¡Libros que Llegan! Coover, “Los asesinos de la luna”, Condé y más

¡Nueva semana, nuevos libros! ¡Y qué semana! ¡Y qué libros! No esperaba yo estas novedades tan pronto en el año, pero bien que me alegran. De todas formas, y como siempre, primero hablemos de los amigos.

Los muertos no pagan IVA de Sergio S. Morán

Uno no suele ser muy objetivo. No lo es, por mucho que lo intente, cuando habla de lo que no le viene al caso, lo es menos cuando hay un amigo por medio. Y, con eso y todo, creo que pocas serían las quejas de aquel al que se le recomiende este libro a poco que le gusten el fantástico en versión Urban Fantasy, el misterio y, claro, el humor. Con el viejo recurso del Detective de Vacaciones que acaba viéndose metido en algo casi por persecución se va construyendo una intriga, esta vez en Madrid, capaz de mezclar muchos elementos distintos, varios de ellos más actuales de lo que parecen. Comprar

Y ahora ya sí, ya podemos frotarnos las manos con las novedades que nos han llegado y que nos traen si no cantidad – que casi que mejor- sí que calidad. Así que no os entretengo más:

¡Que entre la pila!

El origen de los brunistas de Robert Coover, ed. Pálido Fuego

¡Más Coover! ¡Estupendo! En esta ocasión con una primera novela, es decir, con la recuperación de su primera obra, que ya tenía calidad suficiente como para que se fijaran en esta historia de religiones, periodismo depredador y descomposición social. Y ahora nosotros podemos leer los inicios de un gran autor. Comprar

Corazón que ríe, corazón que llora de Maryse Condé, ed. Impedimenta

Sea por el premio o por lo que sea, bueno es ver que se le hace un poco más de caso a Condé. La particular autora antillana habla aquí del colonialismo, del racismo y, en fin, de todo eso que sale de su propia historia infantil al chocar lo percibido con lo real. Comprar

Los asesinos de la luna de David Grann, ed. Literatura Random House

Grann es un reportero fantástico, un autor espectacular capaz de sacar una historia como esta, pura historia del FBI y crear una crónica periodística antes que una novela negra aunque pudiera leerse de ambas maneras. Todo ello con una nueva historia sobre el trato a los pueblos nativos estadounidenses, el poder de la industria del petróleo y, en fin, todas esas cosas que uno esperaría encontrar en esta clase de historias. Comprar

Viaje al manicomio de Kate Millett, ed. Seix Barral

Un libro duro pero combativo en el que la escritora, pensadora y activista decide hablar sobre las enfermedades mentales, su trato general y la necesidad de que también la gente con problemas mentales goce de una serie de derechos civiles que parecieran a veces serles negados. Comprar

Juventud sin Dios de Ödön von Horvath, ed. Nórdica

Hablar de los jóvenes y la educación y cómo esta, tanto en la versión reglada como en el entorno, puede funcionar como caldo de cultivo si no para el abstracto de La Maldad sí para ese concreto de El Fascismo convierte esta historia no solo en una que merece la pena ser escuchada, también an algo que podemos comparar con la actualidad. Comprar

El río de la conciencia de Oliver Sacks, ed. Anagrama

El último libro preparado por Sacks antes de morir, una obra que reúne diez textos breves y los articula sobre la realidad del ser humano. Lo que distingue a un ser humano de un animal, pero no sólo eso. Un volumen final que sirve, además de como despedida y cierre, también como repaso de los grandes temas de una carrera. Comprar

El blues de Beale Street de James Baldwin, ed. Literatura Random House

Siempre es bueno ver que se sigue recuperando a Baldwin y sus importantes historias con la raza como centro y movimiento, aunque sea motivada por el estreno de una película. Pero, mira, por lo menos no nos han cascado la portada de la misma, algo es algo. Comprar

El abrazo del monstruo de Félix J. Palma, ed. Destino

Vuelve Félix J. Palma con una novela que mezcla el negro con las ambigüedad del fantástico para tratar esos temas clásico del escritor enfrentándose a la creación con su familia por medio. Comprar

El último baile de Mary Higgins Clark, ed. Plaza & Janés

Nonagenaria y todo, Mary Higgins Clark sigue fiel a su cita con las estanterías, con sus misterios sencillos pero encantadores y sus mujeres en problemas. ¡Ojalá por muchos años más! Comprar

La muerte del comendador (Libro 2) de Haruki Murakami, ed. Tusquets

Ah, sí, ya está la segunda parte de esto. No han tardado mucho en completar esta historia. Y casi mejor. Que no todo va a ser esperar a los suecos. Comprar

 

Safari en la pobreza de Darren McGarvey, ed. Capitán Swing

Una crítica, más o menos acertada, al abandono que sienten las clases más bajas de Inglaterra ante los políticos de uno y otro signo. Sobre esa sensación de abandono que tienen. Así que sí, otro de esos libros. Comprar

Hambruna roja de Anne Applebaum, ed. Debate

Una historia, más o menos acertada, de la forma en la que Rusia se enfrentó aucrania y cómo puede entenderse alguna de las situaciones actuales desde lo que ocurrió en el pasado. Comprar

Born to be bad de Timon Singh, ed. Applehead

Gran libro este, una serie de entrevistas con algunos de los actores más ¿clásicos? ¿míticos? que hicieron de actores en las películas de acción, sobre todo en las ochenteras, y que acabaron teniendo un papel propio y reconocibles dentro de este tipo de cintas. Una forma de acercarse a la historia de estas películas y conocerla por dentro gracias a algunos de sus héroes menos recordados. Comprar

