Larry McMurtry, ed. Valdemar

Valdemar ha recuperado en su colección Frontera nada menos que Lonesome Dove o Paloma Solitaria de Larry McMurtry. Un título fundamental del western moderno que quizá conozcáis por la miniserie del mismo nombre pero que tiene tanta entidad propia que ganó multitud de premios, incluyendo el Pulitzer, cuando se publicó en 1985. Una historia que puede parecer a ratos errática pero que cuenta primero la vida en un rancho despoblado y después una idea dudosa que lleva a los vaqueros a intentar viajar con su ganado a Montana. Una obra monumental de una 850 páginas que en esta versión de Valdemar va a llegar hasta las 1136. Así que tengo muchas ganas por ver cómo sale su edición.

– Yo, Tituba, la bruja negra de Salem de Maryse Condé, ed. Impedimenta

De memoria -tomadlo, pues, con su distancia- diría que este es el libro de Condé que más veces hemos visto publicado en España. De manera comprensible, porque ofrece una mirada distinta a los juicios de Salem que une la historia conocida sobre el tratamiento a las mujeres, las acusaciones por brujerías y, en este caso, la mirada al racismo de la época. Una gran manera de familiarizarse con ella.

– Los conspiradores de Jorge Ibarguengoitia, ed. Menoscuarto Que bien tener otra vez a Ibargüengoitia por aquí, en este caso con su última novela que quizá os suene por el otro título con el que se ha publicado: Los pasos de López. Once años llevábamos sin ella. Y, como siempre, personajes llenos de humanidad y una trama con propensión a ir complicándose, entre enredos y problemas, que esta vez habla sobre las revoluciones, los olvidados y los que acaban arriba. A ver si hay suerte y esto significa que se van recuperando más obras del mexicano.

– Rumbo a ti de Beth O’Leary, ed. Suma

Nueva obra romántica de Beth O’Leary, esta vez con un punto de partida ligeramente más normal que sus obras anteriores. Aunque tampoco es que fuera absolutamente necesario buscar un giro extraño a cada ocasión, ni esta vez deja de tener su propia característica. Lo importante, en cualquier caso, es que estamos ante otra interesante y divertida novela romántica.

– Desconcierto de Richard Powers, ed. Alianza de Novelas

Nuevo Powers, que siempre es bueno. Esta vez con el cataclismo climático por medio y, por supuesto, mucha introspección en los personajes y todo eso que tan bien se le da.

La amante de Wittgenstein de David Markson, ed. Sexto Piso
Un gran ejemplo de la ficción experimental y referencial, en al que la aparente falta de los demás y la fluctuación de conciencias alrededor de la cultura occidental sirve para hablar no solo de lo dicho sino, sobre todo, de lo no dicho.

– Patos, Newburyport de Lucy Ellmann, ed. Automática

No voy a decir eso de «novela difícil» ni nada por el estilo. Es, simplemente, una decisión de su autora. Y una vez la conoces debes decidir si te interesa entrar en el juego. El fluir de consciencia de una ama de casa durante unas mil doscientas páginas en una única frase en la que unas ideas van dando paso a otras, hay reiteraciones, hay pensamientos circulares y hay saltos mentales más o menos inconexos. Si no tienes problema con el punto de partida es más que probable que disfrutes del viaje.

– Los vecinos de Lady Chester de Emily Eden, ed. Libros de Seda

De la autora de Una pareja casi perfecta nos llega ahora esta obra, de nuevo con clases sociales, desencuentros, amistades inesperadas y el sentido del humor de Emily Eden. En suma, una novela inglesa y muy inglesa.

– Anna de las Cinco Villas de Arnold Bennett, ed. dÈpoca

¡Siempre es una alegría ver que dÉpoca saca una nueva obra! Además una recuperación de Arnold Bennett nada menos. Una obra de época, con muchos compromisos sociales y solicitudes de amorío en el que una joven debe afrontar que con la mayoría de edad tiene que tomar decisiones mientras se mueve en la sociedad privilegiada pero no por ello justa.

