More from: ¡oneShot!

Estoy razonablemente seguro de que existe una excusa que justifique la existencia de Green Eggs and Ham (USA) como adaptación. Probablemente alguna idea de crear un Seussverso o algo así. Pero el resultado es tan despreciable en sus guiones e ideas, tan poco fiel a lo que Seuss escribía y tanto a simplemente las imágenes, que uno no puede sino preguntarse qué necesidad. Menos mal que al menos la parte de ilustración, animación y diseño les ha quedado bonita porque, de verdad, que desperdicio de posibilidades.

Disney decidió aprovechar una semana con muy pocas novedades (menos mal) para dar una muestra de lo que nos espera con Disney+ mostrando el primer capítulo de una de sus series. Por algún motivo la elegida ha sido High School Musical: The Musical: The Series (USA), emitida en… bueno… todas partes. ABC, Freeform, Diney blablabla… en fin. El resultado es más interesante de lo que uno (yo) podría haber pensando. Porque juntan la historia original con un giro meta que lleva otro giro meta sección ‘Esto es un falso documental o algo así‘, y ponen de fondo elementos de GLEE! porque para eso hemos venido a jugar. No tengo muy claro cómo van a lograr que la cosa dure y, desde luego, cuánto van a lograr que toda esa tontería del triángulo amoroso pueda resultar interesante. Eso sí, necesitan más Sharpay.

Esperaba que His Dark Materials (UK/USA) fuera algo mejor, pero me conformo con que al menos no es tan mala como la película. Supongo que irá ganando fuerza más allá del piloto, de momento… psé. Los actores hacen lo que pueden, la trama intenta ser más o menos explicada y… en fin, esas cosas. James McAvoy es el que mejor está en una variación de su clásico Estoy a cargo de cosas pero no lo cuento pero sí pero no. En fin, quizá en un par de capítulos…


Vaya semanita hemos tenido con el lanzamiento de Apple+. Pero bueno, procuraré no quejarme demasiado que, además, uno de los lanzamientos (The Elephant Queen) era un documental y, por tanto, me libro de tener que comentarlo. Decir que la calidad media de la propuesta es una u otra cosa es, quizá, complicado. No hay ninguna serie abismalmente mala ni tampoco ninguna que llegue a lo notable. Son creaciones más o menos aceptables, más o menos mediocres. Para mí una de las más destacables -por deméritos ajenos, me temo- es Dickinson (USA). Un intento de aproximación moderno a una figura clásica como es la de la poeta Emily Dickinson. El invento funciona a ratos, a otros parecemos estar ante un sketch de The Girlie Show. Como en la mayoría de productos que nos traen tenemos a un buen plantel de actores y una idea que no tendría por qué ser mala que luego explota. En este caso por la aparente falta de foco en… todo. Es curioso que a veces uno sospeche que lo que realmente querrían ser es una serie como Gentleman Jack o como Ally McBeal… y al final lo único que consiguen es ser su propio follón.

Justo lo contrario me ha pasado con For All Mankind (USA), la única serie por la que sentía algo de curiosidad del lote y, con mucha diferencia, la que más me ha desagradado. La actuación está en su nuvel de corrección habitual pero la premisa (la URSS llega la primera a la luna así que los USA están heriditos y tienen que explorar más y gritar mucho U-ESE-A para demostrar que esto es porque osn la pera y no por orgullitos) y el desarrollo posterior como ucronía (no vaya a ser que alguien se crea que no llegaron los primeros, señor qué cruz de pueblo elegido) resulta en el mejor de los casos torpe. Luego ya está esa idea de que si es televisiónd e calidad todo puede ir a paso de tortuga porque tota, ver esta serie es suficientemente bueno por sí misma. No sé si el segundo capítulo será mejor, pero sí que a mí no me van a pillar para verlo. Con el piloto he tenido más que de sobra.

Seguimos el lanzamiento con Ghostwriter (USA). Sí, han lanzado series en juvenil/infantil también. No me preguntéis por qué de estas parecen no estar hablando. Porque no son peores que las adultas. Tampoco mucho mejores. Este Ghost Writer, por ejemplo, podría ser fácil de Nick. De hace diez años en Nick, pero de Nick al fin y al cabo. Un grupo de chavales cada cual con su historia, una librería como centro neurálgico de la trama (sí, también sale el colegio/instituto, pero ese es otro tema) y un fantasma dotado de la habilidad de traer a la vida a los personajes de los libros. Serán fundamentalmente libros clásicos porque estas cosas funcionan como funcionan, claro. En fin, no es que sea una mala serie pero tampoco es que hayan intentado aprovechar demasiado la trama o las posibilidades.

