¡Libros que Llegan! Cavendish, “El cuento de la criada”, Mayrata y más

¡Vaya semana de resaca del Día del Libro! Si esa semana suele ser tranqula la siguiente tiende a ser la pedrea de todos aquellos que no llegaron a tiempo. Lo que es extraño es que logren reunirse a la vez tantos libros y tan interesantes. ¡Incluyendo recuperaciones más que interesantes! Así que venga, vamos a echar un ojo a todo esto que ha llegado esta semana…

¡Que entre la pila!

El cuento de la criada de Margaret Atwood, ed. Salamandra

¿Qué os voy a contar? Han sido año para que lo reeditaran. Una cosa inexplicable, tres editoriales y una serie de televisión después lo tenemos de nuevo entre nosotros. Que ya iba siendo hora. Porque igual que otro de sus libros aclamados, El asesino ciego, puede colocarse en un ambiente más general este El cuento de la criada habla muy claramente de los distintos peligros en los que se puede acabar cayendo como sociedad, la autocracia, la teocracia y, sobre todo, el tratar a los otros como poco menos que objetos, como ganado si lo preferimos. Así que esta brillante obra de opresión y mal rollo acaba siendo pertinente una y otra vez como reflejo e incluso explicación del mundo en el que vivimos. Por eso lo considero una lectura imprescindible, porque nos habla de lo que podría ser en una época como la nuestra en la que no ha sucedido lo imposible pero cada vez tenemos más ejemplos de victorias de lo improbable.

El mundo resplandeciente de Margaret Cavendish, ed. Siruela

La mejor forma de presentar este libro es decir tres cosas. La primera es que es una obra pionera, publicada en el S XVII se trata de una de las primeras muestras de lo que podríamos llamar ciencia ficción, más aún de las obras escritas por mujeres. El segundo asunto es precisamente ese, la historia, vida y obras de Margaret Cavendish bien merece ser conocida, bien por sus obras como en este caso o haciendo un poco de investigación sobre ella. Por último, se trata de la primera edición de la que yo tenga conocimiento y eso convierte esta recuperación en toda una experiencia. Creo que con todo eso queda claro que un acercamiento, incluso uno solo por la curiosidad, a esta mezcla de novela de aventuras y utopía filosófica es más que recomendable.

Fantasmagoría de Ramón Mayrata, ed. La Felguera

Del cruce entre el ilusionismo y la superstición nace la posibilidad de crear y recrear brillantes escenas a al vez tétricas y sorprendentes, escenas que servirían para espectáculos y para diversiones pero también para la puesta en escena de actuaciones y supercherías. Precisamente por eso Mayrata nos trae un cruce entre la investigación histórica y el ensayo que explica y elabora las diferentes edades de esta particular aproximación a la magia.

Creepy (Escalofrío) de Yutaka Maekawa, ed. Quaterni

¿Lo metemos como terror? ¿O es solo una forma muy extrema de thriller? ¿Acaso no está clara la frontera? Podemos discutirlo todo lo que queramos, incluso suponiendo que la ambigüedad es muchas veces lo que sirve para mover la acción, pero lo que no podemos dudar es que esta historia de lo que parece la vía más o menos regular de un profesor universitario y estudioso de la criminología que se encuentra con un caso que le arroja a extraños sucesos que le hacen replantearse cosas es otro acierto e la editorial y una gran lectora para los amantes del género. ¿Que de cuál? Esa es otra discusión.

Los años ligeros de Elizabeth Jane Howard, ed. Siruela

Novelón. En todos los sentidos. Es una saga familiar que funciona como novela-río de largo recorrido y que, de hecho, presenta esa placidez notable en esta primera obra que nos presenta a una familia de varias generaciones en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial. También lo es en extensión. Incluso contando solo esta primera entrega de las historias de los Cazalet. Y, por supuesto, en calidad de la misma. Muy británica, por supuesto, pero eso tampoco tendría por qué resultarnos algo malo.

Zebulón de Rudolph Wurlitzer, ed. Tropo

Segundo libro en menos de un año de Rudy Wurlitzer. Un nuevo ejemplo de ese cruce de géneros y estilos con un western lisérgico que incluye maldiciones y leyendas. A ver si cala en nuestro país este autor y puede tener una presencia más regular.

Regreso a Twin Peaks de VV.AA., ed. Errata Naturae

Puestos a realizar un volumen con textos sobre Twin Peaks parece buena idea comenzar con el propio David Lynch, seguir con Chion y con las historias ligadas e influencias de dos creadores tan dispares como Chase y Vigalondo da una idea de lo que podemos encontrar. Así que aunque sea solo por ellos parece que no mala decisión la tomada en esta ocasión.

Vencer al dragón de Barbara Hambly, ed. Ediciones B

Reverenciada como es, Barbara Hambly presenta en este Vencer al dragón una historia de fantasía heróica que conjuga la épica con el drama, y lo hace con toda la naturalidad posible. Un recuperación que logra tener un precio razonable y un aspecto llamativo además de poner en circulación de nuevo este clásico.

El gran retroceso de VV.AA., ed. Seix Barral

Un montón de personas cuyos nombres probablemente conoces intentan explicar el momento actual de retroceso social. Lo hacen con artículos, con mini-ensayos. Y si no para encontrar sentido a la actualidad o comprender lo sucedido a toro pasado al menos sirve como quién es quién de una cierta intelectualidad de esta época.

– Dinastía de Tom Holland, ed. Ático de los Libros

Un nuevo libro histórico de Tom Holland, en esta ocasión con los romanos y su formación de estirpes imperiales como fondo. Desde Augusto a Nerón, con todas las historias que tan noble familia y sus peculiares miembros -sí, Calígula, claro- dieron a los romanos y su imperio.

Teatro Reunido de Eduardo Mendoza, ed. Seix Barral

El teatro de Eduardo Mendoza reunido en un volumen por aquello de aprovechar el premio reciente. La novedad es que junto a Restauración pueden encontrarse una obra que solo tuvo edición no-venal como es Gloria [Gracias, Flan] y otra que estaba inédita como Grandes Preguntas. Así que para los que disfrutamos de todas las facetas suyas hay al menos un motivo de curiosidad para pegarle una leída.

Aporofobia de Adela Cortina, ed. Paidós

La pensadora, ensayista y muchas cosas más Adela Cortina dedica este libro a reflexionar e intentar explicar una realidad innegable, el rechazo hacia la gente con menos medios. Lo hace primero buscándole un nombre y después poniéndole ejemplos a este comportamiento, e incluso propone análisis de sus raíces y posibles soluciones.

Lo que pasa con la vida es que un día estarás muerto de David Shields, ed. Dioptrías

Puede que David Shields sea más conocido por otras obras, como esa controvertida biografía de Salinger, pero lo que trae aquí es bastante inesperado: Una obra centrada no solo en la muerte sino en su aceptación y, más aún, en la aceptación de que te acabará llegando.

