Repaso televisivo a 2018: El Sark de Oro Tv

No fue el peor de los años. No fue el mejor de los años. Pero ha sido un año. Como pasa con los libros, este año el repaso a las novedades va a ser más sencillo gracias a que a los Pilotos Deathmatch One Shot para ir llevando al día las anotaciones y que luego se me escapen menos programas.

Lo primero que debo decir es que ha sido un año de lo más entretenido Entre otras cosas porque se han estrenado menos series pero más seguidas. Y, sobre todo, porque para la segunda mitad del año la estrategia global de Netflix, seguida por otros medios pero aún con cierto tanteo, ha hecho que llevemos ya 25 series de las que marco con la O. De ellas vienen del mundo anglo las 2 de Gales y 1 de Irlanda. Pero hay mucho más. De La India han salido 4, de Japón 3 y luego ya 2 de Alemania, Brasil, Corea del Sur y México; y una de Colombia, Dinamarca, Francia, Italia, Polonia, Taiwan y Turquía.

A esas 25 novedades se suma la que llegó de Nueva Zelanda, que resultó ser Wellington Paranormal, una comedia fantástica más o menos policíaca apadrinada por Taika Waititi, Canadá ha estado muy tranquila con su posición como co-productora antes que como creadora original, que de esas sólo he registrado 4. Mientras, Australia se ha puesto las botas con unos inesperados 13 estrenos. Pero, como todos los años, ha sido Inglaterra con 55 y Estados Unidos con 170 los que han hecho la mayoría de estrenos.

Para quien esto escribe la acribillante mundialización de Netflix -mitad estrategia comercial, mitad estrategia económica- a ayudado mucho a esto. Las tradicionales persecuciones de novedades en las ‘networks‘ con cancelaciones rápidas y pilotos filtrados están casi desaparecidos. Los Upfronts son más interesantes por lo que se cancela que por lo que se anuncia y, en general, hay una desgana instalada que parece haberles dado un objetivo: Ir a su rollo y sacar sus novedades y si algo no funciona se pasa al sábado, o al domingo, o se espera para usarlo de relleno en fiestas. Porque, sí, la FX puede decir que cada año se hacen más series pero en realidad lo que ocurre es que se estrenan más series. Muchas de las cuales son extranjeras que llegan por fin a penetrar en el mercado USA: Mientras los USA se instalan en una plácida situación

Por contra en el resto de servicios no parecen tener muy claro qué hacer. En FaceBook da igual lo que estrenen que parece que nos enteramos cuatro. Incluso de Sorry for your loss. En Amazon la situación es casi ridícula. HULU no parece haber podido ni aprovechar la hola de series de terror que estamos teniendo. Y YouTube puede haber realizado su mejor año en contenido original, con mención especial para Cobra Kai, que ni ellos mismos saben qué es lo que quieren o cómo lo van a ofrecer. Al principio del año se llamaba YouTube Red, para marzo pasó a ser Premium y ahora no está claro pero parece que van a probar una otra cosa. A ver si esta vez se les da mejor, porque no parece que sean capaces ni de recordar a la serie que lo de hacer Elige tu propia aventura ya lo hacían ellos hace una década.

Al final queda la duda de si el año próximo se dedicarán a tirar por la nichificación definitiva -al fin y al cabo ya hay servicios que apuestan por ello, como Shudder– y por la creación de paquetes variados de servicios de streaming, que parece que va a ser el juego de Warner ahora que quieren tener un servicio propio además del de Nickelodeon, el de DC y el de HBO. Pero, claro, esto nos llevaría a un par de reflexiones más. Una es sobre el buen momento del fantástico, con series como Bobcat Goldthwait’s Misfits & Monsters o The Terror, tan distintas entre si. Por tener hemos tenido incluso grandes interpretaciones que eran mayores que las series que las albergaban, como el recital que J.K. Simmons ofrece en Counterpart. Pero también de los superhéroes, con estrenos que han pasado con más pena que gloria como Cloack & Dagger, o que han atraído atención por los motivos incorrectos como Titans. Pero lo que está claro es que no han dejado de aparecer novedades. Y que alguna, como la estupenda Black Lightning, han demostrado el espacio que queda para revolucionar género y tratamiento. Al margen de que Legends of Tomorrow se haya instalado como la versión definitiva de la JLI. Pero ese es otro tema.

Lo cierto es que lo más importante es que ha sido un año de intentos y reivindicaciones. En el que, por cierto, a quien esto escribe ha sido la poca mano abierta para cosas distintas y progresistas como DietlandAmerican Woman o Love Is ___, canceladas demasiado pronto. O la práctica sensación de invisibilidad para con Random Acts of Flyness o Soft Focus with Jena Friedman. Cierto es que otras series importantes, como Vida, han tenido mejor suerte. Y que los ingleses han seguido intentando hacer cosas diferentes como Black Earth Rising o Kiri.

