Que semana más loca. Por ejemplo en BET han sacado dos novedades y una es Madiba (USA), una historia de Mandela en formato miniserie a partir de un par de autobiografías suyas -sí, un par, es una de esas semanas- y con un nada convincente Laurence Fishburne más ocupado en estar que en ser. Claro que, a ver, ¿quién se puede creer que Fishburne tenga 25 años? Creo que es un nuevo récord de alsalirdeclasismo que… pero me estoy desviando. La historia nos cuenta lo que ya sabemos con actores que nos suenan –Orlando Jones también pasa por allí- y más vale que estés muy interesado por el tema porque ellos pasan. Eso sí, si sobrevives al tostón siempre podrás decir que es muy interesante. Supongo.

De la webseries a los canales… ¿Puede Viceland ser considerado habitual? Bueno, el caso es que ese ha sido el camino seguido por Nirvanna The Band The Show (CA) una comedia musical excepto por la parte musical que lo acaba convirtiendo en una suerte de mockumentary. Y… bueno… eso. Canadiense. En fin, que la idea no es mala pero digamos que se me ocurre un par de formas en las que esto podría mejorar.

Lo mejor de Powerless (USA) son los títulos de crédito. Son inteligentes, realizan una función que incluye un repaso por la editorial y el colocarnos en el punto de comprensión de lo que vendrá detrás. Quizá podríamos discutir la ejecución o la originalidad pero el punto de partida es ciertamente inteligente. En cuanto al resto.. bueno, los actores están bien elegidos, y de aquellos minutos que vimos el año pasado a lo que se ha acabado emitiendo ha habido tantos cambios que al menos un par de las escenas son exactamente las contrarias de las que se nos mostraron -concretamente el accidente inicial y la persona que llega nueva a la oficina- por no contar que mencionan a Bruce Wayne tantas veces más que Gotham que incluso podríamos decir que se menciona más que en las últimas tres películas. Por suerte el cambio de estilo ha sido para hacerla más parecida a Better Off Ted y, como decía, los actores están bien elegidos. Así que presupongo que hay una buena comedia en algún lado, que acabaremos viéndola con algo de pericia, y que quizá el piloto anterior realmente tenía menos recorrido. Puestos a ser positivos.

Con The Quad (USA) parece que BET quiere acercarse a Shondaland. Lo que no es necesariamente algo malo, faltaría más. Lamentablemente carece de, por sorprendente que pueda resultar, cualquier tipo de sutileza tanto en los personajes como en la intencionalidad de la trama. La idea de hacer un drama universitario es muy buena, el resultado es tirando a la brocha gorda. Pero podemos presuponer que al menos como telenovela puede acabar cubriendo un espectro de locura que parecía estar ocupando OWN.

Yo confío en Víctor Fresco, la mayor parte de su trabajo suele estar en el lado alto de casi cualquier temporada, tanto Better off Ted (sobre todo) como Andy Richter Controls the Universe tenían rasgos de genio e incluso en su trabajo mercenario para My name is Earl o Dinosaurios solía tener un gran nivel. Lamentablemente su Sean Saves the World era tirando a flojo y esta Santa Clarita Diet (USA) es un batiburrillo. Buenos actores, muchas apariciones especiales, golpes de humor y de genio de manera puntual, todo perdido en una innecesariamente complicada trama que se va enredando y perdiendo en si misma en lugar de hacer avanzar la historia. No sé si es por estirar un concepto inicial, si es por autocomplacencia o porque ha tenido un exceso de libertad pero me temo que, de nuevo, Fresco ofrece una serie que, por muchos destellos momentaneos de genio que encontremos, está muy por debajo del nivel que él mismo marcó.

Hay muchas maneras en las que podría hablar de Superior Donuts (USA), la primera es que es una comedia tan CBS que cuando la vi pensé que era rarísimo que un canal hubiera decidido emitir una comedia tan CBS como esta, hasta que caí en que era para la CBS. Otra es decir que para una obra de teatro con cierta aceptación pero un consenso en que en realidad era más un efecto de placidez que un fondo real la adaptación ha decidido tirar más por el sentimiento que por el fondo, llenando la diferencia con clichés. Por último podría ofrecer la siguiente lectura: Adaptando una obra del ganador del Pulitzer y el Tony Tracy Letts, adaptada por los guionistas de Community, Scrubs y creadores de Nobody’s Watching Neil Goldman y Garrett Donovan así como por el candidato al Emmy por Frasier Bob Daily, protagonizada por el dos veces ganador del Emmy por su trabajo en Taxi, dos veces ganador del Tony, una ganador del Globo de Oro, múltiples premios menores y candidaturas más a estos mismos premios y a otros muchos entre los que destaca una al ÓscarTM Judd Hirsch,  la ganadora del Globo de Oro Katey Sagal o actores tan reconocibles como David Koechner llega una comedia que les permite comer caliente una temporada y quizá comprarse algo bonito y ahorrar para el futuro.