¡Yuju! Príncipe Azul, ¿dónde estás? de, ed. Koala

Terminamos con un libro infantil diferente, tanto en la idea que promueve -dos princesas que deciden irse a buscar ellas mismas a sus príncipes azules- como por el método que siguen -una suerte de Elige tu propia aventura a través de pictogramas- que junto con las ilustraciones acaban por convertir este en una obra recomendable.

¡Una semana más, variedad y calidad! Parece que siempre hay algo esperando para salir, la que viene, por ejemplo, nos promete como un nuevo Ngũgĩ wa Thiong’o y un par en bolsillo, el nuevo de Elia Barceló, el Carter de Ted Lewis,  Fuego de Joe Hill, más casos de Gervase Fern y alguna cosa más que sin duda estoy olvidando. Pero, como siempre, eso será la semana que viene. Esta, de momento, sólo me queda deciros que os espero por aquí el sábado próximo y que, mientras tanto… ¡Nos leemos! 


Siempre es satisfactorio comprobar que uno de los muchos Netflix Originals resulta que ADEMÁS lo es. Por ejemplo, esta semana, Dear White People (USA) que es todo lo original que puede ser la continuación de una película de hace un par de años, pero con eso ya podemos conformarnos. Por suerte es una serie aceptable, mejor que la película, y con una intencionalidad muy marcada. Que, es de suponer, está pensada para superar los problemas de estirar el chicle y contar con actores que tienden a están más correctos que notables.

Por su parte National Geographic comienza a meterse en la ficción -un decir, que esto es biográfico- con  Genius (USA). Se supone que es la biografía de Einstein pero que si les funciona -que supongo que sí por no reconocer que la han cagado- irán haciendo más cosas. El resultado en sí… bueno, digamos que siendo la de Einstein una figura tan importante por un lado y tan llena de momentos oscuros por el otro podría haber dado para una serie interesante. Aquí se opta por un punto intermedio, poochieficándolo, buscando en apariencia hacerlo interesante al lector mediante la inclusión de sexo y de historietas sentimentales. Al fin y al cabo en esta tenían excusa para meter nazis. Quién sabe, quizá en la próxima metan aliens.

Considero ciertamente posible que Great News (USA) mejore en las próximas semanas. No porque tenga mucho campo en el que poder hacerlo -que también- sino porque me cuesta creer que este genérico de comedia a mayor gloria de Andrea Martin haya sido producido por Tracey Wigfiel, Robert Carlock y Tina Fey, más aún cuando la clara línea que conduce La chica de la tele, Murphy Brown y 30Rock está completamente desparecida y no justifica más mención como antecedente que la de Back to you. Espero que en unas semanas pueda estar hablando de un crecimiento y un cambio similar al que experimentó desde su piloto Trial & Error. Por esperar.

No sé si tengo que hablaros mucho de The Handmaid’s Tale (USA). O del libro en que se basa. Si no habéis leído el libro id a por él. Si lo habéis leído… Pues esto es una adaptación. Estirar cosas, cambiar personajes, tomar decisiones con las que podemos o no estar de acuerdo. Los actores están bien, visualmente logran hacerla atractiva y todas esas cosas que suelen decirse de las series pensadas para arrasar los premios. Sin embargo. Sin embargo falta algo. Quizá es algo de rapidez, quizá es algo menos de sobre-exposición. Quizá es que pese a la desesperación ambiental de la novela aquí se está intentando llegar a un público más amplio. Quizá es que ese tempo dramático tirando a lento que le han puesto no casa tanto con los cortos capítulos de rápida lectura de la obra original, o que en un mundo post-Sweet Vicious podríamos haber aceptado un acercamiento más punk a la misma. En fin, no es ni de lejos una mala serie. Pero tengo muy claro que podría ser mucho mejor. Y que es mejor que la película de los noventa, claro.

Ah, sí. Hospital People (UK) La BBC y sus cosas. Este documental cómico es… ahm… bueno, supongo que hay gente a la que le gustará. En reducido número. En Inglaterra. O algo. Yo a este conjunto de caricaturas con la excusa de retratar la vida en un hospital solo le veo lo anticuado que me parece les queda todo.

Hablando de cosas que no entiendo, que The Immortal Life of Henrietta Lacks (USA) sea película en lugar de miniserie entra en la lista. Es tanto lo que comprimen que parece una lástima que acabe siendo esto. Supongo que será cosa de Oprah (y eso que interpreta a la hija de la mujer del título) pero entre esto último y la forma de abordarlo para que entre en el telefilme me parece que se escapa lo que podría haber sido una más que interesante historia.

Tú a los ingleses les das un crimen y ya les tienes entretenido. Más aún, les estás facilitando que hagan una miniserie dramatizada sobre los hechos -terribles, conmovedores, esperemos que no se repitan, etc…- del original. Esta semana, por ejemplo, la ITV ha tenido a bien sacar Little Boy Blue (UK) con niño desaparecido y más cosas de por medio y… bueno… supongo que para fanes del género y eso estará bien. A mí la verdad es que estas cosas…

Termina la semana con Comedy Central y su The President Show (USA), que es un nuevo intento semanal de tener un programa de actualidad política humorístico. El resultado es… a medio cocer. Supongo que con el tiempo y el rodaje irá definiéndose mejor, porque tienen sin duda un punto a su favor muy importante, Anthony Atamanuik es el mejor imitador de TRUMP! que hay en activo. Su química con el Bernie Sanders de James Adomian también era muy buena. Aquí, con programa propio, parece algo más… acelerado. Supongo que se irá relajando y logrando alcanzar la pachorra vital del original en algunos capítulos. Mientras tanto.. lo de siempre, mucho TRUMP!, mucho rato. Sketches y fragmentos más o menos divertidos y la necesidad de encontrar algo más que esa espléndida imitación para hacer memorable el programa. A ver si tienen suerte y lo encuentran rápido o van a acabar como una versión estirada de un fragmento del SNL. Y no hay más que ver el nivel actual del SNL para comprobar lo malo que puede a llegar ser eso.


¡Libros que Llegan! North, “Valerosas”, Hardinge / Riddell y más

¡Feliz Día del… No, espera… ¡Feliz Noche del… Tampoco… Ah,…. ¡Feliz Espacio Intermedio entre La Noche de los Libros y el Día del Libro! Espero que estéis todos haciendo acopio de lecturas, tomando notas y todas esas cosas que se pueden hacer al margen de comprar libro, que también. Habréis visto, presupongo, múltiples listados de sugerencias. Particularmente voy a enlazaros los de La Sombra (claro), el que se ha marcado Mariano para Canino y esta que surgió de un momento en internete en el que se pidieron recomendaciones de novedades escritas por mujeres, ah, y La Nave Invisible ha sacado uno de literatura juvenil. En fin, listas, todos tenemos una.

