A veces me pregunto por el contexto de las cosas que nos llegan ahora gracias a esta posibilidad de ver series de fuera con los estrenos del streaming, o lo que es más fácil de explicar, con Finding Ola (O) (EG). Porque Hendy Sabry es, además de una gran actriz, alguien que en el pasado ya causó olas con Aiza Atgawiz (2010), una serie sobre una mujer obsesionada con encontrar a su Pareja Perfecta para casarse que, al final, decide que mejor sola que mal acompañada. ¿Cuál es la relevancia aquí? Pues que su personaje se llamaba Ola. Y si aquella Ola hablaba de la presión para casarse esta otra nos va a presentar la presión que sufren las mujeres divorciadas. Especialmente las que han dejado su carrera por su familia, no son de ninguna manera culpables de la separación, y pese a todo siguen siendo tratadas como responsables. Así que quizá pueda parecernos algo de otra época -no tanto porque ahora no suceda como porque ahora no se hacen películas y series sobre el tema, al menos no solo con ese tema- pero está claro que ni lo es ni deja de ser más que agradable ver todos esos giros y problemas en nuevos contextos. Por cosas como estas me alegro de tener acceso a otros mercados de manera fácil por fin.

No tenía muy claro cómo iban a adaptar los estadounidenses Murderville (USA), visto los problemas de la versión original UK Murder in Successville. Pero resulta que, con sus muy evidentes limitaciones de tiempo, funciona razonablemente bien. Es decir, la elección de participantes es razonable, el misterio está muy cogido por los pelos pero al menos está pensado tanto ello como las pistas y la resolución, y Will Arnet lo da todo, que es lo que se supone que tendría que hacer. Obviamente la capacidad de improvisar o las ganas de hacer el ridículo de cada uno son variables – Kumail Nanjiani se pasa a la defensiva todo el capítulo, por ejemplo, mientras que alguien más a priori alejado al improv como Marshawn Lynch entra hasta la cocina y más allá- y eso influye también en el resultado de los capítulos. Así que con todo y las claras posibilidades de mejor que tiene el formato -lo que comentamos cuando lo sacaron los ingleses, vaya, en la que lo parece el cambio más chorra es que aquí no usan nombres de personas famosas para los personajes, que era algo que tampoco daba para mucho más pero resultaba inocuo- al menos parece que aquí han buscado una manera de que sea un poco mejor. A ver si hacen una segunda temporada en la que aprovechen este rodaje. Suponiendo que Netflix sea consciente de haberla estrenado, claro.

Supongo que el grupo de personas detrás de Pam & Tommy (USA) debería habernos hecho sospechar lo que íbamos a ver. Al fin y al cabo el nombre de Seth Rogen es conocido, su aliado habitual Evan Goldberg tampoco es tan extraño, al menos cuando conoces su trabajo, y del guionista Robert D. Siegel puede parecer que no, hasta que miras que fue responsable de The Onion durante años, entre otras cosas. Es decir: Es una sátira. O una comedia con momentos paródicos. Por suerte intentan que no sea a costa de Pamela Anderson -que hubiera sido lo sencillo- sino, al menos parece que como idea, del momento mediático que se vivió. Bien es cierto que hay momentos, sobre todo en el tratamiento de Tommy Lee, en los que es difícil olvidar la cercanía con, digamos, La fiesta de la salchicha. Pero bueno, supongo que es una obra que tiene intenciones, aunque el resultado acabe siendo más una rareza en los biopics de famosos -sobre todo porque a ratos parece buscar ser como famosos desastres como aquello de Liz Taylor de Lohan, como si fuera algo que pudiera salir a propósito- que algo que se pueda citar por sus propios méritos. por cierto, no entiendo tanta mierda de La cinta que destruyó la carrera de Pamela Anderson cuando 1) lo importante debería de ser su vida y no su carrera y 2) propiamente hablando la cinta que destruyó la carrera de Anderson fue Barb Wire.

Esperaba algo espectacular y lo que me he encontrado es algo sólido. Personalmente hubiera preferido que Reacher (USA) se hubiera centrado menos en arco argumental y más en episodios independientes, pero supongo que es como se hacen las cosas ahora. Ocho capítulos para adaptar un libro. Pero bueno, lo importante -supongo- es que hayan hecho el equivalente a una serie de acción de los años ochenta. Con un personaje como Reacher, tan difícil de considerar real pero tan sencillo de creer, En fin, a ver con rodaje.

No tengo muy claro qué pretenden con este Suspicion (UK), otra de esas adaptaciones de series israelíes que hacen pensar qué estarán haciendo allí. La historia es mucho chalaneo para muy poco avance, como si quisieran estirar un chicle que aún no se han puesto a morder. Una historia que, sinceramente, no sé qué sentido tiene. Pero supongo que si decides montar forraje eso es lo mejor que puedes encontrar. O algo.


¡Libros que Llegan! hooks, «Proscrita», McDonnell y más

Este va a parte, que es un libros de mi amiga:

La vieja y malvada bruja y sus aventuras de Angela Porras, ed. Foscanetworks

Los textos más o menos breves que iba haciendo con la buja como centro para su blog se completan aquí con una historia más larga que explica aún más sobre la bruja y su mundo. Con el humor habitual de la autora y, esta vez, una cualidad de ser más ‘para todos los públicos’, al menos si entran en el juego. Comprar

¡Que entre la pila!