Les ha quedado simpático este Hello Ninja (USA) a Netflix. Una creación infantil agradable que, en realidad, es caso lo que se puede pedir en estos casos.

Vamos con Helpsters (USA), que es otra de las creaciones de Sesame Workshop para el canal. Otra serie preescolar que sirve para… bueno… para eso. Personajes entrañables, algo de divulgación, algo de humor blanco. Lo que suelen ser estas cosas. Carece del fondo, el corazón o la intención del programa madre, claro, pero tampoco creo que fuera esa su intención.

Es una pena lo de Killer Camp (UK), porque el punto de partida era bueno. Llevas a un grupo de concursantes al equivalente británico de Love Island pero en un Campamento y una vez ahí les revelas que es un slasher. Lástima que luego los juegos, el funcionamiento y la mecánica de suspense para descubrir al asesino haya sido tan chapucero que incluso siendo un evento limitado a cinco días consecutivos costara aguantar el posible interés. Pero, en fin, quizá para la próxima (si hay próxima) se pongan a arreglarlo.

La ITV2 ha pasado de poner trailer alguno. Otra vez será.
Hay una distancia entre lo que se quiere ser y lo que se es, creada sobre todo de los medios que se ponen para ello.  Cuando The Morning Show (USA) reúne un brillantísimo reparto se olvida de algo que para casi cualquiera puede parecer básico: El piano no compone la melodía. Querer emular a Sorkin sin fichar a Sorkin es algo que se nota. Que se meta por medio un cambio de showrunner -un cambio tan obvio que me fuí a comprobar si había habido juerga y oh, boy– seguro que no ayuda. Pero es una pena, porque esto mismo con alguien con ganas de algo más que hacer un Producto de Prestigio podría haber sido una bomba. Pero si te pones a copiar y encima tomás más notas de The Newsroom que de Sports Night… pues te salen cosas como esta, que para rellenar la tarde de los fines de semana bien pero apra todo lo demás… en fin.

¿Cuántas veces puede ser lo mejor de una serie Kathryn Hahn? Pues parece que aquí seguimos, con Mrs. Fletcher (USA), adaptación de Tom Perrotta del libro de Tom Perrotta. Yep. y aquí la historia de una madre dispuesta a recuperar su propia libertad sexual tras la marcha de su hijo (también con sus propios problemas). El resultado es, en el mejor de los casos, irregular, llevado por la fuerza de Hahn casi siempre -es decir, en lo que ella es capaz de tirar del carro- pero, en ocasiones, ni ella puede lograr que no se vea como lo que es. La historia de lo que Perrotta cree que quiere una mujer de mediana edad. Y lo mismo sí o lo mismo no, pero bueno, allá la HBO. Al menos esta series es limitada.

Netflix estrena -por fin- una serie en mandarin y lo hace, por supuesto, para hablar de la mafia de turno. Esta semana tocan Triadas con Nowhere Man (USA). Es una pena que lo mejor que se puede decir de ella es que les ha quedado bonita. Lamentablemente cuando uno crea bailando sobre huevos con la intención de no romperlos les pasa como a esto, que parece mentira la estupenda tradición de tantos años de magníficas películas de gangsters de Asia Oriental si luego se la van a coger con tanto cuidado. En fin. Quizá para la segunda.

Una vez cada dos meses tendrá lugar Oprah’s Book Club (USA), en el que se hablará a fondo sobre un libro concreto. Dos meses para leerlo y poder asistir a esta conversación en profundidad. Es una lástima que el libro de Coates no esté entre lo mejor de su producción, pero al menos esto significa que alguien ha pensado que un formato tan peculiar como este valía no solo la pena sino, incluso, dinero. Cosas más raras se han visto.

Imagino que alguien habrá supervisado la producción de See (USA). No puedo afirmarlo porque es el más extraño batiburrillo de entre todas las series que han sacado. Parece mentira que el punto de partida sea tan ridículo pero, de nuevo, la capacidad para moverse entre lo que el creador de turno juzga especial e imaginativo y lo que bordea el insulto es así. Por si no fuera poco la cosa esta se vale de todo el rango dramático que puede exhibir Jason Momoa. Así que aún salen bien parados.

Quizá la menos mala de las series de Apple+ sea Snoopy in Space (USA). probablemente porque es un más-de-lo-mismo con intención divulgativa para celebrar los 50 años tanto como para celebrar que hubo una complicidad entre Peanuts y la NASA desde hace tanto tiempo. El resultado es otro especial, más o menos estirado, con todo lo bueno y con los inevitables negativos. Y ya.