Pero lo cierto es que ha sido un año interesante, en la que los británicos lo mismo te soltaban un concurso de coches de destrucción como Carnage que una comedia de abogados -por definirla de alguna manera- como The Split, y los estadounidenses igual permitían una pequeña joya oscura y humorística como Barry que sueltan al Ryan Murphy más desmadrado para 9-1-1. Y es que siempre hay títulos que merece la pena recordar y celebrar, al margen de todas las tendencias y broncas del mundillo.

Así que ya está bien de dar vueltas y hablar de unos y otros y vamos a por aquello a por lo que venís. Digamos ya aquello de: Los ganadores de los Sark de Oro TV 2018 son…


Mi teoría es que en la BBC alguien le tiene manía a Agatha Christie. Porque esta adaptación de The ABC Murders (UK) tiene un reparto estupendísimo para que luego -un año más- las decisiones de dirección y producción sean como de adolescentes con angst. La serie se salva porque Christie es mucha Christie y los actores demuestran tablas para hacer si no que navegue al menos que no se hunda demasiado la cosa aunque hay que reconocer la capacidad a los responsables para hacer tediosa, innecesariamente jactanciosa de su propia superioridad y tremendamente vacía una de las obras más movidas de la autora. Mención especial para Malkovich logrando componer uno de los peores Poirots que han visto las pantallas gracias al método Detective genérico con retortijones e insatisfacción vital que, de nuevo, parece menos fruto de la incapacidad que de las malas decisiones. Hay mucho que agradecer, celebrar y redescubrir del Murder Mystery británico clásico. Pero no está aquí.

El más que entretenido paseo internacional de la explosión de estrenos de Netflix nos lleva esta semana hasta La India para presenciar Selection Day (O) (In), una serie de la que estoy tan lejos de ser público que me sorprende no me haya salido un aviso para ver si estaba seguro de lo que hacía. Resumiendo mucho: La historia de dos jovencitos con potencial para ser estrellas del cricket. Aparentemente sigue todos los puntos de los biopics deportivos así que presupongo que por ese lado puede gustar. A mí me pareció un soberano… No soy su público, vaya.


Estrenar una nueva adaptación de Watership Down (UK) la semana de navidad es una idea tan extremadamente británica que me sorprende que no lo hayan hecho antes. Una vez visto el estilo de la serie lo que me sorprende es que esto se haya estrenado así. Y si la obra original no llevara décadas escrita y no tuviéramos un par de adaptaciones anteriores podría llegar a creer que es un extraño delirio de YouTube que a acabado convertido en serie para la BBC. En lugar de eso me limitaré a recomendar el libro original y a sentarme a esperar los innumerables memes a cuenta de la animación que espero aparezcan en breve.


Nueva serie de Netflix realizada en México. Lo agradecido que es esto de los estrenos internacionales. Pero, bueno, a lo que iba: Diablero (O) (MX) es la adaptación de un libro de F. G. Haghenbeck, Francisco Gerardo es lo que significan las iniciales. Quizá a los habituales de la sección de libros le suene porque es un autor que a mí me suele gustar y cuyas novedades -menos habituales de lo que serían deseables, también os diré- tienden a ser interesantes. El título adaptado en cuestión, El diablo me obligó, fue publicado en España hace unos seis años. En cualquier caso, la serie tiene un problema que el libro no. Y no me refiero al presupuesto para la producción. Me refiero a que el libro tiene 200 páginas y la serie ocho capítulos. Y se nota. Se nota que con dos o tres hubieran tenido más que de sobra y que van estirando temas y situaciones para disimular los huecos. Así que la idea no es mala -tampoco especialmente original, puestos a decir- pero el resultado está lejos de funcionar. Y no sólo por las interpretaciones. En fin, a ver si para la próxima…

Dentro de la inexplicable estrategia de YouTube para sacar contenido de pago llega Overthinking with Kat & June (USA) como comedia de esa que llaman de Humor Incómodo sobre dos compañeras de piso que son eso y poco más. La gracia, se supone, es poder escuchar los pensamientos de ambos personajes. Supongo. Lo cierto es que es un tipo de humor que nunca me ha hecho gracias y que aquí no parece que vaya a empezar a hacerlo. Las dos cómicas principales parecen tener una buena base pero la verdad es que parece que estamos antes ante una evolución de algún tipo de youtube -lo que debería haber imaginado desde el principio, por otra parte- que de una serie considerada como tal. En fin, supongo que no soy el público.

Rematamos la semana con The Long Song (UK), adaptación de la mano de Sarah Williams de la novela de Andrea Levy sobre la esclavitud y las plantaciones en Jamaica. El tipo de historia que podemos imaginarnos y que cuenta a su favor con unas interpretaciones estupendas de Tamara LawranceHayley Atwell. La primera en toda su shakespeariana tragedia, como sufriente heroína de corte clásico; la segunda disfrutando de un papel de villana bordeando pero sin caer en la caricatura del puro saberse intocable, también hay secundarios –Lenny Henry, por ejemplo- que logran bordar sus papeles. Así que supongo que esa vieja frase de que si vas a hacer algo clásico más vale que lo hagas de la mejor manera posible, vuelve a aplicarse. No sé si para alguien será una revelación pero está claro que es una magnífica miniserie. Tendrá que ir lo uno por lo otro.