Mientras aquí seguimos con las novedades que van apareciendo semana a semana, aunque antes de pasar a mayores voy a detenerme un momento porque tengo otro libro de amigo.
La Cárcel de Papel de Álvaro Pons, ed. Confluencias

Porque aquí está una selección de columnas que Álvaro Pons ha ido publicando durante casi tres lustros en su afamadísimo blog, que sirve tanto para poder tener impresas sus reflexiones como para hacernos a la idea de lo que ha sido durante este inicio del S XXI el cómic en España.

Pero bueno, vamos ya a lo que os interesa, que aunque haya sido una semana más que tranquila como es habitual -y como, además, ha propiciado la recién terminada Semana Santa- no significa que no hayan salido algunos libros interesantes. Así que…

¡Que entre la pila!

El final del día de Claire North, ed. Colmena

Tras el éxito que supuso Las primeras quince vidas de Harry August regresa con otra novela fantástica. Esta vez sobre un visitante inesperado, una persona con la que puedes encontrarte repentinamente y que trae consigo una advertencia. Una historia que brilla tanto como inquieta.
Valerosas de Pénélope Bagieu, ed. Dibbuks

Científicas, exploradoras, emperatrices, artistas y muchas más, hasta llegar a una quincena de biografías muy variadas de mujeres destacables, de todas procedencias, razas y trasfondos. Un cómic estupendo tanto como objeto como por aquellas historias que cuenta.

El árbol de las mentiras de Frances Hardinge con ilustraciones de Chris Riddell, ed. Bambú

La misteriosa muerte de su padre lleva a la protagonista a una investigación y a un descubrimiento, el de un árbol peculiar que se alimenta de mentiras y da como frutos oscuros secretos. Una historia intrincada sobre la verdad, la mentira y lo que hace daño a la gente. Completada, además, por las magníficas ilustraciones de Chris Riddell.
El amor o la fuerza del sino de G.K. Chesterton, ed. Renacimiento
Extensa recopilación del Chesterton más familiar y, a la par, más conservador. Pero como él hacías las cosas: Interesantes, divertidas, buscando una forma de convencerte de que sus ideas podían ser inteligentes al margen de lo que el resto de escritores católicos parecieran opinar. Lograr que esto, que en manos de otro podría ser un intragable libro de sermones, resulte una lectura amena aún estando en contra de muchas de sus opiniones es un testimonio de su genio.

Querida niña de Edith Olivier, ed. Periférica

Una historia gótica y oscura en la que la invención de una amiga imaginaria va convirtiéndose en una presencia cada vez más real merced a la extraña relación que crea la protagonista.

La perla negra de Claudia Casanova, ed. Ediciones B

Una novela histórica ambientada en el Siglo XII en el sur de Francia llena de acción y centrada en la venganza de una mujer, trovadora y ladrona, contra toda una familia.

El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre de Atsushi Nakajima, ed. Hermida

Atsushi Nakajima es conocido sobre todo por La luna sobre la montaña. Un relato fundamental de la literatura japonesa incluido en esta recopilación y que es solo parte de un libro que nos presenta a una voz principal de la primera mitad del Siglo XX japonés.

Las barbas del profeta de Eduardo Mendoza, ed. Fondo de Cultura Económica

Aprovechando que el Cervantes pasaba por allí se ha publicado este texto inédito en el que Mendoza habla sobre historia bíblica y sobre su propia fascinación sobre ellas como historias, un acercamiento meta-narrativo que analiza no solo sus propios recursos de ficción sino también los mecanismos fantásticos y morales que empleaban para narrar. Que lo mismo con decir que era algo nuevo de Mendoza valía, pero vaya.

Mamá: tu historia empieza en la cocina de Mina Holland, ed. Malpaso

La cocina examinada desde distintos puntos: El de partida para la formación del paladar, el familiar que es también algo sociológico en tanto a organización e impacto, y el gastronómico -claro- con opiniones de distintos grandes chefs. Quiero presuponer que no están intentando vender este ensayo como un futurible regalo para el Día de la Madre, porque entonces estarían -en mi opinión- cometiendo varios errores, incluyendo el de limitar la cantidad de objetivos posibles del mismo.

Por el camino de Mariana Ruiz Johnson, ed. Kalandraka

El desfile de los animales, del 1 al 10, se refuerza por el sentido del humor y, sobre todo, por la ilustración de su autora Mariana Ruiz Johnson.

Un cuento lleno de lobos de Roberto Aliaga y Roger Olmos, ed. OQO

Lobos. Muchos lobos. Y literatura metaliteraria para niños, que ven el recorrido por el cuento pero también por otras historias. Y las ilustraciones de Roger Olmos. Vamos, que no es un cuento clásico pero sí uno muy recomendable.

¡Hasta aquí! Como siempre ya con una mirada puesta en la semana próxima, que volverá a ser una juerga con la esperadísima recuperación de El cuento de la criada y la publicación de, entre otras, El mundo resplandeciente, Creepy, Los años ligeros o Dinastía (el de Tom Holland, claro) así que ya sabéis, guardad un hueco durante el Día del Libro que aún vienen más detrás. Por lo demás ¡Feliz Nosequé! Y aprovechando los nuevos libros ya sabéis… ¡Nos leemos!


Este Born to Kill (UK) parece difícil de analizar sin mencionar la emisión -apurando ya, pero aún en curso- de Bates Motel en tanto a lo que trata, el deslizamiento hacía la psicopatía -que probablemente tenga otro nombre, pero nos entendemos- de un joven contada a través de su entorno. Salvo que en lo que la americana es completamente locurón aquí tenemos un intento de mostrarnos una perspectiva que quizá no sea cotidiana o doméstica pero al menos sí con una intención de acercarlo a un, digamos, costumbrismo naturalista. Vamos, que pretende que nos lo creamos como real pero, a la vez, no escatima en el lado escabroso de los hechos.

El nuevo programa Bill Nye Saves the World (USA) no es que sea en realidad muy nuevo ni muy brillante, excepto por comparación. Comparado con el resto de novedades de esta semana, y comparado con los escasos intentos por hacer divulgación científica. Y así estamos, que a cualquier esfuerzo aclamamos por tuerto.

Iba a decir que Famous in love (USA) parece el intento de hacer una serie culebronesca jovenzuela si en lugar de una productora hubiera tomado las riendas del programa el Equipo de Ejecutivos de Club Disney. Luego he recordado qué es FreeForm y, mira, estas cosas del plástico quemado es que se huelen.