Con We Are The Wave (O) (AL) tenemos una de esas historias de adolescentes que tanto gustan a los alumnos. Un grupo de jóvenes, hartos de inacción, deciden formar un grupo al margen de la ley para hacer la revolución. Por supuesto hacer la revolución lleva a dudas morales y al pensamiento de si realmente el fin justifica los medios. Hombreporfavorsolofaltaría. En fin.


Jack Thorne vuelve a la carga con The Accident (UK). Lamentablemente no parece, al menos en esta primera entrega, estar a la altura de otras de sus obras anteriores. Por supuesto los actores hacen lo que pueden -más o menos- y tiene algunas actuaciones notables, pero quizá porque la historia tampoco parece tan especial o porque no hay una construcción real de la tensión la cosa no pasa de ser una buena demostración por parte de Sarah Lancashire en la que puede ser la más floja de las colaboraciones mutuas. Que quizá mejore según se desarrolle pero… psé.

Parece que en algún algoritmo han debido de saltar los zombies porque últimamente no paramos. Esta semana toca Daybreak (USA) que es algo así como el sueño de una indigestión de temas ochenteros (hay momentos de adolescencia en el instituto junto con otros de madmax de manera casi literal que hacen presuponer la edad de los creadores del asunto -y no me refiero al cómic en el que se basan-) que resulta más tragable gracias al humor pero que no tiene mucho más allá de la inanidad del asunto. Vamos, que mal no es que esté, pero tampoco es demasiado memorable.

Resulta intrigante esta Guilt (UK), no tanto por lo que propone -un par de hermanos acaban atropellando a un anciano, se dan a la fuga y luego intentan cubrir sus huellas- como por la gente de la que viene. Está claro que los actores son importantes para esta construcción -sobre todo Mark Bonnar, que parece estar pasándoselo en grande- pero de los creadores no me esperaba yo esto. Y es que la historia logra incluir momentos de comedia que son más efectivos que los más tradicionales de tensión. Habrá que ver cómo continúan, pero no es un mal principio.

Bueno, pues el estreno semanal de serie de imperio criminal de Netflix le ha tocado esta semana a Brasil con Irmandade (O) (BR). Lo de siempre con extra de más de lo mismo.

Supongo que a Tyler Perry le gustaría pensar que The Oval (USA) es su El ala oeste o El presidente y Miss Wade, la parte mala es que no es ninguna de las dos, la buena es que tampoco es Maedea. Digamos que está bastante más cerca de ser una versión de baratillo de Scandal. Más baratillo que Scandal, la verdad. Pero esto es lo que hay.

Y si la anterior era lo que era esta Sistas (USA) se mueve con los referentes de Girlfriends o Sisters para llegar a no ser ninguna de ellas.Que tampoco me extraña, la verdad. Buenas intenciones y mal todo lo demás. O casi, que los actores poca culpa tienen del material que les toca.

Terminamos con Watchmen (USA): El Universo Expandido. Lindelof hace sus cosas de ser Lindelof y, por lo menos, esta vez les queda bonito y pinturero todo. Mucha referencia metida con  más o menos calzador y la clásica trama que nos van a decir que está muy pensada pero que parece tirar para cualquier lado. La rutina de costumbre.


Tardé un poco en caer de qué me sonaba el argumento de Dublin Murders (UK) pero acabé lográndolo. Es la adaptación de uno de los libros de Tana French y, por tanto, la declaración de intenciones de que van a seguir -si les dejan- adaptando otras de las historias de ese departamento de policía que centra la mayoría de sus novelas. Dicho esto, la adaptación es un punto por encima de lo correcto, y aunque no arregla la habitual tendencia de la autora de meter una cantidad más que discutible de páginas en todos sus libros sí que procura resumir algunas escenas. Total, que eso, que bueno, que vale.

Es una pena que este Giri/Haji (UK), con todo lo que prometía de una mirada a los bajos fondos de Tokio y Londres, acabe convertido en un batiburrillo no especialmente divertido. No diré que sea abiertamente aburrido porque entiendo que será parte de un plan o algo, pero parece mentira con los grandes ejemplos de películas de gangsters que llevamos década recibiendo desde Asia que haya salido algo tan mediocre… En fin, una lástima de oportunidad perdida.

Quiero suponer que el problema de Limetown (USA) viene de intentar adaptar de un podcast a una serie de televisión. La idea de que varias escenas sean Personaje graba a otro personaje supongo que vienen de ahí, o de unas ganas de hacer un guiño. Tanto da, ni los actores reunidos ni, desde luego, la historia que montan de fondo, parece tener mucho que aportar.Aunque supongo que es entretenido ver a Facebook intentando entender cómo funciona esto de las series en streaming tomando el relevo de no entender en absoluto cómo aprovechar su potencial de esa otra fuerza del mal llamada Amazon.