¡Libros que Llegan! Hajdu, “Protesto”, McDowell y más

¡Y ya hemos llegado al final otro año más! A partir de aquí se acabaron los ¡Libros que Llegan! hasta el año próximo, hasta que después de Reyes las editoriales regresen al trabajo. Así que no os entretengo más, vamos con un…

¡Que entre la pila!

La plaga de los cómics de David Hajdu, ed. Es Pop

Que estupendo es este libro, cuanto tiempo esperando que lo trajeran a España. Se trata de un ensayo que nos cuenta todo lo que sucedió en los años ’50, cuando los cómics estaban en su momento de mayor popularidad y -por expresarlo de alguna manera- penetración social. El auge de historietas de temática adulta y su popularidad hicieron saltar las alarmas de un gran número de Amigos de la Decencia que decidieron cargar contra ellos no desde la crítica o buscando una manera de establecer niveles de acceso sino, directamente, arrasando todo lo que no fuera de su agrado. Esta crónica es de las que saben llevar adelante el tema, implicándote en los sucedido incluso aunque sepas cómo acabó todo. Comprar

Los elementales de Michael McDowell, ed. La Bestia Equilátera

Puro Gótico Sureño, estamos ante un libro que podría ser catalogado como dentro del terror, o al menos del fantástico, pero es sobre todo una obra en la que se nos muestra el desgaste que sufren sus personajes como propios de un entorno -físico y emocional- que acaba siendo tan restrictivo y como sofocante. Una gran novela. Comprar

¡Protesto! de VV.AA., ed. Anait Games

Siempre hacen falta más Estudios Culturales. Así que hay que estar más que contento de que empiecen a salir libros como este, estudios culturales centrados en la mujer y aplicados a un campo concreto como es el de los videojuegos. El tipo de publicación necesaria que, en este caso, llega en un formato de recopilación de ensayos de temas variados escrito por distintas autoras. Esperemos que sea sólo el primero de muchos. Comprar

Murder to Music/ Asesinato en el concierto de Anthony Burgess, ed. Ken

¡Más Burguess! Eso siempre es bueno. Aquí lo tenemos en una edición -ciertamente inesperada, y no me refiero solo a Lo Bilingüe– con un breve relato de parodia meta del policíaco clásico holmesiano. Un libro extraño que, sin embargo, servirá para disfrutar un buen rato de este autor tan original. Comprar

El diario de Virginia Woolf Vol. II (1920 – 1924), ed. Tres Hermanas

¡Segundo volumen de los diarios de Virginia Woolf! En ellos podemos seguir la pista de sus muchas pasiones, de sus reflexiones artísticas, de sus opiniones literarias, pero también ver desarrollada su vida, decisiones como la de mudarse a Londres, y los lazos de amistad que van y vienen con ello. Una buena manera, sin filtros, de conocer a la gran autora. Comprar

De Madrid a New York de Victoria Kent, ed. Renacimiento

¡Y otra gran noticia! Recuperar estos escritos variados de Victoria Kent que van de artículos periodísticos a conferencias a textos más privados como los de sus cartas seleccionadas permite echar un ojo al que fuera una de las voces más importantes de España en la reflexión y el ensayismo pero, sobre todo, en la dedicación a demostrar que las mujeres tenían también un hueco propio que ocupar. ¡Una estupenda recuperación! Comprar

Riceyman steps de Arnold Bennet, ed. Singula Sense

Sigue la recuperación de la obra de Bennet y, en esta ocasión, toca una de sus obras más conocidas pero, inexplicablemente, no traducidas al Español. O cuanto menos no en las últimas décadas. Se trata de un año en la vida de un pauperrimo librero de segunda mano, lo que permite a Bennet no solo hablar de los libros y el amor o reflejar la vida modesta, también desplegar todo el humor inglés por el que es conocido. Así que podemos regocijarnos por la publicación finalmente del texto. Comprar

Chilean Electric de Nona Fernández, ed. Minúscula

Una historia no solo de la historia familiar propia, también -y desde su propio punto de partida- de esas trampas que se hace a los demás y a uno mismo, cuando se decide recordar, o qué recordar, o cómo recordarlo. A partir de ahí todo lo delicado que es recordar el pasado en un país en el que, como el nuestro, hay tanto que intentar ocultar, va añadiendo una carga extra a la memoria. Y así, uniendo todas estas cosas, se llega a libros tan interesantes como este. Comprar