Supongo que hay una manera de hablar de Girlboss (USA) desde un punto de vista no ideológico. En cuyo caso se podría decir, quizá, que es una cuchufleta de intento cómico. Del tipo que es menos interesante como serie y más como lo que realmente ofrece: El publirreportaje blanqueador concebido como entretenimiento. No sólo decide centrarse en una figura que se manejó en la creación de una imagen propia extraordinariamente falseada a mayor gloria de si misma y su discurso liberal, además lo hace sin prestar mucha atención a lo que vino detrás: la venta de una empresa que en ese mismo momento empezó a tener problemas porque los nuevos compradores fueron descubriendo el balón de humo que les habían colado, mientras la antigua dueña seguía explotando una imagen creada para seguir sacando el dinero a incautos. Y lo revestía de una narrativa de Girl Power que no solo construía a base de excepcionalismo sino que, además,  obviaba cualquier discusión sobre privilegio vendiendo una idea de Viva el empresario que solo puedo entender si a Netflix le han pagado por emitir la serie. Porque en cualquier otro caso es un gol antológico.

Por su parte Problematic with Moshe Kasher (USA) es fallida a tantos niveles y con un objetivo tan claro que llega uno a preguntarse si es que no había nadie que les explicara que intentar un humorismo de la equidistancia a la vez que se abordan temas complejos es posiblemente la mejor manera de lograr no convencer a nadie. Empezando, por supuesto, por los responsables de las teóricas partes de humor.

Y terminamos con una serie que estoy hasta sorprendido de que exista: The White Princess (USA) es una continuación de The White Queen. Y si la primera fue poco menos que un desastre en audiencia, posiblemente por haberla hecha con más ínfulas que talento y con el dinero rescatado de entre las rendijas del sofá; aquí tenemos un más de lo mismo pero ahora sin la BBC que decidió que con participar de la primera tuvo de sobra y que ya si eso el resto que la hagan otros. Así que STARZ ha pagado -poco- por esta continuación y, de nuevo, ¡qué necesidad!


¡Libros que Llegan! Shriver, “Sweeney Todd, el collar de perlas”, Macintyre y más

Parecía que la Semana Santa iba a ser tranquila pero la proximidad con el Día del Libro no perdona así que al final aparecieron más de una docena de esas novedades que son cuando menos interesantes de saber que existen. Así que como imagino que estáis apurando las vacaciones vamos lo más rápido posible a decir aquello de…

¡Que entre la pila!

Los Mandible de Lionel Shriver, ed. Anagrama

Shriver, con su habitual mala leche, hace una historia de la crisis… proyectándola al futuro. La historia de una familia que está acostumbrada al dinero y un día lo ve desaparecer, que se encuentra en terreno desconocido frente a todos los que sufren a diario y encuentran que la situación pasa de ser mala a ser peor. Pero esta familia pasa a darse cuenta de que el dinero con el que contaba, ese que le situaba por encima de la media, era una ilusión. Y así, contándonos ese futuro y colocando quizá en la generación más joven lo que queda de lo que ella podría considerar como esperanza y que se parece más a una surte de sarcasmo amargo que demuestra que es mejor conocer el mundo en el que se habita, propone un futuro en el que las cosas estarán tan mal como ahora, porque quizá es que nunca cambiaron.

Sweeney Todd, el collar de perlas de James Malcolm Rymer, ed. La Biblioteca de Carfax

Continúa La Biblioteca de Carfax publicando novelas que puedan entrar en el género de terror. En este caso es algo especial lo que nos traen porque se trata de un antiguo penny dreadful que contaba la historio del asesino Sweeney Todd. Quizá la historia del demoníaco barbero de Fleet Street no sea lo que un aficionado al género consideraría propiamente terrorífico pero por su propia historia tanto como por su importancia -al fin y al cabo hablamos de una obra de mediados del S XIX, así que todo bien.

Los hombres del SAS de Ben Macintyre, ed. Crítica

La parte mala de este libro es que es oficial, la buena es el resto. Macintyre ha demostrado sobradamente sus conocimientos y pericia al relatar historia militar y el sujeto elegido para esta ocasión es lo suficientemente interesante y poco trabajado. Suficiente como para recomendarlo.

La fabulosa taberna de McSorley de Joseph Mitchell, ed. Jus

Más allá de su Joe Gould es poco conocido Mitchell en España pese a que en USA se le considera como uno de los padres del periodismo de corte literario. Este recopilatorio que Jus trae ahora a España puede resolver parte de este desconocimiento a la vez que para traernos un retrato de aquella Nueva York post-Crack.

Bull Mountain de Brian Panowich, ed. Siruela

Familia y crimen, incluso en aquellos que están en teoría en el lado de la justicia. Con la diferencia de que en esta ocasión el emplazamiento son las montañas de Georgia y lo que tenemos aquí es un estupendo drama negro rural. Sí, como en esa serie del señor del pelo horroroso y el sombrero vaquero, por ahí van los tiros.

El hombre que iba a casa del dentista de Enrique Jardiel Poncela, ed. Biblioteca Nueva

Los inéditos de Jardiel, incluso aunque no contaran con su aprobación para salir en algunos tomos, siguen siendo inéditos de Jardiel. Un rascar el barril que podemos aprobar.

Clotel o la hija del presidente de William Wells Brown, ed. Ediciones del Oriente y del Mediterráneo

Uno de los más importantes autores afroamericanos del S XIX estadouniendese, William Wells Brown cuenta en este Clotel la historia (ficticia) de un par de hijas mulatas de Thomas Jefferson y  es importante no solo por la obra y su atrevimiento, también por ser la primera novela publicada por un afroamericano, aunque tuviera que irse a Londres a editarla. Otro pedazo de historia de la literatura más allá de lo que tiene de folletín de apuros decimonónicos, claro.

Ropa música chicos de Viv Albertine, ed. Anagrama

Viv Albertine cuenta desde su punto de vista no-exactamente-dentro no-exactamente-fuera que acabaría con ella formando parte de The Slits. Pero no es solo lo vivido a partir de los años sesenta y en el momento de mayor bullicio punk, también lo que vino después, los altos y bajos tanto de una carrera como de la persona que estuvo mezclada y que sigue militando en la evolución de aquel movimiento. Así que eso tenemos, la mezcla de una historia musical con la persona que la vivió.

No hallarás la vida que buscas de Eduardo Gil Bera, ed. Dioptría

Un ensayo sobre el Gilgamesh que incluye, además, la búsqueda y muestra de los restos que dejaron tanto en el lenguaje como en la cultura. Una demostración de poder e influencia de la literatura a partir de uno de sus primeros y más importantes textos.

Domingo de Iréne Némirovsky, ed. Salamandra

Recopilatorio de cuentos de Némirovsky, autora sobradamente conocida a estas alturas -creo yo-, de la que siempre resulta interesante ir completando la historia, más cuando lo más conocido de ella son sobre todo novelas.

Costa Maldita de Douglas Preston y Lincoln Child, ed. Plaza & Janés

Un nuevo Pendergast, con todo lo bueno y quizá no tanto que tiene el personaje y sus dos autores. A veces uno agradecería leerles también de otros personajes pero es bueno tener Pendergast al que volver.