A veces uno lee comparaciones de series con «Parece sacada de X» y decide si es más o menos acertado. En el caso de Living With Yourself (USA) sospecho que se nos van a ocurrir un par de capítulos o series con una premisa similar. Por supuesto el buen hacer de Rudd y que apueste más por ser simpática que por impostar una importancia propia hace que, desde el plano de apertura, se pueda ver con agrado. No creo que vaya a revolucionar nada, pero sospecho que está muy lejos de su intención.

Es posible que no sea el espectador ideal de Looking for Alaska (USA) pero sospecho que, incluso para los estándares habituales, esta ¿comedia romántica? ¿drama adolescente? está realizado tan por acumulación de tropos y estereotipos que uno podría creer que están intentando batir algún tipo de récord. En fin.

Vistos varios capítulos de Modern Love (USA) debo decir que tengo más que clara una cosa: No sé para qué me molesto. Está muy claro que esta especie de telefilmes glorificados no son para mí, con esos temas antiguos y esa sensación de querer hacer algo trascendente y rompedor de hace casi cincuenta años. Otro en fin. Pero supongo que a los fanes de los actores les hará gracia. O algo. Yo ya no sé.

Los dramas políticos con muchos niveles suelen sonar mejor sobre el papel. En el caso de Total Control (AU) el resultado es aceptable pero le sobra un poco de relleno en todas partes, aunque al menos la promesa de una historia política con centro en la venganza y que, además, dé más importancia a los nativos australianos es ya algo. Podría ser mejor, podría ser más ágil, pero esto es lo que tenemos.

La promesa -tirando a vaga- de un spin off televisvo de Bourne acaba siendo Treadstone (USA)que es un poco serie de acción genérica con algunas referencias mínimas pero, al menos por esta vez, la suerte de que las escenas de acción no sean el confuso maremagnum de las películas de las que partían. Valga lo uno por lo otro.

Rematamos la semana con The Unlisted (AU), una agradable serie australiana de niños adolescentes vigilantes, o algo así. Quiero decir, no es que sea el colmo de la originalidad ni nada así. pero al menos es una rareza lo suficientemente original dentro de las muy obvias limitaciones presupuestarias.


Para mi alegría ha regresado Are You Afraid of the Dark? (USA) aunque sea en… bueno… en forma de chapa. O algo así. Una miniserie de tres capítulos. La britanización de conceptos televisivos usacas está siendo maravillosa. En cualquier caso, esta nueva reinterpretación resulta de lo más curiosa, porque se centra tanto en los chavales de El Club de la Media Noche como en las historias que cuentan. Más aún, en la interrelación entre lo que se Presenta para la aprobación del club y lo que se vive en la narración externa. So meta todo. Así que yo contento aunque, entre nosotros, hubiera preferido más narración y menos interrelación.

He de decir que lo último que esperaba decir de Batwoman (USA) es lo único que puedo decir: Es atroz. Atroz a un nivel que hace que series de hace veinte años como Black Scorpion parezca más centrada. Si me hubieran pedido que adivinara sin contexto hubiera supuesto que era una serie de principios de los dosmiles de SyFy. Algo hecho por gente sin una idea o un rumbo, desastres como el último intento de adaptar Flash Gordon, por ejemplo. El resultado está tan lejos de cualquier serie de superhéroes que la CW haya presentado en toda su historia que resulta increíble que salga en ese mismo canal. Resumiendo sus principales defectos: la producción es pobre, el reparto lamentable, la trama principal es casi tan mala como la trama secundaria pero quizá no tan espantosa, hay rastros de bifobia y una poco comprensible utilización de la ciudad de Gotham que hace que Gotham en comparación parezca The Animated Series. Cuando lo que piensas al ver una serie es Podían haber tomado nota de cómo lo resolvían en The Cape es que alguien no ha estado muy atento a su trabajo. No diré que esperara una revelación como Black Lightning, pero no llega ni a mediocre, por debajo incluso de la serie de acción real de Blade.

A-well-aThe Birch (USA) is the word. Ahora que parece que la gente empieza a saber que Amazon tiene series se nota que es el momento para Facebook. Sí, Facebook sigue sacando series a ver si cuela. La última esta historia de ¿terror? ¿fantástico? ¿jardinería? en la que un espíritu de los bosques -algo así- es convocado por una joven para protegerla. O algo así. Es un poco lo de siempre pero, bueno, a estas alturas casi podríamos llegar a considerar que el que no sea peor ya es algo de lo que alegrarse. Al menos si no logran hacer series podrán hacer telefilmes.