– Otro país de James Baldwin, ed. Tres Puntos

Parece que esta vez sí, que ha llegado la versión íntegra y directa desde el inglés de este libros de James Baldwin. Una en la que no se han expurgado comentarios izquierdistas, referencias a España -especialmente las referidas a Franco- y cualquier cosa que les pareciera un atisbo de homosexualidad y que su autor trataba con la naturalidad propia de sus propias vivencias. De ahí que tanto la raza como la sexualidad fueran una parte importante aunque fuera el mundo del jazz el centro a través del que se habla del exilio, la redención y, por supuesto, el amor.

– La casa en llamas de Ann Beattie, ed. Chai

Que nos lleguen editoriales de fuera siempre es bueno porque, por ejemplo, de Ann Beattie habíamos tenido novelas gracias a ThassàliaAsteroide o Gatopardo, pero ahora la argentina Chai nos trae sus relatos.  Y los relatos de una gran autora como ella, ejemplo para tantas otras, es siempre ampliar los horizontes de los que no leen en su idioma original y, por tanto, una buena noticia.

– La rastra de Joy Williams, ed. Seix Barral

Es bueno tener de vuelta a una de las grandes aunque sea en una editorial de las grandes en lugar de en las pequeñas que le han dado cobijo normalmente, pero supongo que será el lograr más atención o algo así, en fin. En este caso tenemos, además, unos temas y motivos plenamente actuales con el colapso climático  de centro y fondo. Así que bien por ella.

– La más recóndita memoria de los hombres de Mohamed Mbougar Sarr, ed. Anagrama

Ganador de numerosos galardones, pero fundamentalmente del Goncourt, estamos ante una de esas metanovelas que tanto le gustan a los jurados. Un escritor se propone descubrir qué fue de otro que logró basatante relevancia, tuvo un enorme escándalo y desapareció. Solo que aquí se mezclan, además de las posibilidades y los misterios, el asunto tanto de la raza como de las intrigas editoriales. Porque, al final, mucho de lo que tenemos es el colonialismo y sus ficciones.

– ¿Por qué te empeñas en sufrir así? de VV.AA., ed. Hwarang

Comenzamos la semana con una nueva editorial llegando a España, Hwarang es de origen argentino y tiene como meta publicar libros coreanos. Así que desembarca con esta antología de autoras feministas de los años 20 del S. XX Kim MyeongsunNa Hyeseok y Kim Yryeop fueron pioneras en establecer esa mirada distinta, que se transmitían en los cuentos de diarios y revistas de la época cuyas ilustraciones aparecen acompañando este libro.

– Hojas rojas de Can Xue, ed. Aristas Martínez

No es mucho lo que se ha publicado de Can Xue en España, aunque el año pasado tuvimos La Frontera y este nos ha llegado también Nubes flotantes ya envejecidas, pero tenemos un nuevo libro de la autora china, una de esas Eternas Candidatas al Nobel -aunque Mo Yan la adelantara pese a lo que Sontag opinara- que demuestran siempre los motivos para esa condición. Con un uso del fantástico en los detalles envolventes y en los giros a la vez que nos presenta a unos personajes muy reales enfrentados a situaciones entre lo surrealista y lo experimental.

– Corazones perdidos de Celeste Ng, ed. Alba

Más conocida ahora gracias a la adaptación a serie de Pequeños fuegos por todas partes regresa a Alba la autora Celeste Ng con una obra nueva: Corazones perdidos. Una historia de maternidad, de raza y de los años difíciles de Estados Unidos. Que son casi todos.

– Bestias de una pequeña tierra de Juhea Kim, ed. Quaterni

Otro novelón coreano recuperado por Quaterni. Una saga de amigos y enemigos, a veces las mismas personas, en la Corea del siglo XX.

– Hotel World de Ali Smith, ed. Alfaguara

Un solo hotel y cinco mujeres, mujeres muy diferentes y en distintos estados y momentos, como un cruce espectral de ráfagas temporales, una parte juego literario y otra una exploración de los parecidos y diferencias que llevan a chocar pero también a defender el amor en todas sus formas.