Kotozawa. Proverbios Japoneses de Kotozawa, de Javier Camacho Cruz con ilustraciones de Rafael Ángel Sánchez, ed. Quaterni

Bello e ilsutradísimo, un libro de proverbios japoneses con su traducción española aproximada y su equivalente en nuestro refranero además, por supuesto, de una explicación y aproximación a la misma. Una curiosidad, pero también una forma de conocer más su cultura y, sobre todo, un libro hermoso. Comprar

¿Y si fuéramos nosotros? de Becky Albertalli y Adam Silvera, ed. Puck

Dos autores cruzan sus caminos para trenzar una historia conjunta, un clásico en esto de las novelas juveniles en el que ahora llegan Becky Albertalli (Love, Simon) y Adam Silvera (Al final mueren los dos) para contar una historia de dos jóvenes y la posibilidad, o no, de que funcione su romance. Sea comparándolo con una obra de Broadway o asumiendo que la vida real tiene -puede tener- otros planes. Comprar

La gran enciclopedia de las abuelas de Éric Veillé, ed. Blackie Books

Abuelas. Muchas abuelas. Pero también muchas preguntas sobre ellas. El autor de Mamá va al cole aprovecha esta obra para hablar de ellas, usando un humor amable y mucha imaginación. Comprar

Llevamos calzoncillos de Katie Abey, ed. Bruño

Un libro muy divertido sobre la ropa, sobre el ritual de ponérsela pero también sobre todas las cosas que pueden suceder mientras tanto a su alrededor. Comprar

Lola y el monstruo de Nadia Shireen, ed. Kókinos

Brillantemente ilustrado por Nadia Shireen llega este álbum que reformula con mucho humor una historia clásica con un malo, una buena y muchos animalitos a los que sólo el ingenio logra defender. Comprar

Cómo veis una semana de lo más entretenida. Y para la que viene tampoco estaremos tranquilos, que llegan el ProyectoGénesis coordinado por Lola Robles, novedades en Carfax de H. D. Everett e Insólita con Carlos Sisi, la recuperación en Blackie de y la de Fóllame de Despentés, y un Dick casi olvidado en Minotauro, todo eso más el Hipsters Eminentes de Donald Fagen, el Ironía On de Santiago Gerchunoff, Crudo de Olivia Lang, más David Grann, más Benjamin Black y alguna sorpresa más. Pero, como digo todas las semanas, eso será para la próxima. De momento disfrutemos de los nuevos libros de esta y, también como siempre, quedémonos con que… ¡Nos leemos!


Entiendo que alguien quería aprovechar el nombre de Carmen Sandiego (USA) porque, bueno… el resultado es bonito. Muy bonito. Y eso es lo mejor que puedo decir. Se han montado una cosa de ladrones y de espías que al final no es ninguna de las dos. Pero al menos está claro que tanto Kim Possible como Lupin III estaban en mente de los creadores. En la mente solo, eso sí. Pero, en fin, peor es el opening y no me estoy quejando. Bueno… no mucho.

Es curioso esto de los no-me-llames-vampiro que van saliendo en obras como The Passage (USA), porque aquí la adaptación del primer libro de la trilogía de Justin Cronin acaba convertido en una historia tirando a ramplona por mucho efecto especial que le metan y mucho teórico dilema ético. Al final lo que queda es un par de protagonistas intentando salvar el asunto -y Mark-Paul Gosselaar es uno de ellos, así estamos- pero sin ser capaces de salvar mucho de un tema que, en realidad, podemos predecir sin mucho problema.

Hay adaptaciones mejores, peores o, como en este caso, al margen de la obra original. No es que sea algo necesariamente malo -excepto porque, claro, alguien ha pagado para usar un nombre- pero en el caso de Roswell, New Mexico (USA) no sé la gracia que puede hacer a la autora de los libros encontrarse con una cosa tan mediocre. Tramas telegrafiadas, actores que parecen desear estar en cualquier otro lado y asuntos en apariencia muy básicos de los que pasan total. Una pena porque en lugar de mejorar el Roswell original han logrado empeorarlo más aún. En fin, quizá a la próxima. O, si hay suerte, quizá se den cuenta, hagan un Riverdale y evolucione hacia otro lado la serie. En fin, es poco probable que logren salvar esto pero con la CW nunca se sabe.

Curiosa suerte de docudrama más drama que docu, digamos mejor, miniserie basada en hechos reales, esta obra de los canadienses de la CBC, Unspeakable (CA) sobre una crisis relacionada con el VIH y la Hepatitis C en los bancos de sangre canadienses durante los ’80. Os podéis imaginar por dónde van los tiros y que no es precisamente una historia fácil. Da un poco al sensación de telefilme extendido pero cuando descubres que detrás está Robert C. Cooper se explican algunas cosas. Al final casi se puede valorar las intenciones casi tanto como los resultados.

Más interesante de lo que alguien -yo- a priori hubiera podido pensar, esta nueva obra original para YouTube llamada Wayne (USA) reúne elementos del noir clásico pero usando a adolescentes en su centro en una obra que está más cerca de Brick que de Veronica Mars. Añadiéndole más humor y acción. Y, con eso y todo, es una obra realmente oscura, en el sentido hardboiled e incluso en el pesimista. Espero muy sinceramente que tenga continuidad, porque se lo merece.


¡Libros que Llegan! Jemisin, “Tarantella”, Lethem y más

Allá vamos de nuevo. Parecía que no pero aquí estamos otra vez, con la resaca de las Navidades aún a medio diluir en nuestra pila de pendientes. Así que uno pensaría que tras esta especie de mes tranquilo que hemos tenido y después de todo el follón no habría mucho más que sacar… Pero, como siempre, nos equivocaríamos. La publicación nunca descansa y, por tanto, voy a dejar de hablar para decir por primera vez este año:

¡Que entre la pila!