Quizá no sea más que encantadora pero Gabby Duran & The Unsittables (USA), que huele a adaptación de serie de libros juveniles desde aquí, resulta sencilla pero efectiva. Una muchacha acaba de cuidadora de distintos niños extraterrestres y, a partir de ahí y con unos FXs de baratillo, se compone una comedia agradable y sin muchas ganas de buscarse problemas en ningún campo. El tipo de creación que los chavales a de ahora recordarán en década y media si no con gusto al menos con afecto.

Es curiosa esta Nancy Drew (USA), porque estaba más que convencido de que sería un espanto y -quedando bastante lejos de la leyenda- es aceptable. Por supuesto hicieron una mezcla de la adaptación de Riverdale a la vez que una reinterpretación con la actualidad. Todos los personajes principales están con un giro mientras que la desaparición de otros y la aparición de unos nuevos pueden comprenderse como un equilibrio. Lo único que no entiendo es la creación de un misterio largo como en Pretty Little Liars, en lugar de crear un arco narrativo sostenido por diferentes misterios cortos. Pero bueno, las gallinas que entran por las que salen. Aunque la serie parezca a medio cocinar al menos hay ideas interesantes en ella, así que seguiré viéndola y esperando que acabe de definirse más allá de la los golpes de efecto.

Las cosas con Tartakovsky es que nunca sale uno por dónde va a salir, en el caso de Primal (USA) el resultado es una serie más o menos muda que funciona si eres lo suficientemente fan del autor, más que si vas buscando una buena historia. Porque por todo lo bueno que tiene la animación y todo ese lado artístico se pierde en lo poco original y bastante moroso de la proeza. Poco más podemos decir, me temo.

Es curioso esto de la ITV, la serie Zomboat! (UK) resulta un acercamiento curio a aquello de los zombies en circunstancias diferentes y, por supuesto, a las dinámicas de trabajo y movimientos. Por supuesto la forma de jugar con ello es más un punto de partida que una historia completa. Pero ahí estamos.


Es curioso esto. Estaba tan convencido de que habían estrenado la versión australiana que no entendía por qué esta Almost Family (USA) aparecía como estreno. Hasta que he caído en que lo que me parecía raro era que las actrices no encajaban. Y es que, sí, es el remake estadounidense de la serie australiana. Con un nivel muy similar y mucho apoyo en las actrices y su -en general- estupendo trabajo.

No sé qué  habrán hecho para justificar el estreno de Bless the Harts (USA), pero espero que les haya merecido la pena. La competición entre si la animación o el guión es peor y la doble provocación ridícula de sacar como personaje fijo a Jesús y ponerle de actor de doblaje a Kumail Nanjiani hace que no me queden blanco en los ojos de tanto como los he puesto. Que espanto.

Helen Mirren. Perdón. Catherine the Great (UK) es una serie a mayor gloria de Helen Mirren. Una serie bien hecha, con todas esas cosas de producción que tan bien se les dan a los ingleses. Un punto de partida interesante, un buen momento histórico y… en fin. No soy su público, y mira que me gusta Mirren.

Algo parecido ocurre con Forest Whitaker en Godfather of Harlem (USA), aunque al menos aquí además de unos actores magníficos de acompañamiento hay un intento de contar una historia algo diferente. Sigo sin ser el espectador de esta serie, pero no deja de parecerme bien que se hagan.

Supongo que cuando termine la pelea a muerte dentro de Raising Dion (USA) y decidan si quiere ser una serie infantil o una adulta, una serie de superhéroes o un drama, si van a decidir un tono, o van a intentar ver a aquellas series que lograron ser todo de una vez como Mi doble identidad, cuando algo de esto ocurra, entonces quizá merezca la pena echarle un ojo. Mientras tanto es un batiburrillo tirando a simpático. Y poco más.

Por suerte también hay curiosidades como este Seis Manos (O) (MX), que no tengo muy claro si quiere ser un anime o solo los JoJos. Tampoco es lo peor que podría ser. Supongo. Pero si los JoJos fueran Avatar. En general no tengo nada claro qué es lo que quieren hacer. Pero al menos tiene a su favor que nada de esto es lo esperable, aunque sea precisamente por serlo.

Con World on Fire (UK)volvemos a la BBC haciendo esas series de época que tan bien se le dan. Debe de haber sido la semana de la Serie de Época de Gran Presupuesto y me he perdido la convocatoria. En fin, a su favor la variedad de puntos de vista; en su contra, sigo sin ser el espectador de esta tipo de cosas.


Una semana de lo más movida esta, con gran parte de los Estrenos Otoñales de series de este año en las generalistas USAcas. Pero bueno, podría haber sido peor, supongo. Empezamos esta vez por All Rise (USA), la clásica serie de abogados que tratan de ser majos y buenos y blablabla pero que está vez nos habla de abogados Y jueces. Uno esperaría que se debiera a que han visto las series australianas o británicas que tratan de estas cosas. Pero parece que no, que han visto la serie de siempre de abogados y han pensado que añadir a los jueces estaría guay. El resultado es un masdelomismo que no está ni bien ni mal sino todo lo contrario. Forraje televisivo. Pero puntos a CBS por intentar una serie con diversidad de varios niveles como si no mordiera.