Enseñar pensamiento crítico de bell hooks, ed. Rayo Verde

Siempre es bueno recibir los libros de bell hooks, en este caso el tercer volumen de su serie Teaching que incluye el libro publicado en Capitan Swing Enseñar a transgredir y de la que aún queda inédita en español la de en medio: Teaching community. Más importante aún, tenemos aquí un libro que anima a enseñar y reflexionar sobre el pensamiento crítico, separándolo de lo que se ha llamado  Comprar

Proscrita de Anna North, ed. Alba
Un nuevo ejemplo de esos westerns distintos que están saliendo últimamente, este último con una idea detrás de hablar sobre el papel de la mujer, la obligación de tener hijos y lo que los libros de historia dejaron fuera.  Comprar

La gaceta del misterio de C. K. McDonnell, ed. Wonderbooks

Con la intención de retomar la mezcla de fantástico y humor llega esta Gaceta del Misterio, una obra que presenta una publicación en la que nadie parece estar en su mejor momento ni tener mucho de provecho que aportar. Esto será hasta que un cambio en el equipo y una mirada más cercana a las noticias ponga a todo el equipo a trabajar en algo más importante de lo que en primer lugar parecía. Comprar

Yo, Tituba, la bruja negra de Salem de Maryse Condé, ed. Impedimenta

De memoria -tomadlo, pues, con su distancia- diría que este es el libro de Condé que más veces hemos visto publicado en España. De manera comprensible, porque ofrece una mirada distinta a los juicios de Salem que une la historia conocida sobre el tratamiento a las mujeres, las acusaciones por brujerías y, en este caso, la mirada al racismo de la época. Una gran manera de familiarizarse con ella. Comprar

El malvado Zaroff de Richard Connell, ed. Reino de Cordelia

¡El malvado Zaroff! Todo un clásico de las historias de aventuras, con toda una trayectoria -y una distancia temporal- a sus espaldar que permite regresar a aquel momento. Comprar

Rumbo a ti de Beth O’Leary, ed. Suma

Nueva obra romántica de Beth O’Leary, esta vez con un punto de partida ligeramente más normal que sus obras anteriores. Aunque tampoco es que fuera absolutamente necesario buscar un giro extraño a cada ocasión, ni esta vez deja de tener su propia característica. Lo importante, en cualquier caso, es que estamos ante otra interesante y divertida novela romántica. Comprar

Ay, William de Elizabeth Strout, ed. Alfaguara

Vuelve Strout esta vez con Lucy Barton por medio y el regreso a unos personas que se centrarán especialmente en su exmarido (de ella, claro) trayendo de nuevo la magnífica capacidad de hacer pequeñas pero significativas historias a partir de sus personajes principales. Comprar

Principia discordia de Malaclypse The Young y Omar Kh Ravenhurst, ed. Orciny Press

Un libro fundamental de la época de las disidencias estadounidenses, mezcla de parodia de la religión y budismo zen, que llega por fin a España en conjunción con la obra en la que mayor influjo se le pudo ver. Es una lástima que hayan decidido añadirle un texto español aunque supongo que es una forma como otra cualquiera de añadirle caos al resultado. Comprar

El chicle de Nina Simone de Warren Ellis, ed. Alpha Decay

El integrante de Bad Seeds habla de la música, de la construcción y la mitomanía, y de todo lo que rodea a sus historias y anécdotas. Y lo hace desde bien dentro del interior. Comprar

Los novios del invierno de Christelle Dabos, ed. Nocturna

Llega una de esas series de novelas juveniles que tan bien funcionan por turnos y que en este caso tiene la particularidad de ser de origen francés. Al margen de eso tenemos territorios mágicos, poderes singulares y toda la pesca. Comprar

Melvin Monster de John Stanley, ed. DiáboloTodo un clasicazo de John Stanley que llega hasta nosotros para que veamos todas las formas diferentes en las que se pueden hacer cómics con monstruos en aquel entonces. Comprar

Nicoleta y el misterio del colmillo de Katia Klein y Rut Pedreño, ed. Sallybooks

Un cómic para los más pequeños con unos dibujos encantadores y una historia a juego. Comprar

El fantasma de las bragas rotas de José Carlos Andrés y Gómez, ed. nubeOcho

Pues CLARO que han hecho un álbum ilustrado a partir del personaje clásico, cómo no. Con unas ilustraciones bien resultonas y una historia que intenta seguir el espíritu de la original. Comprar

¡Nos leemos!


Me alegra empezar el repaso a la semana con The Afterparty (USA) porque está muy cerca de reunir todo lo que me gusta: Humor, misterio, asesinatos… Lo hace con un gran reparto delante de la cámara y con un gran dúo alrededor detrás. Y si bien tiene alguno de los problemas inevitables del humor de estos cómicos de los ’10s (incluyendo, sospecho, que los tres primeros puntos de vista sean masculinos) lo cierto es que Tiffany Haddish está enorme y todo el reparto, desde lo que juegan en su casilla a los que van en contra de su papel habitual, demuestran estar pasándoselo en grande. No tiene pinta de que la parte de misterio les importe demasiado, también os digo, pero habrá que ver si cuando terminen estos ocho episodios han logrado lo que querían. Y, en el mejor de los casos, si podemos ver a la Detective Danner resolviendo más casos.

Me resulta complicado hablar de All of Us Are Dead (O) (CS) porque según van pasando los años me da más la sensación de que el de los zombies es un género que me dice menos y me parece más igual una propuesta a otra. Supongo que porque a mí lo que me van son los asesinos misteriosos, o porque los arcos y creaciones tienden a ser todas iguales. O al menso a parecérmelo. El asunto es que esta serie me costaría distinguirla de la mayoría de las otras que se han ido estrenando estos últimos años. Así que al menos no es para mal, solo para… bueno… rancho.