Ahora bien, si creíais que el resto de pilotos de la semana eran flojos es porque no habíamos llegado aún a Training Day (USA). Que como adaptación es innecesaria pero como piloto es vergonzoso, no porque sea difícil entender su trama -antes al contrario- sino porque es difícil entender qué pinta Bill Paxton aquí. La CBS continúa así una racha de errores que, francamente, no creí que fueran capaces de juntar. Un desastre televisivo que lo único que logra que te preguntes es: ¿Cómo ha podido pasar esto?


No hay demasiada televisión hoy en día.

Mucho he leído estos últimos años que “Hay demasiada televisión hoy en día”. Más de las que me parecen razonable, sobre todo cuando el motivo que se da para afirmarlo es que hay ahora más que antes y que no da tiempo a verlo todo. Reconozco que en ocasiones incluso me sorprende. ¿Realmente alguien tiene el interés o la intención de verlo todo? Pongamos que sea no un Todo de TODO sino de Lo que me podría interesar. ¿Realmente alguien cree que esto es malo? ¿Que solo ocurre en la televisión? ¿Que el resto de críticos, comentaristas y opinantes en distintas áreas sí que se conocen ese Todo de lo suyo? Más aún, ¿no entienden los problemas asociados? ¿Los problemas filosóficos incluso?

Una de las Leyes Universales -al menos de las que yo considero como tal- es “Nunca podràs abarcarlo todo, y no debería preocuparte”. Da igual los buenos propósitos que te hagas, en cuanto tengas un mínimo de curiosidad veràs como una cosa lleva a la otra y siempre hay màs que conocer. Así que no tiene sentido agobiarse por no llegar, es un imposible. Puede que sea un imposible alentado socialmente, pero sigue siendo un imposible y, por tanto, solo saldrá de esa idea un sentimiento de frustración que tampoco merece la pena.

Ahora bien, volvamos a la frase para desmontarla. “Hay demasiada televisión hoy en día”. Podemos empezar por el final para señalar que esa idea de que es hoy cuando la hay en realidad podríamos haberla dicho durante muchos años, esos gráficos de cantidad de series producidas ponen números, sí, pero no explican lo fundamental. ¿Es que antes la gente se veía TODO? Mi experiencia -y esto puede ser un sesgo, lo sé- es que no. Que ni en los tiempos en los que en España había una única cadena la gente veía toda la programación de ficción. No digamos ya según fueron aumentando.

Porque ese es el segundo punto “televisión” suele querer decir “series”, pero no hay una correlación real. Televisión emitida para cubrir el día hay dese hace años. Sí, al principio eran solo unas horas, en España y fuera, pero eso cambió en poco más de un par de décadas. De nuevo el sesgo me hace sospechar que ni con el VHS se hubiera visto todo. Y es que ese todo rara vez es TODO y muy a menudo Lo que me gustaría ver. Pero, ¿realmente no hubiera descubierto otros programas que ver? Sospecho que sí, pero el trabajo de la crítica televisiva se ha fijado siempre en otras cosas. Incluso cuando se puedan encontrar textos noventeros quejàndose por el mal horario de emisión de Dimensión Desconocida por parte de alguien inesperado. Las emisiones en horario ‘de trabajo_ o ‘de sueño’ causaba diferencias entre lo que unos y otros veían e, incluso, conocían.

Más aún, vayamos a ese “Hay”, ese verbo de existencia que nos sirve para recordar el carácter no degradable de los programas. Sí, muchos de los más antiguos se emitieron en directo, algunos se perdieron al regrabarse en las cintas que los contenían, no todo es accesible de manera sencilla… No lo dudo. Pero ese “Hay” nos recuerda también que ha habido una acumulación. Que esto existe pero existe como dice lo otro “hoy en día”, que el año pasado algunas series acabaron. Y el anterior, y todos los que vinieron. Existieron series antes y si es difícil no entender cuando se dice que la multiplicación de canales y series, de ofertas incluso fuera del formato tradicional y el canal típico, es elevado imaginad si además la gente se parara a considerar como lógico que también en el pasado se creaba. Que muchas de esas obras merecen ser revisadas. Que, por gustos incluso, hay varias que más valdría conocer. Sobre todo si después quieres hablar de las que tenemos o de sus cambios e innovaciones. Algo a lo que espero más que sospecho que nos acabarán llegando los medios modernos, la posibilidad de almacenar una serie antigua. Espero que algún día esa oferta sea real, que se pueda recuperar Los Grant o Urgencias o lo que nos pida el cuerpo. Métodos hay, por supuesto, pero la cosa es: ¿No será la existencia sumada de todo lo que vino antes de nosotros un motivo más que sobrado para considerar que ya había mucha màs televisión de la abarcable?