El cielo de piedra de N. K. Jemisin, ed. Ediciones B

Pues se acabó, ya ha llegado la tercera y última de las novelas de la trilogía que ha logrado ganar el Hugo con cada una de ellas. No sabemos para dónde tirará Jemisin -o su publicación en  nuestro país, que también fíate- ahora pero lo que está claro es que quien se hubiera querido esperar a tener las tres novelas para poder leérselas del tirón ya no tiene excusas. Comprar

Tarantella de Enerio Dima, ed. Insomnia

¡Novedad de Enerio Dima tras el buen sabor que Micosis dejó el año pasado! Esta vez viene con una historia fantástica que podríamos decir ofrece una mirada nueva a un tema antiguo. Una muestra más de la versatilidad de la autora. Comprar

Anatomía de un jugador de Jonathan Lethem, ed. Literatura Random House

Mientras esperamos la llegada de The Feral Detective aparece por aquí este Anatomía de un jugador, una obra corta -no exactamente breve pero ya me entendéis- para aprovechar los tranquilos inicios de año y la base no muy extensa pero sí suficientemente fiel de lectores del autor. Comprar

La historia indígena de Estados Unidos de Roxanne Dunbar-Ortiz, ed. Capitán Swing

Una visión diferente de la historia de Estados Unidos. La que llega de aquellos pobladores originales que vieron sus tierras arrebatadas, vivieron un genocido que hizo desparecer su población desde los quince millones originales a no llegar a tres en la actualidad y fueron demonizados en la cultura popular. Desde una perspectiva histórica y antropológica asistimos a una narración distinta de unos hechos que aún tardarán en establecerse con normalidad. Comprar

Techno Rebels de Dan Sicko, ed. Alpha Decay

Una gran obra sobre el origen y la difusión del techno de Detroit que intenta cubrir todos los aspectos. Desde su propia creación años antes a los referntes anteriores y a su influjo posterior en la escena europea. Todo ello en un ajustado volumen que trae la versión corregida y aumentada que Sicko llegaría a presentar. Comprar

Universo Stallone de Antonio Candela, ed. Applehead

Uno de los actores más influyentes, variados y denostados de las últimas décadas, símbolo de una manera de hacer las películas de acción en los años ochenta y siempre dispuesto a buscar una manera de reinventarse. Un mito que precisaba de un libro a su altura que cubre la primera etapa, desdes su nacimiento hasta el bache de principios de los noventa con su intento de reinventarse en comedias como ¡Alto, o mi madre dispara!. Estamos, pues, ante una obra clave para los seguidores del actor y, por supuesto, los espectadores de cierto cine popular.  Comprar

Hijos y Soldados de Bruce Henderson, ed. Crítica

La historia de los llamado Ritchie Boys es de lo más particular, judíos huídos de los nazis que al llegar a Estados Unidos decidieron alistarse, entrenarse y entrar a formar parte de una escuadara especializada en las operaciones especiales y la información. Este libro, sacado muchas veces de las narraciones de los supervivientes, es testimonio vivo de algo que parecía improbable. Comprar

Agripina de Emma Southon, ed. Pasado y Presente

Emma Southon repasa la historia de Agripina desde una nueva perspectiva, una que no la penaliza por haber buscado entrar en las cámaras del poder y que poner en valor muchos de sus logros,especialmente teniendo en cuenta lo que parecía que eran reproches en una época en la que a las mujeres no se les estaba permitido algunas cosas. Comprar

Alimentamos una isla de José Andrés, ed. Planeta Gastro

La narración de la crisis humanitaria en Puerto Rico y cómo la respuesta nula del gobierno estadounidense llevó al montaje de inicitaivas privadas como la de José Andrés. Una historia en la que se habla de comida, sí, pero sobre todo se habla de la necesidad de que la gente coma y lo que hace falta hacer para que esto suceda. Comprar

Picadura mortal de Lourdes Ortiz, ed. Versátil

Una novela por la que quizá no ha pasado tanto tiempo como para llamar clásica, pero que sí marcó un acercamiento nuevo por parte de las mujeres escritoras de su generación. Una obra que pudo haber merecido más continuidad por parte de la autora pero que, de momento, ha sido rescatada para que pueda disfrutarla un nuevo público. Comprar

Flores sobre el infierno de Ilaria Tuti, ed. Alfaguara

El nuevo intento de la novela negra europea, una autora italiana que reune algunos de los tropos más comunes -la inteligente investigadora especializada en perfiles de conducta que vive atormentada por su propia situación, los asesinatos extremos, el paisaje agreste…- para intentar crear desde ellos algo que parezca nuevo. Comprar

Serotonina de Michel Houellebecq, ed. Anagrama

Sí, es él. Comprar

Hungry Ghosts de Anthony Bourdain et al., ed. Medusa

Bourdain en su última obra, los guiones de una serie de cómics en las que el horror y la comida llevan la voz cantante. Una obra que une el pavor a la ligereza y que nos hace añorarle de nuevo. Comprar

Como una chica de Laura Mora Hernan y Minorin, ed. Babidi-Bu

A partir de una frase tan oída como es la que da título al llibro la niña protagonista decide intentar averiguar qué tiene de mal hacer las cosas Como una chica. Por supuesto esto será un punto de partida para la reflexión y para llegar a una conclusión que deberia ser obvia pero que para muchos pequeños -y grandes- parece que aún no lo es. Comprar