Enciclopedia de las Artes Oscuras de VV.AA., ed. La Felguera

Siempre es interesante ver lo que La Felguera tiene que ofrecernos. Y en este caso se han metido de lleno en la edición de facsímiles. De una manera más asequible, bien es cierto, pero su origen no deja de ser ese. Un texto que finge ser otro y se apoya en sus ilustraciones para ofrecerse como grimorio arcano y que ahora, entre la admiración y la distancia, recuperan en La Felguera para el público de este siglo. Lo único que yo hubiera preferido es, por supuesto, que hubieran mantenido, al menos, los textos en latín original. Total, ya puestos. Comprar

Cócteles, coctelería y bartenders de VV.AA., ed. BulliPedia

¡Proyecto estupendo, excesivo e inabarcable! Dentro de las muchas decisiones en apariencia enloquecidas de El Bulli la de montar una BulliPedia con los conocimientos culinarios de toda clase de asuntos es, sin duda, de los más interesantes. (Para quien esto escribe, al menos) Y hacerlo empezar con dos volúmenes sobre la bebida, uno para el Vino, otro para los Cócteles, da nuevas muestras de atrevimiento. Está claro que ante algo tan mastodóntico -dentro de estos temas van a salir varios volúmenes, aquí tenemos la introducción a ambas- son los inicios donde siempre hay más entusiasmo. Pero creo que es merecido, no solo por el magnífico equipo que han logrado armar para ocuparse de ellos, también porque, precisamente, su cualidad como introducción significa que se ponen las bases y que se descubre el tema para todos los lectores posibles. Esperemos que la obra siga adelante, incluso aunque eso signifique dedicar una estantería solo para ella. Comprar

Yokai de Fleur Daugey y Sandrine Thommen, ed. Astronave

Un acercamiento para los quizá-no-tan-pequeños a los monstruitos tradicionales japoneses en un álbum ilustrado que habla de algunos de ellos y sus peculiaridades. Una forma interesante tanto de acercarse a estos seres como a los que existe, culturalmente, a su alrededor. ¡E ilustrado! Comprar

Cuéntame otro, por favor de Raquel Rodríguez y Silvina Eduardo, ed. Fun Readers

Una forma distinta de entender los problemas y cambios que se afrontan con la convivencia de las personas mayores cuando los problemas mentales asociados a esa época de la vida comienzan a aparecer. todo ello desde el punto de vista infantil y explicado con una cierta alegría y humor que lo permita hacer más cercano a los pequeños. Una buena iniciativa. Comprar

 

¡Estoy aquí para ti! de Jochen Till y Zapf, ed. El Pirata

En un formato de página de cartón y pequeño tamaño, como para los más jóvenes de la casa, llega esta historia que intenta hacerles comprender que a veces las ganas de ayudar a la gente o las frustraciones cotidianas, tienen que ser comprendidas, y que conviene buscar alguna manera de hacer llegar nuestra idea de que se puede servir de consuelo al menos. Aunque sea viendo los fallos y buscando con persistencia de qué manera se puede ser más útil a la otra persona. No es el mensaje que uno esperaría para un cuento de estas características, pero sí el que tenemos Comprar

¡Hasta aquí! Es poco probable que salga nada más en estas fechas pero si ocurre será apuntado para la próxima. Lo que sí que tendremos es el ya tradicional repaso del año, Sark de Oro y toda la pesca. Además, donde ya sabéis habrá listas de libros, que para eso están. Pero bueno, que para todo lo demás esta sección estará sin mayor movimiento hasta entonces. Así que aprovecho para felicitaros las cosas felicitables y, por supuesto, emplazaros -o como se diga- al regreso de la sección. Y deciros, por supuesto, que hasta entonces… ¡Nos leemos!


Anda que vaya semana… Pero empecemos. Y toca hacerlo con YouTube. Llevaba una racha en la que sus novedades no estaban TAN mal, pero resulta que Champaign Ill (USA) nos manda varios pasos hacia atrás. A cuando parecía que se contentaban con comprar cosas que podrían haber entrado en [adult swim] o Comedy Central pero decidieron dejarlo de lado. Aquí tenemos una producción con tantos nombres detrás que casi te preguntas cómo se ponen de acuerdo para nada, y un par de caras medianamente conocidas. El argumento no podría ser más claro, tras años como entourage de un rapero de éxito -y amigo de la infancia- la muerte de este pone a un par de patanes de vuelta a donde empezaron. Se supone que el humor está en esta gente, en las cosas que hacen y en sus proyectos para volver a vivir la gran vida a la que estaban acostumbrados. La parte más importante de la frase es ‘se supone‘. En fin.


Mejor, o por lo menos más agradecida, es The Protector (O) (TR). Esta semana los originales de Netflix -los de verdad- nos llevan a Turquía, a conocer su nueva serie de superhéores. Que en muchos aspectos casi parece una serie española. Y pese a los problemas de medios y las decisiones que podríamos llamar tradicionales tenemos una historia de fondo superheróico y ya veremos si andando los capítulos también en forma, aunque parece decidida a tomarse más como un arco que como una serie de episodios autoconclusivos con trama de fondo. Para lo que son estas cosas no es mal inicio.