Reconozco que cuando me puse Bard of Blood (O) (IN) esperaba otra cosa. De entrada, que fuera realmente de acción, algo más espectacular a la altura de su cine. En lugar de eso me he encontrado con una historietilla de espías contrariados y un uso más bien televisivo -pero claro- de los recursos narrativos. Supongo que para ponértela de fondo una tarde de fin de semana mientras planchas, o algo así, puede tener su gracia. Poco más.

Más abogados con Bluff City Law (USA), que tiene una aproximación más de drama familiar y a Jimmy Smits haciendo otra vez de abogado. Que tío. Esta vez la obra es tirando a blanda, la parte jurídica no podría importarles menos, aquí se viene a los problemas familiares y el drama y todo eso. La pena es que no llega ni a telenovela, se queda bastante antes. En fin, qué le vamos a hacer. No es que sea mala, si buscas una serie blandita blandita para rellenar horas seguro que te vale.

Supongo que hay un universo en el que podría decir algo bueno de Bob ♥ Abishola (USA), lo único que se me ocurre es que han intentado que Chuck Lorre ofrezca algo más de diversidad en sus series. Con el éxito esperable tanto en la CBS como en Lorre. Ni siquiera voy a sugerir que la cosa podría ser peor porque no tengo yo muy claro cómo. Ah, bueno, una cosa que sí puedo decir a su favor es que Lorre ha recuperado a Billy Gardell después de que Melissa McCarthy se aburriera de sostener Mike and Molly. Al menos es una persona capaz de recompensar a sus antiguos colaboradores.

La idea detrás de Cake (USA) es lo más interesante del programa. Una mezcla de ¿sketches? ¿segmentos? a saber… animados con alguna hecha con actores y, en fin, más un batiburrillo de ideas a ver si sale algo potable que poder explotar luego por otro lado que un auténtico programa. O, si lo preferimos, un programa de cortos más o menos experimentales para darle la oportunidad a creadores varios de hacer algo que salga un rato en televisión (en la FXX) así que la idea no es mala. el resultado… La idea no es mala.

Llenar de buenos actores una comedieta parece una de las tendencias de este año, que busca ver si así mejora la serie. En Carol’s Second Act (USA) no lo hace, pero sí que logra que sea al menos visible más allá del aspecto barato y las risas enlatadas. Es una lástima, porque con guiones mejor engarzados, o más trabajados, o menos complacientes, o yo qué sé… con otro tipo de guiones esto podría haber funcionado mucho mejor. El material humano lo tiene, desde luego. Pero, en fin, al menos se notan las tablas.

Otra lástima de propuesta que merecía mejores resultados: Creepshow (USA) usa relatos de autores conocidos, buenos actores de género y gente competente en todos los niveles. Pero el resultado no pasa de esa competencia. Quizá porque la duración por episodio es tirando a corta (ya, yo tampoco puedo creerme haber escrito esto, debería ser algo que sumara, pero aquí estamos, con una sensación de ‘deprisa, deprisa, que se nos acaba el tiempo’ que poco bien le hace a la historia) quizá porque los medios de Shudder son bastante limitados -el animatrónico de la secuencia de apertura es… en fin- la pena es que se nota que hay interés, trabajo y cariño ahí metido, pero el resultado… no acompaña. Quizá si les damos unos cuantos capítulos… yo qué sé…

Que Allison Tolman es una gran actriz no creo que vayamos a tener que discutirlo, que no hay forma de que encuentre Su Serie, tampoco. Y no será por no haberlo intentando. Pero nada. Esta vez toca Emergence (USA), una serie de (discutible) misterio y (aparentes) conspiraciones, con una niña salida de a saber dónde, posibles poderes y todas esas cosas. Más Lost que las series que quieren ser la nueva Lost. Pero volvemos a lo de siempre, por muy bien que esté (que está) el reparto es difícil tirar para delante con la sombra de una premisa. Y aquí se está esperando que ganen los actores lo que el guión no da. Va a ser difícil que lo logren, pero quizá alguien en algún lugar la convierta en una favorita personal. No lo veo probable, pero tampoco imposible. En fin, a ver si en la siguiente tiene más suerte Tolman.