Ya veis, acabamos de empezar y seguimos como siempre con calidad y variedad. Pero eso era precisamente lo que cabía esperar. Por supuesto, una vez comenzado el juego podemos esperar a que la próxima semana haya novedades de Robert Coover, Mayrse Condé, Oliver Sacks, Elvira Navarro, Mary Higgins Clark, Safari en la pobreza, ¿Y si fuéramos nosotros? o la Juventud sin Dios de Ödön von Horváth entre muchos otros títulos que dejan bien claro que ya nos hemos puesto en marcha. Y por supuesto, el esperadísimo Los muertos no pagan IVA de Sergio S. Morán.  De todas formas, ya sabéis, eso será la semana próxima y, de momento, podemos disfrutar aún de las novedades de esta semana. Así que poneos cómodos y aprovechad para leer porque, así que hasta la semana que viene, y como siempre, os digo… ¡Nos leemos!


Supongo que habrá algo bueno que pueda decir de Black Monday (USA), es decir… no es propiamente dicha una mala serie. Tampoco es que sea especialmente buena. en general rellena un tiempo y lo hace con ciertas dosis de competencia para, supongo, contar lo que quieren contar. Que parezca más interesada en montar su propia versión de las películas sobre Wall Street y sus excesos sin contar con demasiado a su favor -lo siento por Regina Hall, que parece la única que realmente está interesada en hacer algo fuera de la rutina- que en contar algún tipo de historia -a ratos los personajes de Cheadle y Rannells parecen sacados de una de las series genéricas de Comedy Central- acaba creando la paradoja de una serie que se ha hecho para contar la historia de un momento concreto que da la sensación de que se podría haber rodado en cualquier década.

Estoy más sorprendido de lo que -supongo- debería por Cavendish (CA). No especialmente de manera grata, tiene mucho que mejorar, pero sí interesado en la idea. Es decir, no me interesa el punto de partida -dos hermanos regresan al pueblo de su infancia a vivir con su padre tras cosa de 30 años separados- ni la gran mayoría de personajes -que parecen sacados, y sospecho que en algún caso lo serán, de personajes recurrentes en ‘sketches‘ de improv- pero si el tono general. Un pueblecito pequeño, conocido por un único tema, poblado por gentes pintorescas y que parece esconder bastante, y bastante oscuro, pero tratado todo con un cierto humor. No un humor que me guste, pero humor al fin y al cabo. El aroma a Leage of Gentlemen, Gravity Falls o Hot Fuzz está ahí, y si bien de momento está muy lejos de tan ilustres precedentes… quién sabe, quizá acabe evolucionando para bien. Sólo hay una manera de saberlo.

Por contra Cleaning Up (UK) es pura rutina. Rutina bien actuada y coherentemente montada, pero rutina al fin y al cabo. Una historia de mujeres limpiadoras y enriquecimientos ilícitos que parece montada como el primer capítulo de un libro más largo que, francamente, poco interés logra por lo mucho que suena todo a algo visto y conocido.

Hablando de genéricos, Coroner (CA) es sorprendente que se hagan aún este tipo de series, casi más propias de un banco de stock de series o algo así. El punto de partida es poco creíble, el desarrollo está muy visto, cualquier atisbo de sorpresa es telegrafiado y casi podríamos decir que sólo existe porque con algo hay que rellenar el tiempo.

Los intentos de regresar al pasado ocurren también en Nickelodeon, así Cousins for Life (USA) tiene cierto aspecto de una producción noventera. Empezando por las dos familias reunidas, y siguiendo por… en fin… todo. Supongo que es una nueva forma de abordar la nostalgia. Y el reciclaje.

Es curioso cómo lo que en cómic funciona -no muchísimo pero sí lo suficiente- al llegar a la televisión puede convertirse en… bueno… en algo como Deadly Class (USA), que demuestra los peores tics de un cierto tipo de historia. Por supuesto no llega a ese rascar el fondo del barril de Mark Millar pero tampoco es que se pare muy por encima. El resultado, sin embargo, podría haber sido incluso peor. Lo salva un cierto interés en intentar alguna cosa formal, algún retro de diseño, alguna cosilla aquí y allá que acaba logrando que sea… bueno… forraje.

Más ganas por parte de los actores que de los guionistas hay en Fam (USA), y, claro, si no tienes la suerte de que alguno de los implicados sea un superclase -y no es el caso, el mejor con diferencia es Gary Cole y una cosa es que pueda comerse la serie y otra que la vaya a sacar a flote con el papel que le ha caído-  pues consigues algo como esto, una sitcom familiar y amable que no molesta mucho, no hace muchas olas y, yo qué sé, supongo que sirve para tenerla de fondo mientras cenas.

El docudrama, bueno, la recreación con actores de un hecho real, es casi una institución más de la cultura televisiva británica. Una que toca ver varias veces al año y que ya tenemos en Manhunt (UK) haciendo sus cosas de estar bien -sobre todo en los apartados de producción- y parecer medida y sopesada. Pero poco más.

Entre las excentricidades del Canal Historia está su decisión de pasar a la serie histórica -un decir- mediante Project Blue Book (USA), una suerte de narración del proyecto de investigación de vida extaterrestre (o, mejor dicho, de sus contactos con la humanidad estadounidense) que a ratos parece un capítulo de Expediente X y en otros simplemente un telefilme de sobremesa. Lo cierto es que la propia indecisión entre cómo abordarlo pesa casi tanto en su contra como un cierto aire de haberle dado luz verde a esto porque… no diré que porque Aliens… pero… ¡ALIENS!