Entiendo la intencionalidad y los gustos detrás de Astrid & Lilly Save the World (USA), lamentablemente no me funciona en absoluto. Quizá porque estoy comparándola mentalmente con Crazyhead, quizá porque -de nuevo- no veo nada que sea muy diferente de lo habitual salvo (y este es un punto muy positivo, eso sí) que las protagonistas no son las típicas modelos hollywoodienses, Lástima que no haya nada mucho más positivo que eso que aunque no lo sea debiera serlo. En fin.

Es curioso como esta serie mexicana, Búnker (O) (MX), resulta tan cercana a los modelos angloeuropeos y, a la vez, tan propia de su tradición. Es una lástima que la mayor parte del tiempo parezca estar debatiéndose si es más una comedia con toques dramáticos (la mayor parte del tiempo) o viceversa (que viceversa y, de hecho, muchas veces da la sensación que más por obligación que por convicción), pero supongo que pese a todo (esa sensación en ocasiones de ser una obra noventera) es algo positivo

Creo que Chosen (O)(DE) intenta ser una de esas series juveniles tan habituales en los setenta y ochenta que en las últimas décadas siguen existiendo normalmente de manera aislada y en televisiones públicas. Salir sale regular pero al menos es un acercamiento un tanto diferente a ese tipo de obras así que… bueno. Supongo que es algo.

La llegada de Doomlands (USA) demuestra una vez más que mi animadversión a la mal llamada animación adulta es algo más que una fase. No soy su público y prefiero no encontrarme con él en internet, la verdad. En fin: Personajes masculinos perdedores heroicos, chistes de patio de colegio y la idea de entorno imaginativo de alguien al que se le ha dejado jugar con lo que se encuentra en una caja de perdido y encontrado. Hay muchas series para las que no soy su público, géneros casi enteros, pero creo que ninguno me enerva tanto como este. Lo que supongo que habrá gente que use como recomendación.

No os podéis hacer a la idea de lo que me he reído con In From the Cold (USA) que en realidad dice que es USA pero se suponía que eran alemanes y hay protagonistas y ambientación rusa y EN REALIDAD sucede casi todo en Madrid (incluso lo que no sucede en Madrid pero está rodado allí Y SE NOTA) así que lo que tenemos es una especie de versión de saldo de Nikita con aire de eurotrash (del tipo coproducción, claro) que ojalá fuera ya de perdidos al río y tirara por el locurón porque de verdad que lo agradecería. YO lo agradecería.

Pues el creador de Downton Abbey fue contratado para hacer la versión USA -o una aproximación- con The Gilded Age (USA) y, sin duda, parece algo que haría un inglés sobre los estadounidenses. Dos familias ricas y poco interés por los criados, una nota de color (risas) que supongo que sirve para hablar del elefante en la habitación. Sin hacerlo en realidad porque, en fin, están intentando hacer una telenovela que no lo parezca. Por suerte está Christine Baranski para hacerlo llevadero. Y menos mal.

Lo único que me resulta inesperado en Hotel Portofino (UK) es que Planeta no haya publicado aún el libro en el que se basa, en tapa dura y con una mujer de espaldas mirando a un paisaje de ensueño. Probablemente porque estamos ante otra de esas Melodrama de Época con Centro Femenino que nos venden un poco de todo o de cada que funciona como todas ellas. Como rancho.

Supongo que a estas alturas hace falta alguien patrocinándolo detrás para hacer una serie como esta The Legend of Vox Machina (USA) que no deja de tener algunos referentes más o menos actualizados, pero que fundamentalmente es exactamente lo que uno pensaría que va a encontrar en una serie de animación  sobre rol. Aunque al menos intentan parecer más japoneses y menos Blackburn y Kovalic, supongo. Pero bueno, supongo que da a sus fanses lo que promete y al final, como casi todo, esto es lo que es.

¿Hay una tendencia a intentar hacer el remake encubierto de Falcon Crest y nadie me lo ha dicho? Porque con Promised Land (USA) tenemos la tercera historia de viticultores (aunque no estén en el Valle de Tuscany) alrededor de más-o-menos-minorías. El resultado es, de momento, una telenovela de baja intensidad -pero confío en que sean capaces de llevarlo al locurón, nunca pierdo la esperanza- en la que tenemos todo lo que podríamos esperar excepto, me temo, actores que destaquen. Una lástima.

Es divertido cómo estos intentos de los ingleses de hacer algo variado acaba llevando más a cómo se habla y lo que se habla que de la trama en sí. Está claro que en The Responder (UK) sale de una persona que ha sido policía porque tal colección de topicazos a mayor gloria del cuerpo… pues bueno, pues vale. Por lo menos está Martin Freeman de protagonista, y supongo que si no te importa que sea más de lo mismo puede servir como rancho. O algo.

Se nota mucho la diferencia cuando hay alguien detrás habituado a mover las cosas, algo que puede demostrar Trigger Point (UK), que para eso tenemos aquí a Jed Mercurio, esta vez en una versión con más explosiones, que se nota que gusta.