Y en el otro viaje de Netflix de esta semana nos vamos a Australia con Tidelands (AU), una serie que no parece tener muy claro lo que quiere ser y, peor aún, no parece tener muy claro de cuánto dinero dispone para contarlo. De ahí que tengamos momentos en los que parece tirar por el thriller de bajos fondos que tanta fortuna suele hacer en Australia, sobre todo los Underbelly, mientras que la parte sobrenatural de sirenas… si estáis esperando una mención a H2O estáis de suerte, porque su presupuesto tiene pinta de moverse entre esa serie y aquellas Witches of East End que tantas tardes de gloria dieron a Lifetime. Por suerte -diría que para todos, pero a saber- logra tomarse mucho menos en serio que Siren, así que el aspecto telenovelero compensa el desastre en… bueno… en casi cualquier cosa, de pelucones a trajes pasando por decorados que parecen saldos de Home and Away a unas actuaciones que a ratos da la sensación de que están consiguiendo apuntándoles con escopetas y otras, simplemente, dándoles alcohol. Por suerte todo este plástico y exceso en una trama que nunca parece tener claro por qué estilo decantarse hace que, aunque a ratos parezca que estemos viendo una encarnación más family-friendly de Dante’s Cove, su visionado resulte si no placentero al menos sí soportable.


¡Libros que Llegan! Hall, “No solo morir”, Marsillach y más.

Incluso en una semana tan accidentada como esta hemos tenido la posibilidad de encontrar novedades interesantes. Supongo que por el choque entre la necesidad de sacar novedades antes de que empiece la ristra de listas de lo mejor del año, ventas navideñas y todo aquello. Unas últimas salvas que, sin embargo, han logrado sacar un par de buenos títulos aún. Así que no os entretengo más, vamos ya con lo de…

¡Que entre la pila!

El largo camino de la renovación de Stuart Hall, ed. Lengua de TrapoQue Stuart Hall es un grande creo que es algo que se ha dejado suficientemente claro, uno de los impulsores principales de los Estudios Culturales, pese a lo cuál la publicación de sus obras en España ha sido, digamos amablemente, limitada. Este recopilatorio de artículos de los años ’70 y ’80 nos trae muchos más de esos textos, intentos de explicación de una realidad extraña usando esos puntos de vista tantas veces dados de lado como minoritarios o rupturistas por gente que, simplemente, no quería cambiar. Así que muchas gracias y a ver si tenemos suerte y podemos seguir viendo publicadas obras suyas. A ser posible con otras portadas. Comprar

No solo morir de Ted Lewis, ed. Sajalin

Cuando se habla de Ted Lewis y sus novelas se suele hacerlo para centrarse en Carter, sin embargo escribió más cosas y con más personajes y este es un buen ejemplo. Una novela negra, negrísima, una vez más, que parte de un magnate de la pornografía con la sospecha de que alguien quiere destronarlo para hablarnos de la violencia que va, la que vuelve, y las horas bajas que acaban sucediendo en mitad de toda esta explotación y paranoia que rodea al hampón. De nuevo una obra sórdida, dura y, por supuesto, recomendable. Comprar

Teatro completo de Adolfo Marsillach, ed. Punto de Vista

Con todas las consideraciones negativas que se puedan levantar sobre Marsillach y su obra lo cierto es que su importancia en los escenarios -teatrales, que para eso va de lo que va esto, aunque aprovecharé para recordar, ahora que no tengo tiempo de nada, que fue una de las figuras fundamentales del inicio de la televisión en España- es innegable. De ahí que no pueda sino alegrarme de que alguien se haya preocupado de reunir una edición recopilada de todas estas obras que nos permitirá contemplar los temas comunes, las preocupaciones vertebrales y, por supuesto, su evolución como escritor. Aunque lo más importante puede acabar siendo que nos permita recordar su peso e importancia. Comprar

La noche del océano de Robert H. Barlow, ed. Distinta Tinta

El albacea de Lovecraft siempre ha sido una figura controvertida dentro de sus círculos. Antropólogo y arqueólogo, centrado especialmente en el pasado de México, su estrecha relación con el de Providence, sus asuntos legales y su propia muerte, por no hablar del carácter abiertamente humorístico de algunos de sus textos dentro de los mitos, le convirtieron en un extraño dentro de la obra. Un tipo sospechoso a ojos de muchos pese a la ingente correspondencia -o precisamente por ella- entre los dos. Aquí nos llega la posibilidad de reencontrarnos con él, con sus textos (algunos co-escritos) y de comprobar hasta qué punto hubo una influencia entre ellos. Comprar