El spin-off de algo que no me parece interesante es… bueno, en este caso es Schooled (USA), una serie con mejores actores que sentido común porque dedicar una serie a profesores enrollados y a lo guay que quieren ser y.. en fin, yo qué sé. Será que no soy su tipo de espectador, pero me ha producido más vergüenza ajena -¡por motivos diferentes a los de la serie madre!- de lo que sospecho que pretendía.

Probablemente el plato fuerte de la semana si no en calidad sí en su capacidad para ocupar la conversación, Sex Education (UK) es como la adolescencia. Llena de problemas pero en retrospectiva mejor de lo que parecía en aquel momento. Cierto es que parte de los problemas viene de que es un batiburrillo que intenta alguno de los trucos más viejos del oficio (empezando por el truco de los 2/3 no amenazantes en el trío principal, hay tropos que nunca mueren) y que desconfía tanto del público americano que desaprovecha algunas de las mejores cosas que los ingleses pueden ofrecer. Y aquí entra desde la ambientación a los actores adolescentes. La vergüenza ajena de ver un reparto que parece tener la media de edad de Al salir de clase es de esas cosas que se pegan con la idea de Producción de calidad. Más aún cuando uno echa un breve vistazo a las cosas de adolescentes que han salido los últimos años de UK. ¡Incluso de USA! Pero, en fin, hay cosas buenas, el actor principal es razonablemente competente, Alistair Petrie logra que un personaje que no debiera de funcionar brille y, sobre todo… Gillian Anderson devora la serie. Supongo que ya por ella merece la pena soportar esta oportunidad perdida del enésimo intento de Netflix de lograr el éxito de una serie adolescente. Ahora, como algún día logren ponerle el Netflix Original a, digamos, My Mad Fat Diary lo mismo tienen que comprarse un servidor más grande.

Por lo visto Success (O) es importante por ser la primera serie de HBO Europa. Es algo muy curioso porque la serie parece un genérico de SKY, pero dado que parte de eso parecía ser lo que está intentando últimamente Netflix con sus series entenderé que esta mezcla de producción bien pero sin pasarnos, historia más o menos oscura y con algunas ínfulas pero sin pasarnos, y actores que OK pero sin pasarnos era precisamente lo que querían. Algo que poder poner en el plato, pero sin pasarnos a la historia.

Y seguimos con la semana de genéricos. A veces sospecho que esta semana ha venido tan cargada porque en algún momento había que estrenar las cosas del congelador. En cualquier caso The Other Two (USA) logra algo que no esperaba: Hacer buena a la nueva serie de Marlon Wayans en la CBS. Quizá porque aquella era una serie simplemente aceptable y esta parece coger la idea principal de joven fenómeno de la canción y examinar las desastrosas vidas de los hermanos del joven en un estilo que se puede definir casi más por lo que no es (No es IASIP, no es You’re the Worst, no es I’m Sorry) que por lo que le gustaría ser. Pero, claro, Comedy Central y los genéricos.

Es bueno terminar la semana con Valley of the Boom (USA) porque aunque sea un batiburrillo es uno que tiene buenos actores y que sirve para recordar los inicios de Silicon Valley. No es Halt & Catch Fire, no creáis. Está más cerca de ser el choque de trenes entre un documental con numerosos documentos audiovisuales de aquella época, incluidas cabezas parlantes que logran que pongas los ojos en blanco ante tanta… en fin… y la necesidad de darle una narrativa entre la pseudoépica y La red social. Sin ser conscientes, claro, de que ni el guionista ni el director de esto… en fin… Pero eso, que es una suerte de gallina verde que ladra, ¿cómo no querer echarle un vistazo=


Pues ya estamos de nuevo. Y empezamos el año constatando que los australianos parecen estar a tope. No se puede decir que el canal Stan no lo esté intentando. Lo cierto es que este Bloom (AU) mezcla el misterio con un toque fantástico que recuerda inevitablemente a un telefilme de Stephen King pero en el que el probablemente mayor problema está en la enorme distancia que hay entre los actores ‘mayores’, especialmente la siempre brillante Jacki Weaver, y los ‘jóvenes’. La distancia entre Bryan BrownSam Reid quizá sea menor por punto de partida y llegada y porque siendo superior Brown tampoco es que Reid sea realmente malo. Pero Phoebe Tonkin, que se supone es el centro de la historia, está simplemente correcta. Compararla con la inconmensurable Weaver, especialmente con el papelón que le dan, parece pura maldad. Con esto y todo lo suficientemente interesante e intrigante como para darle una oportunidad.

Parece que The Fosters se ha convertido en algo parecido a un éxito en freeform -la antigua USA Network, etc… ya sabéis- porque tras su cierre este verano se acaba de estrenar Good Trouble (USA) que es algo así como una continuación-no-exactamente-igual o bien un spin-off o lo que queráis llamar. Resumiendo mucho, dos de las hijas de la familia se mudan y comparten piso y entonces empieza una nueva etapa de su vida y una hace cosas de abogados y otra hace cosas de informáticos y puf, crecer. Etc. Pero bueno, eso, supongo que para fanes que quieran seguir parte de la serie pero con menos niños por medio.

Una idea peculiar de VH1 esta de Grown & Sexy (USA). Un grupo de famosetes, influencers y gentes de -en general- la cadena hablando sobre un tema ‘con mucho humor’ y participando en algunos sketches. Es… peculiar. Se entiende lo que está intentando hacer pero no sé yo si lo han pensado demasiado, la verdad.