Quizà ese es el asunto màs serio. “Demasiada”. ¿Por qué demasiada? Volvamos a la comparación interdisciplinaria, y si “Demasiada” es la televisión, ¿que es lo que hay en el cine? Otro medio con producción amplia y con la posibilidad de crear y que la obra no pase del circuito de festivales, o vaya directa al VoD como nueva versión del Directo a Vídeo. -Sin que desaparezca ninguna de las dos, claro-. ¿Y los libros, cuando la cifra de publicaciones tiene una novedad anual de títulos muy por encima no ya de los 50 sino incluso de los 70 mil? De nuevo, ¿por qué es “Demasiada”?

Miremos a nuestro alrededor por un momento. Miremos incluso en esos medios que ya empezamos a tener. En Netflix el número de series es bastante amplio. Algunas de ellas ya no son anglosajonas. Incluso aunque USA siga siendo la cabeza de león y UK produzca sin parar y el resto venga detrás a ofrecer cosas. Hay series europeas, sudamericanas, asiáticas… orientales sobre todo pero confío en que vayan incorporándose del resto de Asia igual que espero que vayan apareciendo africanas. De nuevo series a unir a la pila, series que a su vez tienen su propia pila histórica detràs.

Establecido, confío, que ya hace tiempo que podríamos haber hablado de que hay cantidubi mogollón pasemos a considerar lo que este aumento de la producción ha significado. Más canales, más producciones, diferentes públicos. Diversidad. A la hora de crear series para distintas franjas de edad y de interés, para reflejar familias y tradiciones fuera de lo normativo, para intentar buscar otros tonos. Y sí, Sturgeon dice lo que sabemos. Pero igual que no vivimos una edad dorada tampoco estamos superados por la oferta. Simplemente, hay más para escoger y eso significa que si a alguien le hubiera apetecido ver vampiros gays hubiera tenido The Lair igual que Underground, Power, Insecure, Atlanta o Greenleaf permiten ofrecer distintas historias con protagonistas afroamericanos. Que puede que a ellos no les parezca suficiente. No me lo parece a mí de lo que a mi me gusta pese al aumento de series de terror y asociados los últimos años, imaginad lo que puede opinar un asiático-americano o una discapacitada de la enorme variedad ofertada. A veces hablar desde el privilegio de la normatividad produce estos efectos.

El problema es, por tanto, que queremos llegar a todo. Pero en eso pasa como con los libros y tantas otras cosas. Más nos vale aceptar que tenemos un conocimiento razonable que tener la arrogancia de creer que nada se nos escapa. Sí, esto puede producir que tardes -o peor aún, que no llegues- a obras que te hubieran podido encantar, pero sospecho que no te tranquilizará saber que eso ya pasa porque ni la exposición publicitaria, ni el dinero de las cadenas, ni lo que la crítica tiene como temas recurrentes consigue captarlo todo.

Cómo siempre, quizá una crítica más centrada en descubrir que en sancionar podría ayudar. Pero seguiría sin dar para todo y, además, tanto lo que ofrece necesita análisis -no todo va a ser resúmenes y catálogo- y necesita también un modelo económico viable, con los problemas aparejados a ello.

Quedémonos, por tanto, con la idea de que hay lo que hay, que no hay que olvidar que muchas veces es más de lo que creemos, que podría haber más o menos pero lo importante es aceptación y tratar de conocerlo en la medida de lo posible.

Y que no es un tema de cambio en la oferta, es un cambio en todo el sistema y tenemos que aprender a aceptarlo y usarlo en nuestro provecho. Mientras tanto, cuanto màs, mejor.


¡Libros que Llegan! Edogawa, “Figuras ocultas”, Rivera Garza y más

Una accidentada semana más aquí están los libros que han tenido la suerte de llegar. No son los títulos que esperaba pero al menos son los que tengo, así que vamos antes de que me entren ganas de decir alguna barbaridad a soltar ese…

¡Que entre la pila!

El lagarto negro de Rampo Edogawa, ed. Salamandra

¡RAAAAAAMPOOOOOOO EEEEEEEEEEDOOOOOOOGAAAAAWWWWAAAA! Ya, ya. En este caso es una nueva traducción al Español de una de sus historias detectivescas clásicas. También diría que de una de las más contenidas, por su puesto sigue estando esa imaginación y algunos rasgos oscuros, aunque sin los extremos grotescos que podía llegar el gran Edogawa.