Es una lástima desperdiciar así a Kristen Bell, pero las intenciones paródicas de The Woman in the House Across the Street From the Girl in the Window (USA) se quedan ahí. Demasiadas veces parecen más ocupados con una historia de estas que antes llamábamos de sobremesa y ahora suspense psicológico, y no porque las obras de las que en teoría se ríen carezcan de ese darlo todo, sino porque esta parece más interesada en hacer una obra como las que en teoría parodia que en darlo todo abusando de los clichés. En fin. Otra vez será.


Supongo que en una semana como esta tener As We See It (USA) se supone que es la buena de las series A Very Special Episode. Pero yo diría que lo es más por comparación. La idea de hablar sobre el espectro autista y cómo afecta de manera diversa pero innegable a todo un grupo de personas puede parece buena y sin duda tendrá un montón de críticas positivas de «Oh, es tan conmovedora. Vidas reales, problemas actuales en historias que pasan de las lágrimas a la risa» o alguna mierda similar. Lo cierto es que para quien esto escribe tenemos un poco más de lo mismo, con momentos de ¿comedia? porque tocan, de drama porque al final supongo que esta idea de «Míralos, son humanos también» es de lo que va esto. No sé si la serie original israelí en la que se basa me puede interesar algo, pero desde luego esta no me dice gran cosa.

Parece que ya hace tiempo la idea de Estamos casados pero nos odiamos no tenía mucho sentido, así que espero que este Children Ruins Everything (CA) significa que estamos más cerca de Tenemos hijos pero los odiamos deje de ser una fuente de comedia. O algo. No tengo muy claro por qué se supone que es gracioso este Jajaja, antes estábamos mejor y teníamos más dinero y nos podíamos dedicar a lo que queríamos pero ahora tenemos pequeños monstruos ingobernables pero AAAAAAAUH… mira qué adorables son. En realidad todo el dolor físico y mental merece la pena. No solo suena muy poco convincente, además tampoco es que sea una comedia especialmente… iba a decir interesante pero vamos a dejarlo en comedia.

Tres cosas me han sorprendido de este pseudoremake de Fraggle Rock: Back to the Rock (USA). La primera es que se hayan dedicado el primer capítulo a hacer un piloto que nos presente los personajes y situaciones a la vez que nos trae la primera aventura, algo distinto de la anterior vez en la que se nos soltaba en mitad y nos iban contando cosas. Aquí aunque hay cosas que ya son ‘conocidas’ para los personajes se nos presentan un par de cosas como son los nuevos  habitantes del mundo humano -en el que permanece, faltaría más, Sprockets– así como el inicio de unas nuevas exploraciones del tío Matt. Esto da una sensación de inicio que sirve, además, para que quede claro que es el primero y el lanzamiento. Lo segundo es la importancia que tienen ahora los Curries, con sus propias tramas y personajes además de un mínimo de presencia mayor que la de las historias de los humanos o los gorgs. Supongo que es una mejora que los auténticos trabajadores de la serie tengan por fin una voz propia. Finalmente… Qué espanto el paso de los trucos y efectos tradicionales a esta especie de pantalla verde digital que canta mucho más en un entorno fantástico como este. Pero supongo que es la forma de hacerlo más barato o yo qué sé. En fin, que es un reencuentro con aproximadamente las mismas formas y fondos de la original y solo algunos cambios, en la que los paralelismos con el mundo humano -por ejemplo, siguen sacando sus conocimientos, información e ideas de una gran montaña de basura. Como nosotros- parecen haberse mantenido sin ‘tecnificar’ el entorno más que en la parte de los curris. Bien, supongo.

Es asombroso esto de How I Met Your Father (USA) porque si me dijeran que la han realizado personas que solo saben de la original lo que les ha contado una persona que se ha informado de la serie a través de una descripción dada en un periódico me lo creería. No es solo un aburrimiento en casi cualquier aspecto, además la forma de introducir la diversidad es tan de tokenización que lo que son los personas acaba siendo ese rasgo suyo. Porque es que no hay más fondo ni profundidad. Normal que las -brevísimas- apariciones de Kim Catrall les roben la cartera al resto de reparto. Cómo no le metan un repaso rápido va a tener menos recorrido que How I Met Your Dad.

Quiero creer que detrás de Juanpis Gonzalez: The Series (O) (CO) hay un intento de crítica social. Sospecho que similar a la que podríamos argüir que había en Torrente, solo que esta vez es un pijo despreciable, perdón, un gomelo. Luego ya está la cosa de que ponerle en el centro y mostrarlo como algo ridículo, a quien siempre tiene que sacarle alguien las castañas del fuego, pero con un corazoncito y que puede cambiar (tras mucho trabajo y blablabla pero puede cambiar) sea algo interesante de ver. Que yo para mí no, pero lo mismo hay algún colombiano al que ver reflejado su país y alguna de las cosas que allá pasan le valga la pena. Cosas más raras se han visto. Eso sí, lo del texto del final del capítulo entiendo que intenta ser otro chiste pero da la sensación de venda antes de ¿qué herida podría causar esto? En fin.

Pues Single Drunk Female (USA) es un drama sobre los efectos del alcoholismo. Empezando por pensar que esto podría ser divertido. O gracioso. O yo qué sé. Ni los personajes son interesantes, ni la idea es novedosa, ni en general hay nada a lo que agarrarse para comprender por qué alguien pensó que dedicarle una serie a un Capítulo Muy Especial iba a ser buena idea. Pero aquí estamos.

Este Somebody Somewhere (USA) es el tipo de espanto para el que no soy público pero que luego arrasará en listas de Lo Mejor del Año y premios y cosas así de los críticos más tradicionales de la cosa independiente, porque tiene todos los tics de las cosas de los Duplass y ni el reparto de cómicos del lado alternativo y blablabla logra que esto sea más que tolerable en algunos momentos y vergonzoso en el resto. Ahora, a su público objetivo le va a volver loco.