El plato fuerte de esta semana ha sido, para mí, Evil (USA) una serie sobre investigación de lo paranormal centrado en la parte de ángeles y demonios que, sin embargo, no es lo que uno esperaría a partir de la descripción. Porque se nota MUCHO que detrás está el matrimonio King. Más contenidos que en Braindead -aunque estoy esperando los minutos musicales desde ya- pero con la misma querencia por giros locos, momentos judiciales y, en resumen, lo inesperado convertido en una pieza de lo esperable. Además, claro de un estupendo reparto en el que dejan a Michael Emerson desatarse. No sé si serán capaces de mantener en movimiento el juguete, o de lograr que esa ambigüedad esté en el aire. Pero, mientras tanto, es un motivo de disfrute más que logrado.

Poco puedo decir de la australiana Frayed (AU), no por no haberla visto sino, precisamente, por haberlo hecho. Y es que la idea de Pez fuera del agua junto con Regreso al hogar acaba causando una acumulación de personajes desagradables, de situaciones chuscas y, en general, de poco interés por nada que tengan que contarnos. Vamos, yo soy la madre de la protagonista y entre ella y su hermano ya hubiera huido hace años a algún lugar en el que quedar ilocalizable. En fin, supongo que este tipo de humor tendrá sus seguidores. Pero no soy yo.

La precuela de black-ishmixed-ish (USA), llega para, francamente, no sé qué. Supongo que sacar otra serie más o menos cercana y con personajes más o menos conocidos. Lo cierto es que poco aporta a lo ya existente en la serie madre, el único cambio es que es ‘de época’ -je-. Supongo que para fans de la primera servirá. Supongo.

Mejor de lo que a priori podría parecer, Perfect Harmony (USA) es otra serie beneficiada por un buen reparto de actores que en pocos casos son muy conocidos pero que sí demuestran buen hacer, o lo han demostrado antes. Por supuesto es Bradley Whitford el que se lleva toda la gloria, que para eso está en el centro. y también por supuesto estamos en una de esas series de Buen Corazón y de Los Rednecks Son Majos y todo eso. Hay muy poca complicación aquí y no todos los guiones funcionan, las canciones son… bueno, son. Pero, pese a todo, no es una mala serie. Aunque tiene que crecer y definirse un poco o puede acabar más que cancelada. Quizá haya suerte.

No esperaba yo que me gustara The Politician (USA) pero aquí estamos. Ryan Murphy ryanmurphea, pero esta vez lo hace desde el reflejo de Popular. Evita los momentos más obvios a favor de giros más o menos ácidos y reparte para todas partes. El capítulo cinco, por ejemplo, logra ser bochornoso a la vez que malévolo. Las referencias culturales están atopísimo, como siempre, y también cargadas de mala leche. Así que al final tenemos una obra que no creo que vaya a funcionar muy bien, la verdad, pero que a los espectadores habituales del autor nos parecerá bien. Alguna vez tenía que ser yo el público potencial.

Esta cosa de los investigadores especiales y blablabla llega a un nuevo nivel con Prodigal Son (USA), no porque sea realmente diferente sino porque apila tantas cosas juntas que es difícil creer que las hayan podido juntar. tenemos al investigador especial que es lo más sobreactuado que he visto desde el advenimiento de Mr. Roboto, tenemos a Michael Sheen haciendo de asesino en serie que quiera ayudar -o no, a saber- a su hijo. Como idea es bastante loca, más por lo que el chicle pueda estirarse que por otro motivo. Al menos es lo suficientemente loca como para darle una oportunidad. Y, quién sabe, quizá estemos ante la próxima prótesis en ganar un ÓscarTM.

Cómo será Skylines (O) (AL) que al ir a escribir estas líneas he tenido que ponérmela otra vez porque pensaba que no la había visto. Pero sí, lo que pasa es que de puro olvidable toda esta historia sobre uno de los temas favoritos del servicio de streaming, el crimen organizado. Esta vez no hay drogas pero sí un sello discográfico. Lo que no deja de resultar irónico. En fin, lo único peor que algo olvidable es algo aburrido así que supongo que podría haber sido peor.

Ojalá Stumptown (USA) me hubiera gustado más. No me malinterpretéis, me ha parecido bien, pero se nota que podría estar mejor. Necesita más ritmo, quizá cuando estén los personajes presentados dé menos la sensación de que es un capítulo doble inicial aunque tenga la duración de uno normal. Quién sabe. En cualquier caso, es un piloto claro y sólido, con mucho espacio para mejorar. Así que crucemos los dedos. O algo. Quizá si apareciera David Tennat como villano…

*suspiro* Supongo que hay algo bueno que podría decir sobre Sunnyside (USA)… … … … … … ahm… el reparto es muy variado. Y no son malos actores. Tampoco es que sean especialmente sólidos, especialmente con la cantidad de grandes repartos desperdiciados que hemos tenido esta semana. Digamos que es un reparto aceptable desperdiciado. No es lo más bonito que se puede decir pero… bueno… al menos es una comedia positiva… o algo.