– Mujeres solas de Takako Takahashi, ed. Hermida

Ha tardado pero aquí está, un libro fundamental de la literatura japonesa que podríamos llamar reciente si no fuera porque hablamos de un libro publicado hace 45 años. Un repaso de lo que era la vida de las mujeres japonesas a finales de los años setenta, a través de cinco mujeres que son distintas pero que se enfrentan todos a los problemas que trae una sociedad con unas normas rígidas atadas muchas veces a una moral pública más que discutible. Puede ser una lectura dura, pero precisamente lo es por lo cierto de las historias reflejadas.

– Ciudadana de Segunda de Buchi Emecheta, ed. Alba

Podríamos llamarlo autoficción aunque sea una obra de los años setenta. Lo cierto es que esta recuperación del clásico de la escritora nigeriana sirve para hablarnos de su vida, de toda una vida trabajando, de su paso de Nigeria a Inglaterra, de las relaciones de trabajo y de familia e incluso románticas, pero será sobre todo la narración sobre esa segunda categoría en múltiples aspectos: por raza, por nacionalidad, por su condición de mujer. Muchas cosas que se suman para hacerle sentir tanto como demostrarle que es considerada de segunda.

– Diana Tempest de Mary Cholmondeley, ed. Nocturna

Mary Cholmondeley, la autora de Un guiso de lentejas, nos trae aquí una obra de un feminismo temprano en el que se unen amoríos y herencias con una subtrama de abogados casi detectivesca.

– Un jurado de iguales de Susan Glaspell, ed. Avenauta

Una obra feminista de inicios del S. XX que adaptaba una obra teatral de la misma autora, tratando temas como el de la violencia doméstica o el doble rasero jurídico sufrido entre mujeres y hombres.

– Con cariño, Rosie de Nuala O’Faolain, ed. Hoja de Lata

Si la editorial define su libro como una historia de «mujeres con sofocos», ¿quién soy yo para enmendarlo? Y es que estamos en una obra de mujeres de mediana edad, con sus problemas y relaciones, con sus amores y amistades, con todo lo que las mujeres tienen que ofrecer, porque es una novela con sensibilidad, de momentos dulces y otros punzantes, agridulce, pero ante todo son es tan reconfortante como una taza de té. Aunque sea té irlandés.

– Quédate conmigo de Elizabeth Strout, ed. Duomo

El impacto de una pérdida hacen mella en el protagonista, que ve cómo cambian las dinámicas del pueblecito, cómo él mismo se siente perdido y cómo surgen los rumores a su alrededor. En resumen, un nuevo logro de Strout, con los matices de la existencia y la posibilidad de perder la esperanza, pero también de recuperarla.

– Las cigüeñas son inmortales de Alain Mabanckou, ed. Libros del Asteroide

Mabanckou ofrece aquí una historia que refleja la realidad de la República del Congo y en la que habla sobre descolonización, costumbrismo e incluso los huecos para el humor, en la que el asesinato del presidente Marien N’Gouabi crea un punto de inflexión en las vidas de los ciudadanos.

– O lo uno o lo otro de Elif Batuman, ed. Literatura Random House

De nuevo Batuman presenta lo que los anglosajones llaman una Novela de Campus, una historia universitaria en al que la parte académica se une al crecimiento experimentado por los personajes en una serie de peripecias entre lo culto y lo ridículo que aquí se usan para hablarnos de esa separación por el paso de las experiencias tanto de lo que fuimos como de la gente a cuyo lado estuvimos.

– La autopista Lincoln de Amor Towles, ed. Salamandra

Aquí tenemos de nuevo a Amor Towles, esta vez con una historia de carretera en Estados Unidos, un viaje iniciático en los años cincuenta para cuatro jóvenes, una hsitoria alejada de sus dos anteriores novelas que, sin embargo, sigue con el estilo propio de un autor tan recomendable.