Figuras ocultas de Margot Lee Shetterly, ed. Harper Collins

Ese espanto de traducción de título sirve a, supongo, el bien mayor de vender el libro aprovechando la película. Por supuesto si le quitamos la portada nos sigue quedando el texto, que en este caso es interesante y útil. No sé si merece mucho la pena que hable de algo con tanta presencia aunque haya sido fuera de este libro y dentro de “Ah, hay un libro, suena interesante”. Pues sí, y aquí está.

Había mucha neblina o humo o no sé qué de Cristina Rivera Garza, ed. Literatura Random House

Rivera Garza, que tantos años ha sido publicada aquí por Tusquets, hace el paso a Literatura Random House con una obra que es menos ficción y más homenaje. Concretamente a Juan Rulfo. Un acercamiento interesante de una autora que quizá no ha sido tan valorada como debiera.

A propósito de las mujeres/ La ciudad y la casa de Natalia Ginzburg, ed. Lumen

Dos nuevas obras de Ginzburg que Lumen nos trae, una recuperándola de Debate, la otra recopilando diversos cuentos. En cualquier caso una autora que merece ser completamente recuperada.

Vernon Subutex 2 de Virginie Despentes, ed. Literatura Random House

Que no se nos pase, que ya ha salido el segundo.

Joe Dante, en los límites de la realidad de Álvaro Pita, ed. Applehead

Completísimo libro sobre Dante por una persona con acceso directo al director y el tiempo y capacidad para peinar sus creaciones, investigándolas desde dentro. Podemos estar más o menos de acuerdo en algunas apreciaciones pero si se tiene interés en el director es imprescindible.

La fábrica de canciones de John Seabrook, ed. Reservoir Books

Una historia de la creación de canciones desde un punto de vista menos gutural y más científico, diferentes ramas trabajando para crear alquimia entre científicos y expertos artísticos buscando crear superéxitos como si fueran otro producto de ingeniería capitalista. De todo esto, con muchos viajes, es de lo que viene a hablar el autor.

La CIA en España de Alfredo Grimaldos, ed. Península

Lo que la CIA hizo en España -o, si acaso. lo que se sabe que hizo, al menos de momento- ha sido objeto ya de un par de libros. Este ha sido el último, y de ahí que cuente con novedades. Dudo que haya algo que pueda mover titulares, pero nunca viene mal saber que este tipo de libros se va publicando aún.

Un misterio en Toledo de Anne Perry, ed. Ediciones B

No, en el original no dice Toledo por ningún lado, pero ya que es además el libro número 30 de la colección dedicada a Pitt y Charlotte creo que no está de más reseñarlo por aquí.

Legado mortal de Mary Higgins Clark, ed. Plaza & Janés

Siguiendo con las clásicas publicando sus novelas de misterio -debe ser cosa de la época- aquí está la más que veterana Mary Higgins Clark.

Repostería con Anna Olson, ed. Boutique de Ideas

Edición argentina -con todo lo que ello conlleva- del libro de repostería de Anna Olson que se trajo por aquí aprovechando su viaje a España y que tiene algunas recetas interesantes.

Dos detectives y medio (Perrock Holmes) de Isaac Pamiola, ed. Montena

Nueva serie infantil, niños y un perro maravillas para resolver casos. Que no me parece mal para ofrecerles.

Vivir con Hilda (y sus inconvenientes) de Bel Olid y Mercé Canals, ed. Planeta

El nuevo Apel·les Mestres llega ya, con una historia de animales que lo es también sobre la convivencia y sus problemas.

En fin, toda esta variedad por la semana. Para la semana próxima más y más variado, o eso espero. Hasta entonces, como siempre, ya sabéis… ¡Nos leemos!


Comencemos la semana con Apple Tree Yard (UK) que tiene a su favor una estupenda Emily Watson aunque le hayan dado un extraño aspecto. En general el reparto es bueno pero la trama… bueno, la obra original de Louise Doughty es, digamos, funcional. Y, claro, los actores llegan hasta donde llegan. Un buen relleno, aunque no espectacular me temo.

Un poco mejor en trama, algo peor en los actores, Cardinal (CA) ofrece también la adaptación de una novela negra -concretamente de Giles Blunt, al menos de la primera, pero poner el nombre del personaje en lugar del libro favorece hacer más temporadas si esta funciona bien- de modo que os podéis imaginar el resultado.