Acabamos de empezar y ya tenemos “El fenómeno del año“. En fin. Lo cierto es que The Masked Singer (USA) logra hacerse lo suficientemente interesante, con los elementos originales surcoreanos y la americanización a tope USAca, como para que la mezcla de ‘proceso detectivesco’ -je- y concurso de canto -más je- resulte interesante. Por mucho que las constantes pausas publicitarias lo mate un poco. Pero, en fin, no es mal programa. Sobre todo si vamos imaginando lo que nos tocará ver aquí cuando llegue en máximo un año.

Las cosas de la BBC. Es decir, hacer una adaptación como la de Les Misérables (UK) -y tener que explicar que es del libro y no del musical, que eso también ha tenido gracia- ofrece lo que uno podía esperar que se ofreciera aquí: Cuidad producción de época, algún toque para que parezca que están siendo modernos -pero sin pasarse- y fidelidad en donde les da la gana a la historia original. Así que si uno busca entretenerse un rato -es decir, toda una tarde de fin de semana si deciden emitirla así- supongo que es una alternativa válida.Aunque sea solo por ese otro clásico: La enorme cantidad de actores de talento que embuten en la propuesta.

Creo que lo más interesante que ofrece Pinky Malinky (USA) es la historia de cómo se ha acabado estrenando. Creado como corto en 2009 para Cartoon Network, la serie se acaba estrenando en 2019 en Netflix tras una cuerdo con Nickelodeon que llevaba posponiendo su estreno desde 2015. Por si alguien no se imagina el problema principal, lo más interesante que tenía que ofrecer -la mezcla de estilos y animaciones- es algo que en 2009 podría haber significado una diferencia pero a estas alturas… ahm… bueno… sketches no muy largos e historias entre el absurdo y la cosa preadolescente. Pero supongo que el que hayan logrado estrenarlo es bueno. Para alguien.

He perdido la cuenta de las veces que hemos visto versiones del programa que es The Titan Games (USA). Grupos de gentes, pruebas físicas, ‘esto es casi imposible‘, blablabla. Lo que tiene este para diferenciarlo de Ninja Warrior es equipos, y lo que lo diferencia de Los Gladiadores Americanos es, supongo, The Rock. Al final entiendo que va para esos espectadores a los que tampoco les preocupa que sean cosas fácilmente intercambiables. No es como si fuéramos a fingir sorpresa a estas alturas.


Sark de Oro 2018: Los Premiados

Dicho todo esto, vamos a por lo que realmente está esperando la gente. Bueno… alguien habrá que lo espere, digo yo. Así que vamos con los premios de este año.

Golden Sark

– My Sister, the Serial Killer de Oyinkan Braithwaite, ed. Penguin Random House

Un primer libro, originalmente publicado como ebook -ya me entendéis-, por una escritora de Nigeria que ha llegado a finales del año al mercado anglosajón y ha caído en gracia en varias listas. Reconozco que no suena a lo que esperaba encontrarme por aquí, pero es que tampoco es el libro que uno podría creer. De entrada, lo que me interesaba originalmente era la idea de libro de asesinatos con humor. Pero tampoco era eso lo que acabaría encontrando porque resulta que el humor viene a partir de lo aparentemente sensato que es el personaje principal comparada con su hermana y con toda la situación. pero, sobre todo, como contraposición de los hechos que se nos van narrando, que pasan menos por la novela de asesinatos o de psicópatas que por el drama, la telenovela y el terror. Los capítulos extraordinariamente cortos, la mezcla de elementos y la evolución de una historia que cada vez está más claro que depende sobre todo de las ataduras invisibles que se establecen entre las personas, y a las que los nervios de la protagonista tienen que resistir para seguir hacia delante, porque si bien está claro que es una primera novela y que tiene espacio para ser incluso mejor en obras posteriores lo que tengo incluso más claro es que esta mezcla, estos bailes de aspectos y disposiciones, esta mezcla de humor y oscuridad, es la que me tendrá atento a su próxima obra.

Sark de No-Oro

– La plaga de los cómics de David Hajdu, ed. Es Pop

Creo que lo dije cuando se publicó, lo repito ahora: Estamos ante un libro magnífico sobre la historia de los cómics. Sobre un momento en el que una serie de intereses no tanto contrapuestos como independientes encontraron un punto en común para hundir una industria popular pero frágil. Igual que el resto de industrias del entretenimiento habían sufrido llegaron hasta los cómics para podarlos. Por supuesto la supervivencia fue distinta a la que sufriera el cine, aunque muchos de los problemas y de las reacciones fueron similares. Y de todo ello -y alguna cosa más- se habla en esta obra magnífica.

Sark de Plata

¡Tenemos un Ex Aequo!

– La ladrona de tomates de Ursula Vernon, ed. Cerbero

Recibir la primera obra que se publica en este país para público adulto de Ursula Vernon es -debiera ser- motivo de alegría para todos. Es cierto que es una obra y que juega más a sugerir que a mostrar. Cierto es, también, que quizá no sea lo más representativo de su creación habitual. Pero tiene su manera de entender el fantástico, tiene su humor, tiene su forma de hablar de las cosas y de explicar las relaciones entre personas. Y, además, es muy buen libro. Con eso debería de sernos suficiente a todos.

– Las largas sombras de Elia Barceló, ed. Roca

Es una alegría esta obra, tan bien hecha, llena de tanta sorpresa no en los recursos argumentales sino en los personajes. Porque, sí, puede que esta sea la historia de un grupo de amigas que vuelven a encontrarse tras cerca de tres décadas, que ese pasado tuviera lugar en ese punto central de los años setenta españoles, que el presente no sea exactamente lo que pensaran en aquel momento, que antes hubiera algo y ahora haya otro algo y las líneas temporales acaben siendo como tres y no siempre ordenadas… pero nada de eso es tan importante como los personajes, como las diferentes formas en las que actúan, como esa forma en la que la autora los retrata como si existieran realmente. Puede que no sea una novela al uso, desde luego no si lo que buscamos es una novela negra, pero sí que me parece la mejor obra de la autora en estos últimos años. Y una que es tan fácil de recomendar como de disfrutar.