Hay dos lobos en el interior de Supernatural Academy (USA), bueno, quizá no exactamente dos lobos pero tampoco queda muy lejos, la verdad. Porque por un lado quiere ser Monster High, por el otro Miraculous!, lamentablemente no logra ser ninguna de las dos por una serie de motivos que incluye que la animación tenga menos presupuesto que Los Aurores, así que supongo que alguien escribió toda una serie de personajes y tramas -estoy por decir que sin fin, porque tiene pinta de que le han dado los rotuladores de colores medio secos a alguien con planes para seis temporadas y una película- para luego encontrarse con que los medios para trasladarlo eran… limitados. Pero bueno. Cosas que pasan. Y ya veremos si logran por lo menos una o dos más para que cuente su historia. pero lo dudo.

Parece que la serie de adolescentes de esta semana en Netflix es la brasileña Temporada de Verão (O) (BR) que es una serie de campamento pero en un resort. Yo qué sé. En general da la sensación de que le gustaría ser otra cosa -una telenovela, quizá- pero se conforma con acordarse de que es una serie juvenil casi para todos los públicos así que va a trancas echando hacia delante y detrás mientras lucha a la vez con el guión, la coherencia y la sensatez. Perdiendo cada batalla. Y haciéndolo de manera que a veces parezcan los vídeos creados para un curso de tropos y recursos antes que una serie de verdad.

No se me ocurre nada bueno que decir de Warped! (USA), las tramas de trabajar en una tienda de cómics llegan un par de décadas tarde, los personajes centrales están más allá de la caricatura, los intérpretes… cuanto menos hable de ellos mejor. El guión está más allá de lo perezoso y, sinceramente, no se me ocurre ningún motivo por el que perder más tiempo con esto.


¡Libros que Llegan! Smythe, «¡Illuminatus!», Morán

¡Que entre la pila!

Trilogía ¡Illuminatus! de Robert Shea y Robert Anton Wilson, ed. Orciny Press No os hacéis a la idea de la alegría que me produce ver este libro publicado en España. Han sido décadas desde que salió en inglés y se convirtió en una de las obras fundamentales que aúnan la sátira con la conspiranoia, poniendo de relieve la fina línea que hay entre caer en lo uno y lo otro a la vez que se muestra una construcción de diferentes sociedades secretas, grupos de control y demás, apilados uno sobre otros para lograr -y dejar claro- que este tremendo follón de ELLOS QUE CONTROLAN EL MUNDO es más una juerga que algo serio. Lástima que a estas alturas esté claro que son más peligrosos los conspiranóicos que esos teóricos dueños secretos del mundo. Comprar

Lore Olympus de Rachel Smythe, ed. Random Comics Con un estilo de dibujo a la vez clásico y diferente tenemos una de esas nuevas formas de contar un mito clásico que tanto están moviéndose ahora con las revisitaciones de las historias de la mitología grecolatina. Comprar

Licor Mortis de Sergio S. Morán

Demasiados años más tarde ha publicado Sergio Morán este volumen con el que concluyen (quiero creer que de momento) con las historias del sexteto. Que bueno es, que bueno era, y qué cabrón, las ganas que me ha dejado de leer la continuación de esto. Y de tener editado en papel todo lo anterior. Comprar

Cómo (NO) enamorarse de Myriam M. Lejardi, ed. La GaleraUna comedia romántica con nuevos modelos familiares y viejos problemas del corazón. De inspiración todo lo clásica que uno puede relacionar y bien ejecutado, claro. Comprar

Las brujas del ayer y del mañana de Alix E. Harrow, ed. RocaUniendo brujas y sufragistas una historia alternativa en la que todo puede arder. Comprar

El señor Wilder y yo de Jonathan Coe, ed. Anagrama

Coe decide en esta historia rendir su particular homenaje al famoso director, en una mezcla de nostalgia, humor y amor al cine. Comprar

Hijas de la Resistencia de Judy Batalion, ed. Seix BarralTodo lo que hace falta es señalar lo que dice el subtítulo: Mujeres que lucharon contra los nazis, en todo tipo de frentes y maneras. Comprar

Proyecto Silverview de John le Carré, ed. Planeta

Pues sí, aún había algún libro de le Carré por ahí. Comprar

Aristóteles y Dante se sumergen en las aguas del mundo de Benjamin Alire Sáenz, ed. Planeta
Más historias de Aristóteles y Dante tanto después. Comprar

Hooky de Miriam Bonastre Tur, ed. Martínez Roca

Un cómic encantador, historias de magia, brujería, intriga y muchas cosas cuquis que es lo que parece que nos va a hacer falta en carretadas este año. Comprar

¡Nos leemos!


Esta semana parece que en Netflix están decididos al reciclaje porque Archive 81 (USA) tira de esas ideas ya conocidas de conspiraciones extrañas, cintas encontradas, y blablabla. Pues bueno, rancho, para el que le guste. A veces cuesta saber si estás viendo un remake o simplemente una historia original.

Y hablando de cosas que parecen reciclajes, The House (USA) resulta interesante como ejemplo de animación mediante stop mottion… y poco más. Con unos guiones que si fueran más flojos se los llevaría el viento al menos podemos ver algunas ideas de animación. Que nos hacen echar de menos las auténticas muestras de genio de los maestros soviéticos y aledaños.