Con las huellas del SNL por todas partes (Sudeikis y Michaels son los productores, Robinson uno de los protagonistas) esta comedia de amigos, Detroiters (USA), es antes que nada amable. Dos tipos no muy inteligentes pero con mucho corazón y un propósito común. Agradable hasta el reblandecimiento. Quizá pueda avanza a otra cosa pero parece muy entregada en ofrecer una mirada amistosa y confortable como para intentar nada más.

En principio una mini, Mary Kills People (CA) es un drama con partes humorísticas o quizá todo lo contrario, una historia sobre una mujer -estupendamente interpretada por Caroline Dhavernas– con un negocio muy particular y la forma de llevarlo adelante. Se nota en alguna cosa que aún está algo verde, en el tender a tropos habituales en algún personaje poco menos que esbozado, pero no es mal comienzo. A ver cómo sigue.

Para los más pequeños la CBBC ha puesto Numberblocks (UK) a enseñarles los números básico. Y parece un programa que con esos objetivos claros sabe lo que hace y por donde tirar. No tiene mucho contenido porque todo se concentra a lograr eso que intentan.

Y llegamos al más que esperado final. Sospecho que de Riverdale (USA) os vais a cansar de leerme. Porque al margen del espantoso tinte de pelo del neozelandés o del de Sprouse lo que tenemos es un punto intermedio que parece más que dispuesto a tomar el relevo a PLL jugando a parte de sus historias. Por un lado tira de Murder Mystery y trata de capturar parte de lo que hacía Verónica Mars o The Vampire Diaries, por el otro deja claro su interés por la parte de Drama Teen que Gossip Girl y, sobre todo, The OC -por la abundancia de tramas paternas- realizaban. De momento lo que está claro es que el origen de Archie es tirando a excusa por mucho Roberto Aguirre-Sacasa que esté ocupándose de la serie. Y que a muchos personajes solo les hemos visto de pasada, como a Regie, o a penas se nos han mostrado como Jughead. El esbozo de este piloto hace poco por formarnos a la idea de cuál de las dos vías prevalecerá. Bien es cierto que ni PLL comenzó con el locurón que acabaría siendo, pero al menos algo apuntaba. Aquí hay cosas poco interesantes -la forma de retratar a Kevin Keller es tanto ajena a la del cómic como tirando a estereotípica, por poner una-, cosas que necesitan mucho más trabajo y cosas que ya veremos por donde salen. Pero la verdad es que no hubiera estado mal un poco más de chicha, perdón, de mordiente, chicha han ofrecido lo que han podido, algo más diferenciador para este piloto. Al margen de que vaya a seguir viendo la serie, por supuesto.


¡Libros que Llegan! Du Maurier, “Cómo se hizo Donald Trump”, Chaviano y más…

Seguimos poco a poco con las novedades. Esta semana con algunas nuevas apariciones que no por estas en esta temporada baja son menos interesantes. Publicar un libro estos meses es un acto de cierto tipo de fe y, por otro lado, garantiza una menor competencia. Por supuesto también hace más difícil que por grandes que sean los ditirambos se acuerden los medios tradicionales a final de año, pero esa es otra guerra. En fin, no os voy a molestar más con las políticas del libro, mejor vamos directamente a lo que os interesa. Así que…

¡Que entre la pila!

Mi prima Rachel de Daphne du Maurier, ed. Alba

9788490652671_1

Que haya una mujer fascinante en el centro de un libro de Daphne du Maurier sospecho que no os sorprenderá, pero eso no significa que sea similar a otras obras de la autora. Sí, vuelve a haber una mujer, una propiedad familiar y muchas dudas sobre lo sucedido. Pero esta vez estamos viendo la historia desde un punto de vista masculino, un primo de la persona que se casa y las distintas opiniones que va desarrollando sobre esa extraña. Como decía, puede sonar familiar pero esta Rachel es un personaje distinto.

Extraños testimonios de Daína Chaviano, ed. Huso

daina

Gótico caribeño. Así es como denomina la autora su estilo de literatura fantástica. El uso de los mismos y sus recursos para hablar de otros temas reales – un clásico del género- y su particular visión reflejada en estas páginas le sirven para ofrecer algo distinto con un formato clásico. Llevábamos un tiempo sin saber de ella en España, es bueno que lo podamos hacer con este libro de relatos.