Obra inédita de Enrique Jardiel Poncela, ed. Samarcanda

Podría parecer que no quedaban inéditos ya de Jardiel Poncela tras las últimas tandas de publicaciones, pero aquí estamos, dispuestos de nuevo a echar un ojo a todo lo que decidió dejar fuera de sus obras completas. A la búsqueda de lo que el Jardiel Poncela -generalmente el de después- podría ofrece en ellas. Puede que no sea lo mejor, pero es algo que aún no hemos visto.  Comprar

Lectura fácil de Cristina Morales, ed. Anagrama

Ah, sí, ya ha salido el Premio Herralde de Novela. Y el Finalista. Comprar

Gloria Wandrous (BUtterfield 8) de John O’Hara, ed. Contra

Contra sigue publicando poco a poco a John O’Hara. Puede que esta novela sea más conocida por la película -o puede que no, quién sabe- pero lo que está claro es que propone otra de esas historias de personajes que se enfrentan a la desolación cercana. Comprar

Cash de Robert Hilburn, ed. Es Pop

Enorme en todos los sentidos, esta tan extensa biografía de Johnny Cash que Robert Hilbrun firma aquí acaba convertida en una de esas obras definitivas en este momento que sirve tanto para el interesado en su figura como para los regalos que todos estáis imaginando. Comprar

–  Conchita Montes de Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo, ed. Bala Perdida 

La figura de Conchita Montes es importante en la cosa de la cultura y el humor de inicios del veinte. Y, por supuesto, estaba poco estudiada. Por suerte Aguilar y Cabrerizo vienen aquí para hablarnos de su labor como actriz, sus amistades y colaboraciones con la gente de La Codorniz y su participación en ella con sus Dameros Malditos, su paso a la gestión teatral y, en fin, todo lo que la convierten en una figura que merece conocerse y, sobre todo, reivindicar. Comprar

Las confesiones de Aleister Crowley, ed. Valdemar

Impresionante tocho de Crowley con lo que es, resumiendo mucho, su autobiografía. Por supuesto una autobiografía de alguien como él tiene que estar llena de reflexiones, digresiones y lo que podríamos llamar filosofía no convencional. Todo eso y mucho más, que sus más de mil páginas dan para contar muchísimas cosas. Comprar

 

Frankenstein de Dick Briefer, ed. Diábolo

Dentro de las recuperaciones de cómics de terror vetustos llega ahora otra magnífica recopilación de un tebeo que parecía más referenciado que leído. El Frankenstein de Briefer, una obra que camina del horror al humor o viceversa cada vez que siente la necesidad, no solo es magnífica por la forma de dibujar de Briefer, tan fuera de los actuales criterios de realismo que se acabaría imponiendo al cómic, también por la forma de ir narrando una historia, retorciéndola a su gusto para estirarla y, en fin, proporcionándonos una de esas magníficas obras injustamente olvidadas hasta ahora. Comprar

Todo es gato de Seo Kim, ed. Lata de Sal

Más allá del tipo de obra para regalar a los que gusten los gatos, también es un acercamiento divertido a la vida actual de mucha gente, con sus mascotas y sus problemas. Y, por supuesto, la oportunidad de conocerla. Comprar

Enigmas de la historia de Víctor Escandell, ed. Zahorí de Ideas

Siguiendo el anterior libro de la serie Enigmas volvemos a tener otro de esos compendios de acertijos que, esta vez, lo hace con un repaso por la historia como añadido. Una obra siempre divertida y estupendamente ilustrada en lo que, esperemos, acabe siendo una larga serie. Comprar

El maravilloso mundo de Chimp y Bunny de Anne-Claire Petit, ed Lata de Sal

Mravillosamente hechos, animales -y muchas más cosas- de ganchillo que, además, se presentan con la idea de mostrar un vocabulario en dos idiomas justificando así el despliegue de escenas. Y es que no solo para los pequeños está pensado este álbum. Comprar

El señor Bruuum de Etienne Gerin, ed. Thule

Una obra prácticamente muda, muy dinámica porque va precisamente de eso, del movimiento y la necesidad de ganar, y de cómo darnos cuenta de que no es eso todo lo que hay. Al final un álbum precioso más allá de su mensaje. Comprar

Real o Imaginario de Hittouch, ed. Pastel de Luna

No sólo es uno de los álbumes más bonitos que he visto los últimos meses, también es un ejemplo de buen hacer. Porque lo que tenemos aquí es una obra de divulgación. Multitud de extraños animales reales entre los que hay un infiltrado falso. Eso y, además, datos sobre todos ellos, organizaciones según tipo y un principio y final contextualizando y animando a los pequeños -aunque, sinceramente, es otro de esos álbumes que se pueden regalar a cualquier aficionado a la naturaleza- a adentrarse en el mundo de la zoología. Ciertamente una obra memorable. Comprar

Pues hasta aquí hemos llegado. La semana que viene será posiblemente la última con novedades hasta que pase Reyes. Así que tendremos un poco de coche escoba con, sin embargo, algunas novedades tan interesantes como La plaga de los cómics de Es Pop, Enciclopedia de las Artes Oscuras de La Felguera, alguna sorpresa de Anthony Burguess y Victoria Kent y, bueno… lo que puedan sacar antes de que suene la bocina. Pero eso, como siempre pasa, será la semana que viene. Mientras tanto, aprovechad para leer todo lo que ha traído esta y, como digo siempre… ¡Nos leemos!