Resulta que Oprah ha decidido que quería su Falcon Crest y se ha pedido un The Kings of Napa (USA) que es algo así como la versión actual de lo de siempre. Pues eso, bien pero sin sorpresas, qué le vamos a hacer.

Está tan claro que Naomi (USA) no quiere ser otra serie de supes de The CW como que el problema es que los guiones siguen siendo los mismos (no digamos ya nada del hecho de que Bendis sea el responsable de haberlos escrito) y es que las buenas intenciones pueden llegar hasta un punto, incluso hasta el casting y los actores, pero sin un guion en condiciones debajo lo que tienes es un más-de-lo-mismo emperifollado.

Tiene su gracia este Peacemaker (USA) que parece más empeñado en hacer el Eagleheart de las series de superhéroes que en cualquier otra idea de serie de superhéroes. Y casi que mejor por un lado aunque por el otro tenga cierta tendencia a caer en los tópicos de esas series de humor para adultos (siempre y cuando la idea que tengas de un adulto sea de un tardolescente con un concepto muy concreto de lo que es transgresor).

Resulta agradable ver una serie agradable, y si bien el reparto y temas de Pivoting (USA) podría haber sido de cualquier año -de hecho, podría haber sido de los noventa sin problemas- al menos es un intento de ofrecer algo de variedad. No es una gran serie y la mayor parte de los ¿chistes? fallan estrepitosamente, pero bueno. Al menos es agradable.

Ingleses ingleseando y sus cosas de pseudothriller, así podríamos definir Rules of the Game (UK) en parte por pereza y en parte porque es un clásico-más-de-lo-mismo en el que se mezclan ideas más o menos vagas del MeToo y de todas esas cosas que parecen vendidas a un ejecutivo de mediana edad que las confunde. Total, que eso: Rancho.

En lugar de ser un spin-off aquí Andrew Phung aprovecha el éxito de Kim’s Convenience para sacar Run the Burbs (CA), una comedia familiar -hasta el punto de que el apellido de la familia central es… Pham–  amable y sencilla con la intención de mostrar las nuevas cara de la vida en las urbanizaciones. Funciona regular porque al final es agradable sin más. Pero siendo canadiense no descarto que buscaran exactamente eso.

Pues he tenido que mirarlo pero, efectivamente, Shinbun Kisha (O) (JP) es una adaptación de la película del mismo nombre de hace un par de años, así que lo que tenemos es una de esas historias de periodistas, gentes poderosas y la posibilidad de que las dudas sobre lo que pueden ser secretos oscuros.

Las series de animación para adultos, mi archienemigo, han vuelto. Esta se llama Smiling Friends (USA) y no puedo ser menos su público. Ni objetivo ni nada. Lo único que espero es que algún día alguna de estas cosas me hagan gracia.

La decisión de hacer algo pulp demasiadas veces está fuera del alcance de su creador, así que Yeh Kaali Kaali Ankhein (O) (IN) se puede considerar un éxito si lo que se busca es crear una historia criminal propia de una telenovela bastante pasada de vueltas, muy del gusto de sus policiacos noventeros entre el drama y la acción, entonces es un éxito pleno. Es una lástima que no vaya más allá, porque ya puestos a los giros podrían haber acabado de explotarlo. Pero al menos es una serie que va un poco más allá de no aburrir. Que ya es algo.

Por un lado Wolf Like Me (USA) está más allá de lo obvio, por el otro la idea de hacer esta historia una atracción tipo los coches de choque supongo que era inevitable. Ojalá me hubiera gustado más, ojalá me hubiera gustado más allá del ‘pues bueno’, de hecho. Pero hay toda una serie de decisiones difíciles de superar -como ambientar la serie en Australia pero poner ‘personajes americanos’ de protagonistas- y el hecho de que la decisión de estirar la historia es… bueno… una decisión. En fin, eso. Más nos vale que el año se vaya arreglando porque de momento muchos quiero y poco puedo.


Esto de las adaptaciones novelizadas de hechos reales es una cosa muy inglesa, lógico que sea la manera de empezar el año, en el caso de Anne (UK) tenemos una otra mirada al asunto conocido como La Tragedia de Hillsborough que hace referencia a los jóvenes muertos durante un partido entre dos equipos de fútbol de UK, uno de los cuales -el Liverpool- había estado metida en una de estas antes, así que ahora tocaba la lucha de los padres para que se hiciera justicia. Y aquí estábamos. con casi cien víctimas, sus familiar y todo eso que quizá recordéis del telefilm de los noventa con Eccleston. Mucho interés en este tipo de dramas reales me parece a mí que hace falta pero, en fin, maneras de empezar un año.

Qué tiempos aquellos en los que una serie se llamaba La Doctora de la Mafia no fuera a ser que no lo pillaras. Bien es cierto que el título original de The Cleaning Lady (USA)… quiero decir, la serie a la que adapta es La Chica Que Limpia así que bueno. Lo de dentro es un poco lo de siempre, crimen organizado y una mujer entre dos mundos por motivos especiales y blablabla (aunque debo decir que para localizarla en Estados Unidos hacen tantas trampas que me extraña que no se señale que parte de los problemas de la protagonista vienen de ahí) y poco más que rascar, la verdad.

Estrena Apple TV El Deafo (USA), o Supersorda que es como se llamó el cómic aquí, ofreciéndonos una mirada a la intersección entre ese cómic infantil que tan bien está funcionando y la animación más o menos independiente (es decir, obviamente). El resultado está bien, y quizá de no haber conocido el cómic en el que se basa me hubiera parecido mejor aún; porque lo cierto es que es una anomalía en las series de animación infantil tanto por estilo como por temas. Así que bienvenida sea.