Cómo se hizo Donald Trump de David Cay Johnston, ed. Capitán Swing
DavidCayJohnston_ComoSeHizoDonaldTrump-450x702

Conocido periodista de investigación, autor de libros como Divide sobre la brecha de desigualdad y de artículos centrados en muchas ocasiones en los trucos de las grandes empresas y los poderosos para salirse con la suya mientras el resto se hunde, por los que ganaría el Pulitzer, una carrera en la que era imposible se hubiera encontrado antes con Trump. De modo que poner esos encuentros en perspectiva y organizar un libro nuevo parecían algo lógico que hacer. En esta obra Johnston intenta hacer ambas cosas, explicar de dónde viene y cómo ha logrado triunfar pese a su ansia de atención y sus numerosos problemas legales. No sé cuántos libros llevamos ya sobre el tema, pero me da la sensación de que aún nos queda mucho para llegar a explicárnoslo.

La desesperación de los simios y otras bagatelas de François Hardy, ed. Expediciones Polares

C0Yj0o0WIAAYmGU

Hardy decidió hace casi una década que era el momento de escribir una memorias. Su salud se iba quebrando, notaba la edad, todo eso que anima a hacer repaso. Por supuesto lo que cuenta es interesante para sus seguidores y para los que quieran conocer un poco más de ese periodo. Sus opiniones están más cerca de lo que podríamos esperar de alguien de su edad y posición, qué le vamos a hacer. Es normal que se use su imagen del pasado, esto son memorias y sobre ellas se van proyectando. Que cada cual decida.

George Orwell fue amigo mío de Adam Johnson, ed. Seix Barral
portada_george-orwell-fue-amigo-mio_adam-johnson_201610271002

¿Por qué cambiar el nombre original de Fortune smiles al de este otro relato? Quizá porque permite dar una idea de esa aproximación a la ficción especulativa, quizá porque lo consideran mejor que el que daba título o que Nirvana. ¿Quién puede entender la mente de un editor? En cualquier caso, una interesante colección de relatos sobre la vida presente y sus posibilidades y problemas -siempre atados a las personas aunque sea a través de la mejora de la técnica- justamente reconocidos.

Sol robado de M.O. Walsh, ed. Tusquets

portada_sol-robado_mo-walsh_201610191838Un joven mirón a finales de los ochenta, su vecina espiada, una población y un suceso violento que es revisado, por supuesto, años después cuando todos los que se vieron envueltos en el suceso han crecido, se han distanciado peor muestran aún las marcas. A ver si creíais que esto en libro no se iba a poder hacer.

La otra piedad de Laura Massolo, ed. HusootrapiedadResulta sorprendente que con una trayectoria como la de Laura Massolo haya tardado tanto en llegar a España uno de sus libros. Pero una vez que ha conseguido acercarse por aquí tendremos la oportunidad de comprobar si su fama, sus premios y candidaturas, y su fama en latinoamérica tienen una base firme. Me parece un buen motivos para editar a alguien.
La canción de las sombras de John Connolly, ed. Tuquets

portada_la-cancion-de-las-sombras_john-connolly_201610191837

Nuevo Charlie Parker. Así que ya sabéis, caminar por el límite del fantástico con un detective que está ya muy rodado. Y que en ello sigue.

Palabras sin música de Philip Glass, ed. MalPaso

Musica_sin_palabras

Biografía centrada sobre todo en su relación con el lado musical de uno de los más influyentes creadores de la música clásica en el Siglo XX. Aún sigue adelante pero, de momento, tenemos esta manera de acercarnos a sus opiniones y a su persona.

Glorierias de Gloria Fuertes, ed. Torremozas

gf003B_ml

No hay como una fecha conmemorable para recuperar libros. A ver si esta vez hay suerte y se le hace a Gloria Fuertes el caso que se merece.

– Me acuerdo de Georges Perec, ed. Impedimenta

fit-230x360 (1)

Siguiendo con recuperaciones interesantes, nada menos que el Me acuerdo de Perec. Que no deje de estar disponible.

Historias de miedo para contar en la oscuridad de Alvin Schwartz, ed. Océano Gran Travesía
Historias-de-miedo-para-contar-en-la-oscuridad-3D-673x1024Primero de una serie de libros con historias cortas -algunas MUY cortas- de terror para adolescentes y mayores y.. bueno… un poco de todo. Incluidas las ilustraciones.

¡Y hasta aquí hemos llegado! La semana que viene cogeremos un poco de fuerza pero, mientras tanto, mantengamos todos la calma y, por supuesto… ¡Nos leemos!

 

 


Volanderas

De entre las cosas que más me cuesta entender está la falta de curiosidad. Ese extraño convencimiento de que estamos bien con lo que sabemos o, peor aún, que no hay manera de que supiéramos más. No me refiero a la memorización, claro. No es algo que vea interesante salvo para un concurso, un examen o algún otro asunto en el que importe más el premio que la utilidad. Y es que los que llevéis ya lo suficiente soportándome habréis tenido que leerme ya alguna de esas Verdades Universales como “Nada gusta a todos, pero todo gusta a alguien”, “El problema del impacto es que solo se puede medir a posterioridad” o la relevante para este caso “Es imposible conocerlo todo”.