Los jugadores de Titán de Philip K. Dick, ed. Minotauro

Desde que a finales de los ochenta Edhasa sacara una nueva edición -un decir, aunque al menos tenía nueva traducción- no se había vuelto a mover esta obra. Por suerte Minotauro parece haber recordado que estaba recuperando la obra de Dick. Así que aquí la tenemos de nuevo, con traducción renovada una vez más. Y, con algo de suerte, como motivación para que sigan recuperando a Dick. La historia en sí va de seres humanos diezmados e invasores que pueden camuflarse entre ellos, de juegos mortales y el destino de la humanidad, así que por un lado es lo esperable y por otro es casi un asunto contemporáneo.

Venecia de Jiro Taniguchi, ed. Ponent Man

Cuaderno de viaje en el que la belleza de la ciudad ocupa más espacio que cualquier historia que se pudiera querer contar, más aún con Taniguchi tan centrado en una gozosa recreación que todo lo demás queda a su servicio.

– Pepper y Poe de Frann Preston-Gannon, ed. Lata de Sal

Divertido y con un dibujo sencillo pero eficaz. La llegada de un nuevo gato como punto para que el anterior tenga que comprender y aprender a sobrellevarlo. De manera divertida, además.

Rojo de Michael Hall, ed. Takatuka

Con un dibujo extraordinariamente sencillo pero más que eficaz se nos cuenta una historia de una cera que por fuera tiene un color y por dentro otro y cómo eso puede hacer difícil la adaptación, pero no imposible. Sobre todo cuando se cuenta con apoyo exterior.

Wendel y los Robots de Chris Riddell, ed. Fortuna

No sé las veces que habré dicho que Chris Riddell me parece uno de los mejores ilustradores de la actualidad, pero en este nuevo libro ilustrado se supera otra vez. Una historia con robots y también con un ratón inventor, una historia que habla del desorden y de lo sobrante pero también de las virtudes del reciclaje y de la necesidad no solo de crear sino de entender qué queremos con eso. Y, sobre todo, muchos robotos dibujados por Riddell. Un placer.

Hasta aquí. Y ya sabéis, la semana que viene es el… Bueno, a ver, la semana que viene cuando llegue la próxima ¡Libros que Llegan! aún no habrá sido el Día del Libro pero ya habrá pasado la Noche de los Libros. Esto de intentar regular cuándo es el día que toca pararse a comprar un libro tiene esos problemas. Tanto da, lo importante es que, además, los leamos. Y para eso conviene que se sepa lo que hay, que es para lo que hago esto. Así que, independientemente de que la semana próxima no haya muchas novedades -y aún así tendremos libros nuevos de Claire North, por ejemplo- volveremos a vernos. Mientras tanto aprovechad estos días y, ya sabéis… ¡Nos leemos!


“Seguro que Semana Santa será tranquila de series.” JA! Hay tantas que es difícil incluso intentar entender si es que se han puesto de acuerdo o qué pasa aquí. Y en cuanto a la calidad… Por ejemplo, Bucket (UK) es una serie más de la variedad “Tengo una lista de cosas que hacer antes de morirme” que este mismo año aparecía parcialmente en No Tomorrow. La gracia teórica en este caso  es la relación materno-filial entre las protagonistas. Supongo que si buscas una serie protagonizada por dos mujeres maduras… al menos existe.

John Ridley e Idris Elba se reúnen para crear Guerrilla (UK) y el resultado es… supongo.. lo que querían. Una serie sobre conflictos raciales presentada como fondo antes que como centro de la historia. Una en la que, de hecho, hay una infrarrepresentación de mujeres y un empuje muy importante para hablar de la relación romántica. Pueden ser decisiones para ‘vender’ la historia, que con lo uno nos traguemos lo otro, que el gran público al que no le interesan las luchas y la remembranza histórica lo compre, o lo que sea. Sé que a mí se me atraganta en partes, que el buen hacer de Elba es lo que más se agradece. Y que tendré que esperar a ver si tiene éxito para juzgar la estrategia, pero desde luego a mí se me atraganta.

En cuanto a Henry IX (USA)… creo que aquí no hay parte positiva que mirar, al menos fuera de algunos de los actores. Porque esta comedia sobre un Pobre Rey Británico Incomprendido es no solo aburrido sino incluso autocomplaciente en donde podría ser satírico. Y esta vez estoy más que seguro de que eso no era lo que venía bien.

Doy por hecho que hay un público para Hollywood Darlings (USA) igual que sé que no soy yo. La idea de crear una comedia pseudoimprovisada con antiguas niñas actrices de la televisión noventera sin duda encontrará su nicho en… yo qué sé. ¿La gente que tenía ganas de ver Fuller house?

Mi relación con Mystery Science Theater 3000: The Return (USA) siempre ha sido complicada. Por un lado la labor de recuperación de películas de Serie B desde los años ochenta es indudable, por otra… han contribuido de manera directa o indirecta al Tan mala que es buena. Luego está que, al margen de su interesante intrahistoria y de las idas y venidas, estableció la idea de coger una película antigua y hacer comentarios sobre ella. No lo creó porque es una idea casi tan vieja como el cine y ahí están los juegos de los Celuloides Rancios para demostrar que es dar la oportunidad y empezar a hacer chistes. Por supuesto los Horror Host que llevaron hasta aquí y que son parte fundamental de la misma serie se convirtieron en algo fundamental, igual que sin Servo y Crow (y supongo que Gipsy) el programa no sería igual. Total, que tras muchos años -en algún momento escribiré sobre ella, aquí o en ADLO!, ya veremos- lo han recuperado para Netflix. O una parte al menos. Hay mucho personal nuevo por aquí incluyendo a Felicia Day y Patton Oswalt, y la cosa es… ¿tendrán gracia? Pues bien, por lo menos el primero logra andar por ese filo sin caerse demasiado. Mantiene el problema de hacer chistes del material y de hablar demasiado, con lo que no todos caen igual de bien, pero con muchos disparos algunos tienen que acertar y las escenas intermedias funcionan bien. Así que supongo que incluso encontrándolo problemático puedo disfrutarlo, que no está mal. Ahora, si pudieran encontrarse esas películas en versiones que no fueran la del programa.

Este Our Friend Victoria (UK) es un documental en varias partes recordándonos lo que pedimos con la muerte de la gran Victoria Wood hace cosa de un año. Lo bueno es que si no la conoces te la presenta y si la conoces lo peor que pase es que echarás de meno cosas que esperarás en los subsiguientes capítulos.

En cuanto a las comedias actuales… como lo de Hollywood Darlings parece que no era suficiente  Return of the Mac (USA) nos demuestra que también los antiguos miembros de boybands -o algo así- pueden ser espantosos cómicos en mitad de series a las que no salva ni el meta.

Es curioso esto de Seven Types of Ambiguity (AU). No es que esté mal, que no lo está, tanto como que da la sensación de que podría dar más de sí. El punto de partida es interesante, el libro en el que se basa… bueno… Elliot Perlman no es William Empson pero tiene un pase. Y Hugo Weavin tiene unas pintas peculiares pero, mira, demuestran interés en la parte de los actores, aunque el resultado final esté siempre al borde de funciona.