Sark de Oro

– Bienvenidos a Dietland de Sarai Walker, ed. Carmot Press

Creo que a estas alturas sorprenderá poco mi elección. Probablemente llevéis un año soportando mis recomendaciones. Escuchándome hablar sobre las distintas tramas que se van entrelazando y cómo la respuesta de una insurgencia destinada a castigar a culpables es solo una parte en la que también el papel de los medios de comunicación y los que lo controlan, los círculos de conspiración, la amistad, y los procesos que atan todos ellos; especialmente las dietas; acaban creando una obra que no es redonda porque con aristas se golpea mejor. Un gran libro que espero poder recomendar durante mucho tiempo porque creo que se lo merece, tanto por el mensaje como por la forma de crearlo y mandarlo. Y de ahí esta entusiasta elección.

Ahora sí, ya hemos acabado. Muchas gracias por vuestra atención y hasta los próximos premios.


Sark de Oro 2018: Repaso al año o Espabilas como Vilas.

Bueno, pues no sé si acabaréis de descubrir estas cosas o si seréis de los que lleváis años leyendo esto. Lo importante es que estáis aquí, que yo también lo estoy y que ahora toca toda esa pila de texto sobre la cosa de los libros de este año.

Pero vamos con el texto de siempre:

Un año más (19 años ya, y parecía que fue ayer cuando empezamos con la tontería) aprovecho el comienzo de año para entregar el “Sark de Oro” al libro que más me ha gustado del año recién concluido

Comienzo con la clásica advertencia así que quien quiera pasar al resumen del año que se salte este párrafo. Las listas de “Lo mejor de…” acaban siendo los resultados de la intersección de los gustos personales con los libros leídos a lo largo del año. La posibilidad de que haya aparecido un libro revelador y no salga en esta lista puede deberse más a no haberlo leído que a criterios de selección. Recapitulando en estos años y para que quede constancia, los anteriores Sark de Oro recayeron en “El Hada Carabina” de Daniel Pennac“Huérfanos de Brooklyn” de Jonathan Lethem“Cíclopes” de David Sedaris,“La Disco Rusa” de Wladimir Kaminer“La Mosca” de Slawomir Mrozek“El Martillo Cósmico” de Robert Antón Wilson “Pégate un tiro para sobrevivir” de Chuck Klosterman, “Las Ovejas de Glenkill” de Leonie Swann, los“Cuentos Completos” de Connie Willis“Al pie de la escalera” de Lorrie Moore, “Mi Tío Napoleón” de Iraj Pezeshkzad, “Los amigos de Eddie Coyle” de George V. Higgins, “Hermana mía, mi amor” de Joyce Carol Oates, “Boston. Sonata para violín sin cuerdas” de Todd McEwen, “Americanah” de Chimamanda Ngozi Adichie, “La hoguera pública” de Robert Coover, “Descolonizar la mente” de Ngũgĩ wa Thiong’o y “Las Mitford” de Charlotte Mosley y “Experimental film” de Gemma Files.

Al final tendré que crear una wiki o un algo para que entren todos. Sin contar con que debería empezar a pensar en poner también los Sark de Plata y las otras dos categorías inventadas, el premio a No-Ficción Sark de No-Oro y el premio a libro en lengua inglesa Golden Sark. Porque esto cada vez queda más largo.

Aviso, también como casi todos los años, de que mis lecturas suelen determinarse por escuderías, es más sencillo que lea algo de las editoriales pequeñas y medianas a que lo haga con lo que sacan PlanetaAlfaguara Anagrama. Vamos, que no pretendo engañar a nadie: No me he leído todo lo publicado ni de lejos. Dicho lo cuál y antes de entrar en los ganadores de este año vamos a repasar lo que han hecho los editores.

En cuanto a los libros…

Lo cierto es que no ha sido mal año, hemos asistido al regreso a España de La Bestia Equilátera, el fantástico sigue funcionando bien Muchas alegrías este año con obras tan distintas como Binti, Gamusinos, Cada corazón un umbral, Micosis o las antologías de Distópicas y Poshumanas, o los títulos de Samanta Schweblin, Carmen María Machado, Octavia Butler, Victor LaValle, la continua recuperación de Daphe du Maurier… En fin, podría seguir un rato pero lo cierto es que ha dado para mucho este año. Incluso en puntos intermedios con otros géneros como ese Las siete muertes de Evelyn Hardcastle de Stuart Turton, que conviene más recomendar que explicar. En cualquier caso y como decía, un gran año aunque en pequeñas editoriales más que en grandes grupos.

Probablemente porque estos últimos estaban muy ocupados imprimiendo internete, actividad esta que no sé yo si será muy rentable -al menos para sus aproximaciones más allá del famoso Coger un puña’o y lanzarlo a ver qué se queda pegado– pero que, desde luego, les ha dejado de lo más entretenidos. Mientras, los libros de estudios culturales siguen ganando tracción. Este año los de música y videojuegos han tenido un despliegue especial, los primeros siguiendo la senda de los últimos años y los segundo con la aparición y crecimiento de toda una serie de editoriales centradas en el tema que, de nuevo, demuestran las diferencias entre los grandes grupos y sus publicaciones generalistas y los pequeños que van a nichos y van tirando con pequeñas cantidades.