La producción -escritura, edición, publicación… Lo que queráis- de libros en inmensa incluso centrándonos solo en lo que se publica en español en España, seguir el rastro de los pilotos solo en inglés es de por sí una tarea de locos, y si parecía sencillo estar al día de las tiras cómicas ahora llegaron los webcómics. No es una queja, antes al contrario, a mayor variedad mayor posibilidades de encontrar algo que sea diferente o algo que nos llame directamente. El problema es llegar hasta ello. De nuevo cosas que me habéis leído mil veces: es una pena no conocer mejor lo que se publica en otros países, lo que se filma en distintos idiomas, no conocer lo que están haciendo no solo en el otro lado del mundo, muchas veces tampoco los vecinos más cercanos -¿habeis leído recientemente algún buen artículo sobre las mejores series portuguesas de la actualidad?- y, a veces, en el cuarto de al lado -¡la producción de las cadenas regionales y locales, ese desconocido!- que podría ayudarnos a conocernos mejor y a modificar lo que ya hacemos. Pero no solo eso, los estudios culturales y su impacto al hablar del pop han favorecido desde la aparición de los Fan Studies a que haya multitud de lecturas de distintos temas y fenómenos desde múltiples posiciones que en ocasiones -nah, es broma, en realidad ahí debería poner “habitualmente”- chocarán creando debate. Y eso por no pensar en que si es difícil mantener el ritmo con lo que ocurre en el momento la cantidad de material ya producido es completamente loco. Y todos esos creadores y participantes, muchos no debidamente recordados y festejados. ¡Algunos ni siquiera en vida!

En fin, que me he pasado un año sin tiempo para nada. Convencido de que algo tenía que haber porque la cantidad de temas sobre los que se me ocurría algo era enorme. Pero no tenía un momento o una posibilidad de expresión. Lo más cercano era tuiter. Así que imagínate 

De ahí surge la idea para estas Volanderas. Yo me tendré que conformar con ellas, vosotros también. No habrá de momento regreso de LaColumna en subversión quincenal temática -qué le vamos a hacer- ni tampoco en la de actualidad alternada con la primera los lunes.

Pero voy a intentar mantener esto. Cuando tenga un rato, algo que contar y batería intentaré aprovechar para hacer un texto breve -mi idea de breve, al menos- aunque sea nada más para que quede constancia. Supongo que hablaré de lo que más me interesa, así que habrá mucha TV, muchos libros, algo de ensayo, quizá cómics, puede que incluso música… ¿Quién sabe? Con mi batiburrillo de intereses no puedo asegurar nada. Llevo casi un año para sacar aquí la Trilogía de Las Guerras de la Crítica, imaginad saber de qué voy a querer hablar mañana.

De momento lo importante es que aquí están las Volanderas. Veremos ahora lo que planean.


En esta semana de terminar con lo que quedaba de otoño para empezar con las novedades de invierno o con los esperados regreso de series (bueno, mini-regresos, que muchas emitirán un par de capítulos y se pondrán de parón de nuevo) no hay muchas novedades, así que uno casi podría alegrarse de cosas como Six (USA). Mini-serie pseudo-documental o algo sobre el Navy SEAL Team Six. talibanes y blablabla. Como ser es bastante rutinaria,aunque supongo que a los amantes del bélico les gustará más. Yo me conformo con que esté protagonizada por Walton Goggins. Poco más.

 

En cuanto a Throwing Shade (USA), adaptación del teórico podcast que en USA deben conocer o algo. Bueno… Mal no está como repaso a la actualidad y eso. Pero se nota la falta de dinero en la producción y el formato original. Podría estar mejor, quizá con algo de rodaje, pero no sé si para entonces habrá alguien para avisarnos. Y no es que falten buenas ideas, conste, pero necesita tiempo.

 


¡Libros que Llegan! Coe, Japón Fantástico Siglo XXI, López Rubio y más

Empieza el año… o terminan las fiestas… el caso es que vuelven a publicarse libros. No muchos de momento, que aún estamos de resaca y ya sabemos todos que esto no mejorará hasta que a mediados de marzo decidamos que podemos empezar a considerar que quizá para el Día del Libro hay que comprarse algo. Aunque, claro, con lo mal que cae este año… pero no le demos más vueltas. Lo importante ahora es ahora lo importante. Han salido libros nuevos, estamos aquí para hablar de ellos y son estos. Es decir:

¡Que entre la pila!