Hablando de lo cual, The Son (USA) es el nuevo intento de serie de calidad de la AMC. Supongo que me fatiga todo porque tienen la vista tan puesta en el premio que olvidan que deberían intentar hacer algo interesante para lograrlo. O quizá sea el periodo histórico. La verdad es que no deja de sorprenderme lo mucho que se esfuerza la AMC por lograr algo que a la FX parece salirle de natural. En cualquier caso presupongo que habrá fanes de la cosa esta. Pero conmigo que no cuenten.

Uno ve que la última novedad de esta semana es The Warriors (AU) y asume que tendrá algo que ver con la película. Pero no. Tiene que ver con un ficticio equipo de un juego de pelota australiano -que supongo que tiene un nombre pero que lo dan tan por sentado que voy a suponer que todo el mundo sabe cuál es- y el resultado es una comedia con deportes por medio que es al menos mejor que Ballers pero que tampoco es que se esfuerece demasiado, hasta el punto de que a ratos te preguntas si la cosa deportiva tiene una finalidad que no se podría haber conseguido con actores o con algún cargo similar. En fin, comedia deportiva, algo intentan aunque no les salga.


¡Libros que Llegan! Orejudo, “El señor de las muñecas”, Hustvedt y más

Esto de que se junte la primera semana del mes con que la siguiente sea Semana Santa y detrás de esa esté el Día del Libro y todo el mundo quiera tener TODO en las librerías colocadito y listo para no tener que andar con muchas prisas significa no solo que las dos próximas semanas se publicarán libros pero así como a poquitos y sin exagerar porque, total, esta semana ha diluviado sobre nuestras cabezas. Que lo mismo os puede parecer exagerado, así que venga, echadle un ojo y me decís, vamos…

¡Que entre la pila!

Los Cinco y yo de Antonio Orejudo, ed. Tusquets

Siendo como es uno de mis autores españoles favoritos, toda novedad de Orejudo es una fiesta. En este caso lo que parece una obra nostálgica se va desarrollando en distintas direcciones, de la sátira a la metanarrativa, todo cabe en una obra tan propia de su autor.

El señor de las muñecas de Joyce Carol Oates, ed. Alba

Joyce Carol Oates siempre es una alegría. Que alguien se anime a publicar uno de sus recopilatorios de relatos de terror, una de las vertientes más descuidadas en España de la obra de una autora en la que el gótico y grotesco late como uno de sus principales motores. A ver si tiene suerte y se van publicando más de sus obras.

La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres de Siri Hustvedt, ed. Seix Barral

Leer a Siri Hustvedt siempre es un placer, así que aunque este recopilatorio de ensayos, artículos y reflexiones vaya más por una reunión cronológica que una temática podemos ver el lado bueno de que lo mismo hable de arte o literatura que de feminismo o ciencia, de modo que podemos disfrutarla hablando de una obra o de los prejuicios cognitivos implícitos. Todo bien y el título tolerable.

La carrera de Nina Allan, ed. Nevsky

Lo bueno de hacer solo breves reseñas de catálogo es que la tentación de hablar del argumento es menor, y en casos como el del libro que aquí nos ocupa es una suerte. Porque es casi mejor dejar que se descubra esta historia de futurismo y ecología con la posibilidad de ir descubriendo con el paso de las páginas su maravilla.

La maldición gitana de Harry Crews, ed. Dirty Works

Otra agradable sorpresa entre las novedades de esta semana es el nuevo Crews que nos traen en Dirty Works. Incluso aunque sea un gótico sureño con el grotesco tan pasado de vueltas que la historia de este maldito fenómeno de feria parece preparado para provocar repulsión aunque acabemos si no comprendiéndolos al menos compadeciéndolos.

El simpatizante de Viet Thanh Nguyen, ed. Seix Barral

Premio Pulitzer, novela de espías, análisis de la guerra de Vietnam. Tantas cosas a la vez. Y uno de esos libros que con tanta buena crítica extranjera estaba esperando con interés.

El diario de la princesa de Carrie Fisher, ed. Ediciones B

Los diarios de una Carrie Fisher juvenil interpretando a Leia son el punto central de este libro. Pero ni lo mejor, ni lo más interesante, ni -desde luego- lo fundamental. Lo fundamental es que antes y después de esas páginas tenemos a Carrie Fisher contando su vida, contextualizando y contextualizándose, siendo autobiográfica pero lenguaraz, disfrutando de su humor. Si la forma de lograr que publiquen más de sus libros es acercándolos por el lado de La guerra de las galaxias qué vamos a hacerle. La propia Fisher habla extensamente en este libro de su resignación, así que supongo que lo uno va por lo otro.

Viljevo de Luka Bekavac, ed. Tres Hermanas

De nuevo hablar en demasía podría dar una impresión de que este libro, construido sobre el misterio y la comunicación, va de algo distinto a lo que podría parecer. O quizá no, pero desde luego deja mucho espacio para discutir sobre lo leído.

El zoo de papel de Ken Liu, ed. Runas

Tras el formato largo de Ken Liu toca el turno a su colección de relatos, que yo diría más afamada. O, al menos, más premiada. Probablemente porque en la variedad y diversidad de historias y puntos de vista se permite apreciar mejor la forma del autor que hay detrás.

El libro de los espejos de E. O. Chirovici, ed. Literatura Random House

Metaliteratura, memorias y muertes. A priori parece una buena combinación y, de hecho, son varios los títulos que podríamos asociar a este recién llegado. Luego ya el desarrollo de la historia, más centrada en el thriller de media tarde, explica el extraño caso de una obra que parece haber vivido a al vez momentos de amplia vindicación y de desollamiento sistemático.

Así que pasen cien años de Elisa Lerner, ed. Madera Fina

Entre el ensayo y el humor se mueve esta recopilación de crónicas de Elisa Lerner, ilustre desconocida (aquí) venezolana, insigne cronista, experta en cine y tantas otras cosas. Bueno es que vayan llegando (aquí) sus libros.

Vida y aventuras de Martin Chuzzlewit de Charles Dickens, ed. Alba

Recuperación (y pulido, en teoría) de otro de esos novelones de Dickens que parecían estar esperando su turno. Como siempre con él es interesante cualquier recuperación, y si esta tiene huérfanos, herencias, mucha maldada familia, grandes viajes y tareas y gente que considera que es la mejor del autor. Dickens, vaya.

Asesinato en la planta 31 / El trampolín de acero de Per Wahlöö, ed. RBA

Traer algo nuevo de Wahlöö a España es bueno. Meterlo dentro de un tomo con una novela que has publicado hará dos años y, de paso, ponerle tapa dura y esas cosas… es menos bueno. El yogulado editorial de cada día.