Otra adaptación de hechos reales por parte de los ingleses. Y eso que acabamos de empezar el año. Esta vez Four Lives (UK) nos trae a un asesino en serie de homosexuales centrándose en la lucha de los familiares (especialmente de una de las madres, que hoy parece esto el primer domingo de mayo) de las víctimas para que lo consideraran algo más que muertes accidentales. Todo ello con Sheridan SmithStephen Merchant intentando con muy poco éxito darle más empaque a lo que podría haber sido un telefilme de sobremesa y aún huele como tal.

Parece que no teníamos suficientes dramas médicos y aquí está uno con relación padre/hija en su centro. En Good Sam (USA) tenemos una historia en la que lo poco creíble lucha con lo poco convincente para que en realidad te de igual todo.

Agradable esta The PM’s Daughter (AU), serie juvenil de política con algo de misterio centrada en la hija de la presidenta y lo poco deseable que es la posición. Con algo más de fondo de lo que una comedia suele ofrecer pero, por supuesto, intentando tampoco ser demasiado Ala Oeste sino, más bien, una intriga moderadamente agradable y no demasiado creíble. Pues bueno, pues vale.

No sé quién es el público objetivo de este Rebelde (O) (MX), una de esas series que se benefician de los subtítulos para entender a sus actores. Porque si buscan una serie de música no es mucho lo que van a encontrar, si es de adolescentes… a lo mejor tendrían que estas menos cerca de la treintena, y si es algo de misterio… mejor que busquen en cualquier otro lado porque lo cierto es que la trama es casi tan ridícula como el casting. Que yo entiendo que decidir hacer una continuación de legado con intención de panamericano es una decisión que se ha tomado. Pero es casi imposible no ver un solo plano reconociendo qué serie lo ha hecho antes… y mejor. No es solo una oportunidad perdida -que también- sino un ejemplo de lo que podríamos llamar la netflixación de los formatos. Recordemos que tanto la original argentina como el formato mexicano que aquí se adapta superaban los 300 capítulos. Mucho me sorprendería si esto llegara a los 50.

En cuanto a comedia inglesa, comenzamos el año con Screw (UK). Excepto que no es una comedia claro. O no exactamente. Pero llamarlo drama de prisiones me parece excesivo. En realidad casi podríamos hablar de una obra de trabajo solo que el trabajo es una prisión. Y dentro lo que han hecho es cocer lentamente un montón de elementos aunque sean los trabajadores de la prisión los principales personajes de la misma. Se nota que el creador ha tenido algún tipo de contacto porque es capaz de explicar y ver así como mostrar el ecosistema. Los que están porque es un trabajo, los que creen que pueden cambiarlo, los problemas de dinero, cómo afecta todo esto a los reclusos. Lo hace, de nuevo para su elogio, de una manera distinta -por supuesto- de la que series como Orange is the new black o Prisioner / Wentworth tenían. Y, por supuesto, establecen líneas argumentales con más o menos misterio para poder ir picando al espectador y haciendo avanzar la serie. Así que bien, a ver si coge un poco más de rodaje, porque potencial demuestra.

No se me ocurre una manera de definir a Son of a Critch (CA) que no comience diciendo lo canadiense que es. De manera idiosincrática, incluso. Imagino que el protagonista es bien conocido por su labor como cómico y que estas memorias son… pues eso. Memorias. Lo cierto es que todo parece más antiguo de lo que supongo que debería ser precisamente porque es como lo vivió su personaje central. Y aunque han buscado algunos giros para que no quede tan antigua lo que acaba quedando es lo que uno podría imaginar de partida, una de esas series nostálgicas de humor.

Hay que tener muchos redaños para ponerle a tu serie The Tourist (AU) como aquel espantajo de película. Pero una vez estamos allí nos encontramos con un inicio El diablo sobre ruedas que da paso al clásico Amnesia + El pasado acecha. Un irlandés perdido en mitad de Australia, que es como decir En mitad de la nada pero con extra de Nada y de Cosas que te pueden matar. Pues bueno. Algo de relleno

No sé qué estúpida idea me había metido en la cabeza que las series precuela con versiones infantiles de los protagonistas que se hacían para un público igualmente infantil eran cosa del pasado. Pero aquí está We Baby Bears (USA) para demostrar mi error. Con historias incluso más sencillas y concentradas de lo habitual en ellos y una excusa para ir cambiándolas que parece sacado de cuando este tipo de exploits eran lo habitual y no lo extraño.

Es curioso cómo hay cosas que son exactamente lo que en nuestra cabeza esperábamos que fueran. En el momento de pararte a pensar sobre lo que habría que decir de Women of the Movement (USA) sabes que vas a transmitir la idea concreta de lo que se va a encontrar la gente. Una miniserie ‘de calidad’ (es decir, con dinero para los gastos de producción) sobre un tema ‘sensible’. En este caso, la lucha de una madre para que se haga justicia con su hijo. Sí, es la tercera vez que hablo de ‘la lucha de una madre para que se haga justicia con su hijo’  hoy y estamos en la primera semana del año. Hemos tenido empresas deportivas tirando balones fuera -con perdón-, a la policía mirando a otro lado mientras mataban no-heterosexuales y ahora, bueno, racismo institucional incluyendo un juicio vergonzoso y vergonzante según el cuál matar a un joven de color fue legal -hay cosas en USA que jamás cambian-. Por supuesto la historia sirve para hablar también del movimiento por los derechos civiles y muchos otros ‘Temas Importantes’. Así que os podéis hacer a la idea cómo va el asunto. Porque es exactamente eso lo que váis a encontraros.