El número 11 de Jonathan Coe, ed. Anagrama
xthumb_15969_portadas_big.jpeg.pagespeed.ic.JfPbGImfgB

Coe puede estar produciendo algo más de lo habitual estos últimos años pero no tiene por qué ser una mala noticia. Al fin y al cabo sus libros tienen un nivel lo suficientemente bueno como para que sigamos celebrándolos. Más si, como en este caso, hay un cierto sentido de continuación con esas primeras obras, en este caso con esa mirada incrédula y ácida que en ¡Menudo reparto! hacía de las élites inglesas y su forma de repartirse el pastel apartando a patadas al resto de clases sociales. Así que aquí, con un poco menos de locura y más variedad de tramas en sus personajes intenta explicar la Inglaterra de los últimos años. Cierto es que queda antes del Brexit, pero espero que todos estemos de acuerdo en que eso merece novela a parte..

Japón Fantástico Siglo XXI de VV.AA., ed. Donostia Kultura

l_portada-japn

Como ya llevamos un poco de Siglo XXI en la Semana de Cine Fantástico y Terror de San Sebastián han pensado que sería buena idea continuar con la publicación de sus textos sobre el cine asiático fantástico, al menos con el del cine japonés. Y si bien se centra en un solo país y el reparto del mismo tiene más de revista que de publicación, además de contar con un grupo de sospechosos habituales (Antonio José Navarro, Antonio Trashorras, Jesús Palacios…) el conocimiento y buen hacer de Daniel Aguilar como coordinador logra que resulte un repaso interesante. Que quizá podría haber dado más de si pero que ya habrá tiempo, total, aún hay mucho Siglo XXI por delante.

Roque Six de José López Rubio, ed. Barrett

9788494598210

José López Rubio es uno de los genios del humor de inicios del Siglo XX español, un renovador que estuvo en las vanguardias con Gómez de la Serna y en  Hollywood con Edgar Neville y Jardiel Poncela. Así que siempre es buena noticia que esta novela, que reaparece cada cierto tiempo, mostrando lo que podía haber sido el humor español que tanto movimiento tuvo en los veinte si detrás de ellos no hubieran llegado los treinta.

Saint-Exupéry en la guerra de España, ed. Ken

Camisas_GUERRA.indd

Saint-Exupéry estuvo varias veces en la Guerra Civil española para realizar crónicas de lo que estaba sucediendo para un par de diarios franceses, en ellas más allá de una crónica bélica del conflicto procuró hablar de los horrores de la guerra y reflexionar sobre su componente inhumano. Eso es lo que nos traen en este pequeño volumen.

El gabinete de los delirios de VV.AA., ed. Valdemar

Maquetación 1

Otra de esas antologías temáticas a las que nos tiene acostumbrados Valdemar, esta vez con los Sabios Locos como centro argumental. Dentro  un repertorio de clásicos que incluyen el propio Valdemar de Poe o el Herbert West, Reanimador de Lovecraft junto con obras menos conocidas de autores bien conocidos como H.G. Wells, Hodgson, Doyle,  Asthon Smith, Bierce, Hoffmann, Hawthorne o Machen y la participación de otros autores menos habituales como L’Isle Adam, Erckmann-Chatrian,Starrett, Wollheim o Langelaan. Así que es un buen regalo para el interesado en el tema pero también una buena incorporación por selección y autores a cualquier colección propia.

Mentiras que matan de Sophie Hannah, ed. Roca

2606

Como decía al principio, empezamos a movernos. De ahí novedades como esta de la británica Sophie Hannah, una historia de culpas secretas que pueden ser más peligrosas que las acusaciones públicas.

El motel del voyeur de Guy Talese, ed. Alfaguara

EAL26648

Seguimos moviéndonos. Y sí, esta es la del lío.

La pareja de al lado de Shari Lapena, ed. Suma

ESL90667

La apuesta para comienzo del año de Suma es uno de esos High-Concept Thriller que beben mucho de la relación y situación percibida femenina, en este caso en su relación con la maternidad. Porque la desaparición de un bebé debería afectar a todos por igual pero la realidad es que no a todo el mundo se culpa de la misma manera. Independientemente de lo que tengan que esconder

El vacío elocuente de José María Ridao, ed. Galaxia Gutenberg

9788416734368

Colección de ensayos de Ridao sobre la vida y obra de Camus, que no solo la parte de ficción se tiene que poner en marcha.

Por esta semana solo hasta aquí, que vamos aún poco a poco -y pronto han empezado a moverse, para lo que han sido otros años-.y aún así alguna novedad interesante, algo de variedad y una excusa para que volvamos a los libros y a las librerías. Aunque sea a poquitos. Mientras tanto y como siempre… ¡Nos leemos!