Viajes con Henry James, ed. Ediciones B

Recopilación de las crónicas de viajes en The Nation que realizó James. Algunas de las piezas podrían entrar más en la crítica de arte, pero tampoco nos vamos a quejar demasiado. Al fin y al cabo lo que se pueda rebañar de James siempre encontrará lectores.

No madres de María Fernández-Miranda, ed. Plaza & Janés

Pese al título este no es tanto un libro en contra como a favor de la posibilidad de no tener hijos, bien por elección o por resultado médico. Su objetivo, mediante la reflexión y también con las entrevistas y testimonios de mujeres conocidas, es hacer entender a la sociedad que una mujer sin hijos no es un fallo social. Precisamente es esa presión, esa necesidad de justificar y justificarse ante tantas preguntar y comentarios, las que llevan a libros como este.

St. Pauli de Carles Viñas y Natxo Parra, ed. Capitán Swing

Historia de un club en apariencia humilde pero de un recorrido social tan fuerte e internacional que su vinculación pesa más que su palmarés. Supogno que también servirá para animar a los equipos de aquí a tener un impacto social más allá de reservados y palcos.

La humanidad aumentada de Eric Sadin, ed. Caja Negra

La multiplicidad de aspectos en los que la técnica ha ido permitiendo que haya una réplica electrónica o informática que sirva tanto para navegar nuestra realidad como para dirigirla sirve como punto de reflexión sobre la manera en la que ese ‘mundo paralelo’ creado en las pantallas y lleno de ordenadores regulatorios va tomando el control no mediante la regulación sino en aras de una mejor capacidad de gobierno que nos deja, en ocasiones literalmente, fuera del asiento del conductor. Quedando al final la pregunta de si es algo bueno o malo.

Nazis a pie de calle de Jesús Casquete, ed. Alianza

Ahora que parece que hay más nazis en la calle que en el canal Historia parece un buen momento para leer sobre el matonismo de las tropas de asalto nazis a inicios de los treinta y cómo su matonismo coaccionó las votaciones.

Lobo negro de Nick Jans, ed. Errata Naturae

Otra de esas historias de la naturaleza que ahora vivimos, solo que en lugar de Un chico y su perro es un lobo el que se acerca a la casa del naturalista de turno. En fin, eso.

Gloria Fuertes: poesía contra el silencio de Reyes Vila-Belda, ed. Iberoamericana Vervuert

Un extenso ensayo sobre la obra temprana de Gloria Fuertes, Un libro sobre los problemas que tuvo con la censura, que llegaría a tratarla de loca, y su paso lento pero imparable hacia un reconocimiento y una popularidad que aún tardaría en llegar. Puede que la gloriaxploitation esté desatada, pero si facilita que se publiquen obras como esta al menos habrán servido a un fin loable.

La mala fama de Germán Pose, ed. Berenice

Repaso de un momento y una situación, fundamentalmente de La Movida TM, a través de las declaraciones de varios de sus participantes y con el foco y la voz puesta especialmente en aquellos que durante mucho tiempo no tuvieron quien les preguntara por encontrarse en la segunda fila: Con una visión privilegiada de lo sucedido pero sin resultar de interés para los cronistas de relumbrón.

De qué hablo cuando hablo de escribir de Haruki Murakami, ed. Tusquets

El eterno candidato al Premio Nobel publica nuevo libro. Eso era.

La ninfa de porcelana de Isabel Allende, Ed. Plaza & Janés

Por su parte Allende publica nuevo libro y resulta que es un Pinto y Coloreo.

Cien años de soledad de Gabril García Márquez con ilustraciones de Luisa Rivera, ed. Literatura Random House

Ya que estaban con esto de los regalos para el Día del Libro resulta que a García Márquez le sacan la novela más conocida con ilustraciones. Y con una fuente creada por uno de sus hijos. Que no se diga que no hacen por que la gente la regale.

Cocina Judía de Florence Kahn, ed. H.F.Ullman

Traer un libro de cocina judía con profusión de ilustraciones es el tipo de idea que uno no se habría parado a considerar lo acertado que puede ser hasta que se encuentra ojeándolo. Yo muy a favor de todo libro de cocina poco habitual, por supuesto.

Siempre quise ser uno de Los Cinco de Guillem Medina, ed. Diábolo

Interesante este libro, a un punto de estar realmente bien pero el peaje de la nostalgia parece que siempre tiene que pesar. Resumiendo los pros y contras: Hace un repaso completo y con imágenes de una buena cantidad de series juveniles. Comienza con una breve introducción del cambio en el tipo de lectura igual que termina con un breve epílogo sobre la actualidad, entre medias lo importante, el repaso de las series y el listado de los títulos de las que constaban. Otra cosa que he de decir a su favor es que incluye series de escaso éxito en España aunque muy importantes a nivel internacional como Nancy Drew, los Hardy Boys o Enciclopedia Brown. En cuanto a lo negativo.. como decía, una obra más centrada en servir de repaso nostálgico que en preguntarse por causas, motivos y corrientes tras las transformaciones significa que hay mucho de listado y menos de análisis, también que se centraría en las décadas de los ’70 y los ’80 dejando de lado lo anterior y posterior así como trastocando el orden cronológico de lo mismo, da igual que muchas de las series analizadas arrancaran a principios del siglo XX, la parte comentada es la de su llegada a España durante esas décadas. Además, al centrarse en colecciones desde casi el principio deja de lado tanto las colecciones no-de-clásicos como los títulos sueltos que tuvieron éxito. Lo que significa dejar fuera en el primer caso colecciones como El Barco de Vapor o la Biblioteca Juvenil de Salvat/Alfaguara. mientras que en el segundo las obras de Ende o Dahl quedan difuminadas cuando no desaparecidas. No digamos ya Dragonlance o El Señor de los Anillos. Y al ser un estilo más pensado para un lector/coleccionista con listados e imágenes tampoco hay mucho espacio para el análisis de la obra aunque, justo es decirlo, el autor logra ofrecer toda la información que puede en el hueco que le dejan. Sensaciones encontradas, por lo tanto, que hacen desear una obra similar a esta enfocada desde algo más que la nostalgiaxploitation. Que llevamos una semana de novedades con Los Cinco en el título que al que se lo cuenten.

– Schalken, el pintor de Joseph Sheridan le Fanu con ilustraciones de Javier Olivares, ed. Yacaré

Bella edición, como en ellos es costumbre, de un relato clásico de Sheridan le Fanu con la complicidad a los lápices de Javier Olivares. Toda una reivindicación de una historia de locura con algo de obsesión y un fondo fantástico mediante un acompañamiento ilustrado que demuestra las posibilidades del libro-objeto.

La familia Carter de Frank M. Young y David Lasky, ed. Impedimenta

Contar en cómic la vida de una familia que es leyenda viva de la música estadounidense, sobre todo de la sección country, puede parecer una idea más o menos alocada, pero sin duda es toda una experiencia y, desde luego, una oportunidad para conocer mejor a los protagonistas de una parte de la cultura popular del Siglo XX.