Al final todo parece que va avanzando de alguna manera. Tanto que parece que la queerness se va convirtiendo en algo habitual -incluso en obras como Sirenas o El príncipe y la modista– , y que aún hay ánimo para publicar libros feministas  con clásicos como el de Joana Russ. Aunque sea en los grandes grupos que luego sacan ensayos misóginos o lanzan personajes poco fiables dentro y fuera de los libros. La cosa capitalista, supongo.

Por supuesto este es el momento en el que podría ponerme a dar ejemplos concretos. O enviaros a que mirarais cierto listado de recomendaciones del año en el que algo de mano he tenido. Lo cierto es que ha habido un poco de cada. Desde grandes autores como Chabon que han vuelto en una editorial más pequeña de la que espero la gente haya oído hablar porque Moonglow es una de esas recomendaciones fáciles de hacer a la continuación de publicaciones de Vollmann, obras de componente histórico y mucho mérito como Días sin final de Sebastian Barry, Un caballero en Moscú de Amor TowelsLa vuelta al mundo del rey Zibeline de Jean-Christophe RufínLa octava vida (para Brilka) de Nino Haratischwili. Igual que hemos podido disfrutar de libros de ensayo de Ursula K. Le Guin, Wisława Szymborska o Stuart Hall. Además de novelas negras interesante como la recuperación de La Madona de los coches cama de Maurice Dekobra, o la publicación de Yokomizo o Tey, además de los clásicos de la novela policíaca. En fin, la cosa sigue bien por ahí.

Y de cocina, también ha sido un buen año para los libros de cocina aunque fuera solo por la publicación de Sal, Grasa, Ácido, Calor o Made in India en Neo-Cook y el comienzo de iniciativas como la BulliPedia. Ensayos como Las Especias o A la mesa con los reyes, libros sobre bebidas como Los cócteles de Mr. Lyan o los varios y variados de cerveza… No son los únicos pero sí muy notables.

Pero ya está bien de tanto título y tanta cosa, ¡que tampoco habéis venido para que os aburra durante todo el día! Así que pasemos a lo que os interesa de verdad. ¡Los Sark de Oro! Y los ganadores son…


Los premios: El Sark de Oro Tv 2018

Hecho el repaso del año vamos a hablar un poco más de las dos series que han merecido los premios opinión de quien esto escribe. Así que lo que toca ahora es… ¡la explicación de todos los años!

Como cada año he de señalar que el criterio para el premio es tan sencillo o complicado como el mío propio. De entre todas las series nuevas que veo -es decir, que no me quedo solo en el piloto sino que continúo con ellas hasta su final de temporada o, como poco, su hiato de media temporada- elijo aquellas que más me han gustado. Como veis el único miembro del jurado con el que me tengo que poner de acuerdo soy yo. De modo que paso a indicar cuales son estos ganadores de tan simbólico galardón y cuáles han sido los motivos. (Y, por si alguien se lo pregunta, aquí están las listas de Sark de Plata y Oro Tv pasados. Desde que comenzó ElReceptor allá por 2009 en Libro de Notas hemos tenido Sark de Plata y Sark de Oro. Por orden de aparición los Sark de Plata han ido para: Misfits, Justified, Revenge, Bullet in the Face, Sleepy Hollow, Jane the Virgin, Agent Carter, Atlanta y Strong Woman Do Bong-soon.  Siguiendo ese mismo orden, los de Oro han recaído en: Better off Ted, Louie, SPY, Moone Boy, The Americans, Inside Nº.9, UnREAL y American Crime Story: The People v. O. J. y Claws. ¡Mucho más organizadito ahora!)

Tras esta debida precaución vamos a ello. Venga el redoble.

Sark de Plata Tv para…

Busted!

¿Qué puedo decir? Me parece una de las aportaciones más interesantes que se han realizado durante este año. Sí, podría haber puesto aquí Dietland, o Vida, o American Woman, o quizá alguna otra serie en un sentido más propio de la ficción. No será por candidatas precisamente. Pero este artefacto que logra mezclar las series de investigadores con las escape rooms con el humor coreano, muchas veces inspirado sin demasiado disimulo en el éxito de allá Running Man, acaba logrando no solo que funcione lo que no parecía que fuera a funcionar sino, incluso, que esa leve línea argumental que justifica ir pasando de unas pruebas a otras aún a sabiendas de que la guionización se encarga no solo de eso, cree una corriente de simpatía y nos muestre una historia de fondo que puede dar para muchos más años pero que, sobre todo, da para mucha diversión. Múltiples virtudes para algo que espero que pueda mantener este inexplicable buen nivel durante mucho tiempo.

Sark de Oro Tv para…

Pose

Y si el finalista era difícil de definir el ganador es difícil hasta de creer. Un prodigio de historia entrelazada, de cuidado al elegir el reparto, de historias que se van mezclando, de la manera de tratarlas que pudiendo haber ido a lo fácil en tantos aspectos, directos a hacer dramas y a hundir a unos y a otros, prefiere mostrar las cosas como duras pero no inabordables, los triunfos como posibles y las pérdidas no como una manera de tratar a los personajes sino como parte de un todo general que, por suerte, no es necesario que les golpee en exceso. No es una serie confortable pero sí reconfortante. Y eso, como tantas otras cosas que hace, la convierte en una rareza a celebrar. Mucho. Muy fuerte.

Y, un año más, esto es todo. Ponemos el contador a cero, empiezo a apuntar cosas para los Pilotos Deathmatch y ya veremos dentro de un año con qué nos encontramos.