Walton Goggins es uno de los mejores actores estadounidenses, un tesoro nacional de allá y un terrible desperdicio en The Unicorn (USA), algo que podríamos extender a otros miembros del reparto como Michaela Watkins. Tengo, además, pocas esperanzas en que mejore esta simplística historia de un viudo con hijas que trata de rehacer su vida. En fin, quizá el año que viene…

aaa


Dentro de todas esas historias de que si las nuevas plataformas de streaming esto, lo otro y lo de más allá resulta que también BET saca la suya. BET+ se llama. Sí, en serio. Y empieza con dos series, una de las cuales es esta comedia, Bigger (USA)

Es curioso como va evolucionando todo, resulta que Netflix ha pasado de las producciones alrededor de todo el mundo hasta llegar a la idea más razonable: hacer coproducciones. A partir de ahí llega Criminal (Cop.) que tienes versiones en UK, Alemania, Francia y España. Despliegue de medios delante y detrás de las cámaras. Podría haberme visto el piloto de cada uno, o haber tirado solo por el de UK, que tiene a David Tennant y Hayley Atwell. En Francia están Sara Giraudeau y Nathalie Baye. En Alemania Christian Berkel y Peter Kurth. Y en España… Emma Suárez, Eduard Fernández y, sobre todo, Carmen Machi. Cuatro países, tres capítulos por país… otro ejemplo de la britanización de las series. El resultado es algo desigual y deja una sensación de ser quizá en exceso teatral. Pero está bien ejecutado, aunque solo sea por todo lo que han acumulado. Para eso sirve tener tablas, para flotar.

En lugar de ser una adaptación de la película de Nicolas Cage resulta que The Family Man (O) (IN) es una serie india que mezcla el thriller con la comedia al contraponer el trabajo de agente especial del protagonista con su vida familiar, en la que tiene que mantener una fachada. Probablemente sea la más interesante de estas nuevas series de acción y policíaco que nos han llegado últimamente desde La India, y una agradable sorpresa en general. No sé yo si como para verse los capítulos del tirón pero, al menos, para ir dándole un tiento cada cuanto.

La otra novedad de BET+ es First Wives Club (USA), casi diría que es su gran apuesta si sospechara que están apostando algo. Como serie, bueno, va en línea con lo que suele presentar el canal. No me parece muy interesante, ni especialmente bien hecha, ni buscando avance alguno. Especialmente si lo comparamos con otras series del canal como la que -para mí- ha sido su gran novedad de este año, Games People Play, o ese mascarón del canal, Being Mary Jane. No digo que no pueda acabar llegando a esos niveles, pero no es lo que muestra aquí. Y, desde luego, su parecido con la película original es, en el mejor de los casos, tenue. Pero, en fin, ellos eligen. Quién sabe hasta dónde pueden llegar.

De los libros a la animación no parece una mala idea tampoco para las cosas de los chavales. De ahí sale, por ejemplo, este The Last Kids on Earth (USA), una historia de niños sin adultos, zombies y monstruos con un tono todo lo humorístico -o, cuando menos, bienhumorado- que puede que a mí no me dice demasiado pero que me parece puede ser un éxito entre los recién llegados a los dos dígitos. Y la adaptación gráfica me parece mejor de lo que esperaba encontrarme, que esa es otra. Si se sostuviera menos por los tópicos me parecería mejor, claro, pero esto es lo que hay.

La NBC ha decidido darle un poco de movimiento a su late más late -el de detrás de Seth Meyers– con A Little Late With Lilly Singh (USA), una cómica conocida sobre todo por sus youtubes que es todo un bienvenido cambio. No ya porque sea de origen indio o bisexual sino porque parece tener una idea de cómo debe de ser la mesa de guionistas más cercana a la de Meyers que a la de, digamos, otras cadenas. Ya veremos cómo funciona el experimento porque el horario es -obviamente- el peor posible, pero desde luego esta semana ha demostrado que tiene cosas que aportar, incluso cuando no le salen bien. Pero, claro, los lates son un asunto de rodaje.

Terminamos con un programa de sketchesTallBoyz (CA), que sigue con las buenas intenciones habituales de los canadienses. Luego ya, como siempre, el nivel puede variar un tanto, pero al menos se notan las ganas. Incluso aunque haya quizá cierta sensación de que algunas de estas cosas podrían haber sido hechas hace unas cuantas décadas sin mucho problema. Pero, en fin, de nuevo el rodaje y, quién sabe, quizá acabe saliendo algo interesante de todo esto. Cosas más raras se han visto.