Repelencias de Rafael Azcona, ed. Pepita de Calabaza

Recopilatorio del humorismo gráfico que Azcona realizó para La Codorniz y, especialmente, de las historias del Repelente niño Vicente. Legado cultural a tope.

El Club de las Canguros de Ann M. Martin, ed. Montena

La recuperación de la serie de El Club de las Canguros, que aquí llegan con sus dos primeros libros, es no solo el de una de las más exitosas series clásicas de obras juveniles para un público en principio femenino, también la oportunidad de reivindicarlas precisamente por esto mismo.

La sonrisa de los peces de piedra de Rosa Huertas, ed. Anaya

El último Premio Anaya LIJ es curioso en tanto que aprovecha para contar su historia un ahora en el que La Movida TM es el punto de referencia mítico del pasado a través del cuál el protagonista descubre sus propias raíces. El tiempo, que pasa para todos.

Superhéroe de Lucas García, ed. Ekaré

A veces los superhéroes están para otras cosas, o no son lo que parecen. En este caso, por ejemplo, es aquello en lo que un niño puede mantenerse cuerdo tras cambiar de país e incluso de continente. Cierto es que la tendencia a la ensoñación del protagonista no es igual de apreciada por la gente a su alrededor, pero vaya lo del uno por lo de los otros. Al fin y al cabo como manera de encarar los cambios y la emigración, haciéndola accesible además a los pequeños que lo ven solo como el fondo de la historia, pocos modos mejores se me ocurren.

Lon Po Po de Ed Young, ed. Pastel de Luna

Acercamiento pro el lado asiático a la tradición de la joven, la capa ye el lobo. Una forma de ver una tradición antigua que es una mirada nueva sobre algo que ya conocemos pero que descubrimos que hace tiempo que ya sabían mostrar con otros ojos.

Esto no es una selva de Susanna IsernRocio Bonilla, ed. Flamboyant

Con las divertidas y muy gestuales ilustraciones de Bonilla se nos presenta esta historia de una niña que acaba por descubrir que un poco de orden tampoco viene mal en una habitación.

¡Estamos en un libro! de Mo Willems, ed. Beascoa

Muy muy muy sencillo pero con una inteligencia detrás más que clara, esta historia metatextual sirve apra divertir a los niños y también para hacer sonreír a los adultos.

¡De aquí no pasa nadie! de Isabel Minhós Martins y Bernardo P. Carvalho, ed. Takatuka

Otro juego distinto, esta vez con las páginas y su movimiento, con el paso y el transcurso de las mismas y con la imposición de unos y otros de manera que además de un juego se presenta una oportunidad de lanzar unas ideas antiautoritarias.

Hilda y el bosque de piedra de Luke Pearson, ed. Barbara Fiore

Otro cómic de Hilda, ¿cómo no alegrarse de algo así? ¡Pocos salen al año! ¡Más deberían!

Mucha variedad, que siempre está bien, y una cantidad absolutamente loca de novedades. La parte buena es que podéis aprovechar para llevároslo de viaje si sois de los afortunados que no trabajáis durante Semana Santa. Y si sois de los que os quedáis… bueno, alguna cosa saldrá para justificar una visita a vuestra librería de guardia, como lo nuevo de Lionel Shriver, el próximo lanzamiento de La Biblioteca de Carfax centrado en Sweeny Todd, Los hombres del SAS de Ben Macintyre o un nuevo cuento de Chris Riddell. Tampoco nos quejaremos demasiado. Eso sí, será la semana próxima que con todo lo que ha llegado esta lo mejor que podemos hacer es despedirnos hasta entonces con un… ¡Nos leemos!


Vaya semana de bochorno televisivo. Para empezar, Amazon continúa lo que parece una denodada lucha por la irrelevancia. Esta semana estrenó American Playboy: The Hugh Hefner Story (USA), suerte de docuserie a mayor gloria de Hefner, un intento de blanqueamiento publicitario y de saltarse todo lo que no le interesa tanto de la narrativa como de las preguntas y reflexiones asociadas que uno diría que está ya muerto. Como tantas veces la parte documental, con las imágenes y testimonios, son mucho más interesantes que las reconstrucciones dramáticas que se suponen son el plato principal del capítulo pese a la más que evidente desidia con la que han sido abordadas. Y lo peor es que no es ni la peor de la semana.

Seguimos con Brockmire (USA), que es casi la demostración de cómo desperdiciar buenos actores (Hank Azaria, Amanda Peet, Tyrel Jackson Williams) con un guión lamentable repitiendo una historia que creo haber visto ya tres veces en este mismo canal. Hombre hetero y blanco que sufre un colapso en el mejor momento de su vida por una mezcla de los demás y ellos mismos y que a partir de ahí tiene una caída a los infiernos que le permite citar escenas grotescas peo que al inicio de la serie parece haber tocado fondo y tener por fin una oportunidad de redención. Una y otra vez. Lo bueno es que siendo de la IFC lo mismo les da tiempo a participar en proyectos interesantes a la vez que esto les paga las facturas.

Cada vez que alguien menciona a Black Mirror para hablar de Dimension 404 (USA) presupongo que es para explicar que se ha comprado un Bolex o unas Naik. Ni siquiera es que tenga los vicios de la tercera temporada, más allá de la necesidad compulsiva de incluir a caras conocidas de procedencia fundamentalmente televisiva. Porque las historias que aquí vemos son más blandas, menos enfocadas a su propia historia y más al relleno de unos minutos. No digamos ya las famosas moralejas. En resumen, que esto lo ha montado HULU como podría haber sido de Nickelodeon.

Estamos de esa manera que, por comparación, Ingobernable (O) (M) -una de esas series que SÍ ha pagado Netflix por algo más que los derechos de emisión, pero a la que no le da bombo- parece interesante. Y eso que tampoco es precisamente original: Unos meses después de que la mujer del presidente de México pidiera el divorcio un suceso la convierte en la persona más buscada del país, a partir de ahí una doble vertiente, por un lado las luchas de poder y las relaciones interpersonales con el drama al once y por el otro la trama de intriga con las cloacas del estado, fuerzas oficiales y de resistencia y toda la vaina. Tampoco es que sea algo extraordinario pero tal y como están las cosas casi se agradece.

Todo lo cual nos lleva a lo peor de la semana: The Kennedys: After Camelot (USA), suerte de miniserie telefilmera y continuación de la anterior que nos muestra lo ocurrido después de la muerte de JFK llevando además a sus os actores principales, Katie Holmes y Matthew Perry, a unos extremos de subactuación que uno no esperaba ver ni en esta reconstrucción de pelucones y cartón piedra del mito americano post-caída. Un desesastre que no merece ni el docu de docuserie porque hasta al hueco del mediodía de un fin de semana debiera darle vergüenza emitir algo así. ¡Vaya semana!