¡Pilotos Deathmatch! Dogs of Berlin, The Hook Up Plan y Nightflyers

Siguen saliendo novedades internacionales en estos streamings de la actualidad. Comenzando por la alemana Dogs of Berlin (O) (Al), una -a falta de otra cosa- competente historia policíaca a la que han cargado con todo lo que se les ha ocurrido. El asesinato del más importante futbolista alemán -ficticio, claro- ya debería ser tema más que suficiente pero, además, añaden que es de origen turco, líos con los nazis, con los hoolingans del equipo (que, en apariencia, son dos grupos no necesariamente superpuestos), la mafia de turno y, claro, la familia (de origen Turco, no sé yo si lo había mencionado) y frente a todo esto un par de policías, la extraña pareja de turno. En fin, no es Alerta Cobra pero se deja ver.

Mucho más discutible es la propuesta francesa, The Hook Up Plan (O) (Fr). Un grupo de pizpiretas amigas, una que está convencida de ser un desastre romántico, otra que decide que lo más lógico es contratarle un gigoló a sus espaldas. Y ese es, se supone, el punto de partida de las risas. El embrollo, el romance. En fin. Más allá de esta enésima versión de contratan a un trabajador sexual y se enamora del sujeto de sus atenciones está la sensación de haberse armado deprisa y corriendo, más como una serie de sketches que como una serie de… bueno… serie. Supongo que tiene que haber de todo cuando aspiras a crear más contenido del que se pueda procesar pero, en fin. Hay mejores formas de hacer comedias románticas. Estoy convencido.

Hablando de lo cual… SyFy no deja de hablar del dinero que les ha costado Nightflyers (USA), casi tanto como de deslizar el nombre de GRRMartin como creador del libro original (del relato del que salió el libro del que saldría la película de 1987 que… pero esa es otra historia). En ambos casos no sabemos si están intentando atraer a la gente o disculpándose por el producto final. Resulta sorprendente que una serie de YouTube Red como Origin logre una presentación mejor con muchos menos recursos. Pero quizá se debe a que está menos ocupada avanzando por raíles y estirando el chicle de la historia. El mayor error de aquella -los fastidiosos flashbacks– es de lo poco que logran manejar con algo de acierto aquí. Pero ni por esas. La sensación de improvisación envejecida, los cambios que parecen producto de alguna lucha interna -cuando descubres que el showrunner salió por patas meses antes del estreno no te sorprende nada- y, en general, todo lo que ha llevado a que lo que debería haber sido uno de los pilares de la cadena acabara siendo estrenada de tapadillo y liquidada con rapidez en un par de semanas, en un movimiento inexplicable… si no te has visto algún capítulo de la serie, claro. Una vez echas un ojo a dos o tres te explicas casi cualquier cosa. Excepto, claro, ¿cómo han podido estrenarla por estrenarla en lugar de intentar de arreglarla? Pero bueno, para todo está la opción de ver la película de 1987. Así podremos ver los diferentes sabores del fracaso adaptativo.


¡Libros que Llegan! Vernon, “Dueñas del show”, Hodgson Burnett y más

Al final se nos quedó una semana tranquila y, por delante, otra que debería de serlo. Ante el final del mes por un lado y el superpuente por el otro esta traca final veremos cómo de deslucida queda cuando llegue la semana del quince. De momento, al menos, lo que no tenemos de cantidad lo tenemos de calidad y, al final, eso es lo más importante. Pero no os voy a entretener más, pasemos ya a decir aquello de…

¡Que entre la pila!

La ladrona de tomates de Ursula Vernon, ed. Cerbero

¡POR FIN! La de tiempo que llevaba esperando que se publicara algo de Ursula Vernon más allá de sus trabajos infantiles. Y aquí lo tenemos, un cuento con aroma a Pratchett y toda una forma de trazar con pinceladas la complejidad del contexto para centrarse en la trama. Una obra estupenda, quizá algo más dulce -o al menos agridulce- de lo que la autora acostumbre. Pero muy muy recomendable. Comprar

Dueñas del show de Joy Press, ed. Alpha Decay

Otro estupendo libro que llega hasta nosotros para, confieso, mi sorpresa. Esta vez sobre televisión,  sobre productoras y showrunners. Y si bien no se puede decir que estén todas las que son -especialmente sangrante en casos clásicos que se tratan como poco menos que una anotación o muy de pasada- sí es cierto que son todas las que están. Y, por supuesto, de acuerdo o no con la selección el interés de la misma ayuda a dejar de lado la globalidad por el puro placer de leer sobre lo concreto. Comprar