– Oh, Caledonia de Elspeth Barker, ed. Catedral

A principios de los ’90 se presentó esta novela, que podría haber sido escrita mucho antes aunque probablemente hubiera perdido parte del ingenio que mostraba. Porque lo que podría considerarse una historia campestre en la Escocia durante la guerra va expandiéndose a ampliar y criticar el modelo de novela campestre, en el que la imaginación y las lecturas van desplazando a la familia, porque lo que podría ser una historia gótica de paso a la edad adulta mantiene una tensión irónica con su propia historia que parece complacerse en descubrir hasta dónde puede tensar la cuerda.

– Vida de un militante de Takiji Kobayashi, ed. Satori

Ya habíamos tenido un primer contacto con la obra de Kobayashi en Kanikosen o en El Camarada, dos obras que justifican más que de sobra la lectura de este recopilatorio de relatos que nos trae ahora Satori, con más relatos de transfondo proletario que nos permiten ver una imagen nueva de Japón, en lo que es difernte pero también en lo que es internacional.

– El Pasajero / Stella Maris de Cormac McCarthy, ed. Literatura Random House

Pues aquí estamos con los dos nuevos libros de McCarthy. Ha pasado bastante desde el anterior y la decisión de publicarlos juntos en un único volumen no deja de llamar la atención. Lo más sencillo parecería haberlo sacado primero por separado, luego en estuche, después en un tomo único. De esta otra manera quizá haya quejas por ir en dirección contraria. Pero, en fin, nunca hay gente contenta en esto de los libros. Aunque, por supuesto, espero que mucha gente esté contento de reencontrarse con McCarthy, con una historia de familia en la que dos personajes centrales -cada uno en su relato- componen una mirada al crimen, el amor, la locura, la filosofía y la religión.

– Cae la noche tropical de Manuel Puig, ed. Seix Barral

Llega a su final la reedición de los libros de Puig y lo hace con su última novela (claro) que es, además, un maravilloso alegato a favor del chisme. Dos hermanas de cierta edad hablando un poco de todo y de nada pero, sobre todo, de su vecina. Todo eso parecen pinceladas sueltas pero van poco a poco montando un cuadro de la situación, de la propia, de la ajena y del país. Muy recomendable.

– Los hijos de Shifty de Chris Offutt, ed. Sajalín
– Dos veces en el mismo río de Chris Offutt, ed. MalasTierras

Es bueno ver cómo Offutt se ha hecho con un hueco en nuestras estanterías publicando con regularidad en distintas editoriales. Por un lado la segunda novela negra protagonizada por Mick Hardin tras el éxito de Los cerros de la muerte. Por el otro, una obra de corte autobiográfico en el que el autor con una vida ya más estable recorre los Estados Unidos y su propia memoria en la que habla de la primera vez que hizo un vía.

– En busca del tiempo perdido, vol. 1 de Marcel Proust, ed. Alba 

Nueva edición con traducción también nueva por parte de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego. De momento el primer volumen con las dos primeras obras, de siete. Pero está previsto que vayan publicando el resto.

– Mi hermano de Jamaica Kincaid, ed. Lumen
– Autobiografía de mi madre de Jamaica Kincaid, ed. Lumen
– Ahora y entonces de Jamaica Kincaid, ed. Lumen

Aprovechando que el nombre suena en las quinielas del Nobel parece que Lumen se anima a recuperar los títulos de Jamaica Kincaid que hasta ahora estaban en castellano en Txalaparta. Y eso es bueno porque, por un lado, es de esperar que usen el dinero de ser un gran grupo en que los libros lleguen a más gente y, con algo de suerte, servirá para que los otros títulos que las editoriales pequeñas tienen sean incluidos en las ‘cazas’ de libros. Además, con un poco de suerte esto lleva a que se vayan trayendo más autoras antillanas (como es el caso), africanas y de demás localizaciones fuera del ámbito angloeuropeo. Y con el enorme talento de ellas, como es este caso, así que veamos la parte buena de estos movimientos empresariales. No pudo ser el Nobel (este año al menos) pero Lumen sigue con su publicación, en esta ocasión con los años crepusculares de una mujer, su matrimonio decayendo, sus hijos alejándose y los recuerdos de su llegada a Estados Unidos como emigrante. La historia, en resumen, de una mujer compleja.

¡Volvamos al Índice!