Preciosa Polly Pemberton de Frances Hodgson Burnett, ed. dÉpoca

Siempre es interesante lo que dÉpoca tiene que proponer, en este caso una recuperación de Frances Hodgson Burnett más alejada de sus obras infantiles y cerca de las románticas, con un tratamiento más cercano a la comedia aunque la fuente principal sea, por supuesto, el melodrama. Comprar

 

El emperador goblin de Katherine Addison, ed. Alethe

Una de esas grandes historias de la fantasía, con una persona accediendo al trono cuando antes era despreciado, encontrándose en medio de mil intrigas y con todas las apuestas en su contra. Addison realiza un gran trabajo mezclando elementos de los tropos más habituales del género con una manera nueva de llevar adelante las cosas. Más centradas en las intrigas palaciegas que en batallas y reinos, pero -quizá por ello- más centrada en sus personajes. Comprar

Devil’s Day de Andrew Michael Hurley, ed. Berenice

Para los que leímos la anterior novela de terror de Hurley, The Loney (El retiro), no es una sorpresa lo bien que funciona esta. Un personaje que regresa a su pueblo, del que no tiene precisamente recuerdos felices, por la muerte de un familiar y los extraños hechos que allí van sucediendo. Otro buen añadido a la selección de novelas de terror de Berenice. Comprar

La ciudad de los fantasmas de Victoria Schwab, ed. Puck

Llega de Schwab una novela mixta, elementos de fantástico, otros de terror y varios de juvenil. Una chica que tras un accidente puede ver el otro plano, y a partir de ahí recibe peticiones y trata de ayudar y… bueno, os podéis hacer a la idea. Schwab es una buena autora y este título puede servir perfectamente a muchos lectores distintos para tomar contacto con ella. Que muchas veces es de lo que se trata. Comprar

Mi vida sexual y otros relatos eróticos de Shōtarō Ishinomori, ed. Satori

Salta Satori a publicar cómic y lo hace recuperando a uno de los discípulos privilegiados de Tezuka. Ishinomori se presenta con una selección de historias con un contenido erótico -que no pornográfico- importante y la tradicional imaginación en tramas y desarrollos que asociaríamos con el gran maestro. Una muy buena presentación para esta nueva colección. Comprar

Black & Tan de Miguel Calero y Neus Caamaño, ed. Avenauta

Los orígenes del Jazz explicado mediante un álbum ilustrado que rastrea la historia y los principales intérpretes acompándolos de ilustraciones que trasmitan no sólo una imagen sino, sobre todo, una emoción asociada. Un libro híbrido que quizá sirva como regalo para pequeños o para grandes pero que está claro que concede tanta importancia al fondo como al apartado gráfico. Comprar

Zampalabras de Javier Fonseca con ilustraciones de Juan Berrio, ed. Nórdica

Una obra de literatura infantil preciosamente ayudada de las ilustraciones de Juan Berrio, libros desaparecidos, tragaldabas y un acercamiento divertido a la literatura en un pequeño gran clásico sobre lo suculentas que pueden ser las palabras impresas. Comprar

Eres un Amor de Jess Hong, ed. BellaterraHay muchas formas de amor, y muchas variedades de gente, cuerpos y orientaciones, y todas merecen ser queridas y compartidas porque no son motivo para una aproximación hostil. Y de todo eso, de toda esa celebración del amor, va este libro. Comprar

Cuentos Macabros. Vol. 2 de Edgar Allan Poe con ilustraciones de Benjamin Lacombe, ed. EdelvivesTerminamos con algo ya conocido, un nuevo acercamiento de Lacombe al lado más tétrico del universo literario de Poe. Y un nuevo volumen perfecto para reglar (a propios, a extraños, o, por qué no, a uno mismo, que también lo merecemos) en el que las grandes ilustraciones de Lacombe refuerzan los relatos de Poe. Una gran forma de rematar esto. Comprar

Hasta aquí. Como veis pocas pero interesantes. Y la semana próxima, como decía, además de la aparición aún pendiente del nuevo Ted Lewis y el Johnny Cash de Es Pop, pocas sorpresas. Probablemente la mayor que esperamos es la Enciclopedia de las Artes Oscuras de La Felguera, también tendremos la publicación de uno de los libros fundamentales de Stuart Hill, los ensayos artísticos de Julian Barnes y alguna sorpresa más -espero- pero, como decía, será sobre todo una semana tranquila… en lo que a novedades se refiere, que para el resto los libreros estaremos a tope con el inicio de campaña navideño. Así que ya sabéis, aprovechad para leer las novedades de esta semana, ya habrá tiempo para esos otros títulos cuando volvamos a encontrarnos la próxima semana. Hasta entonces… ¡Nos leemos!