Las 13 mayores chifladuras del cine de terror de 2021

En esta época de repasos también podemos dejar por un momento de hablar de Lo Mejor o de Lo Peor para echar un vistazo a los Locurones. Películas que deciden ir más allá, para bien o para mal, y que por eso mismo merecen un recuerdo especial, porque romper con lo habitual es en muchas ocasiones la única manera de ofrecer sorpresas.

La de cosas que han cambiado en este año y no para bien. Pero bueno, siempre tendremos en el recuerdo a Canino. Y ha salido en su fecha habitual, que es incluso más extraño. En realidad no creo que haya nadie que siga realmente la cosa esta de los locurones pero ya que el trabajo previo está más o menos hecho y que yo me lo paso bien… pues allá vamos.

No apostaba yo demasiado por la recuperación pero parece que algo ha mejorado. Así que aunque la de 2017 sigue en mi memoria -quizá solo ahí- como la mejor, y olvidados ya los bajones de la de 2016 o la de 2018,  la recuperación de la de 2019 y luego la de 2020 nos ha traído a esta de 2021 que está claro que no iba a ser como esperáramos porque no iba a haber formar posible de esperarla.

Shudder ha seguido demostrando su buen ojo y varias de las que están o las que podrían haber estado están por allí. Como The Advent Calendar que al final es una de deseo envenenado. Que ha sido otro asunto clásico, muchas de ellas parezcan vueltas de tuerca -o idas de olla, quién sabe- de obras previas. Como Crabs! es una de animales enloquecidos, The Horrific Evil Monsters podría ser la versión barata de una gran superproducción si alguien tuviera valor para una superproducción así, se nota una leve recuperación de los slashers aunque en muchos casos tengan un tema de sobrenatural o fantasmas por detrás pero bueno: The Mad Hatter y Happy Little Bunnies han estado ahí y hemos tenido historias más cercanas a lo segundo que a lo primero gracias a Separation o Frank. Incluso ha habido un hueco para la conspiranoia, aunque venga desde una perspectiva rojiparda como es la de The Scary of Sixty-First, para el ¿humor? ¿autoreferencial? como en Too Late o para los dibujos animados que es imposible que no nos recuerden a otros previos como en The Spine of Night. Y, por supuesto, para propuestas más experimentales como Drunkenness o Stellanomicon: Future Fear (sin relación conocida con el de finales de los ’90 pero quién entiende las mentes de los productores). Lo que pasa es que todas estas, por uno u otro motivo, son las que no han logrado entrar en la lista final de las 13. Así que mejor damos paso a ellas en lugar de seguir dándoos la chapa por aquí.

13 – CHOMPY & THE GIRLS

Como decíamos, hay películas como esta cuyo origen puede ser más o menos sencillo de imaginar pero cuya calidad resulta mayor de lo esperada. Al fin y al cabo el Locurón puede ser lo suficientemente discreto como para que el resto de cosas parezcan normales en comparación.

12 – Censor

La metanarrativa es siempre fuerte y, sin embargo, la figura del censor que tiene que ver lo que los demás no ven quizá aparezca menos de lo que uno esperaría. Probablemente una de las obras más clásicas del año pese a su uso del Locurón y, probablemente por eso mismo, la que veo más fácil que acabe apareciendo en listas de esas de Lo mejor del año. Porque a quién puede no gustarle un Locurón.

11 – Virus Shark

Este año he pensado que cuanto antes nos quitemos al tiburón de turno mejor para todos, y aunque hemos tenido otras posibilidades como Noah’s Shark o la desvergonzada Steven Kang’s Sharks of the Corn esta, que tira de virus -igual que haría Ebola Rex, también os digo- es con diferencia la más cercana a El Signo de Los Tiempos. Que no sé si es zeitgeist u otro personaje del horóscopo.

10 – Toilet Zombie Baby Strikes Back

Todos los años hay también una más De Arte y Ensayo y este año no sé si es esta. Es decir, parece que se esfuerza demasiado por ser de Bajo Presupuesto como para que no sea deliberado. Así que quizá esté siendo solo autoconsciente de una manera que sirva para hacer una autoreferencia humorística. Porque entiendo que piensan que es graciosa. Lo cierto es que este Locurón es difícil de definir que supongo que es de lo que va todo el asunto.

09 – Val

Hay un tema clásico que este año parece un poco más explorado que otros, el de Creías que era el ejecutor pero rápidamente resulta estar atrapado. Algo así pasa con esta película en la que un tipo parece haber acorralado a una muy estilosa y un tanto excéntrica mujer en su propia casa de ella. El resumen inevitable es: Sale mal.

08 – Super Hot

Locurón neozelandés, que no está mal, que funciona por acumulación. Con pocos medios que se notan más porque intentan que se note menos que porque deciden demostrar el poco dinero que tienen. Que puede parece un error pero ya os digo que con todo lo visto este año es otra virtud de una película en la que un poco más de dinero no hubiera venido nada mal para acaba de montar bien la montaña de la locura.

07 – Bearry

Otro clásico de estas vuestras listas: Objetos inusitados. Hoy: Un osito de peluche más allá del tamaño de una persona. Sí. Lo que está bien porque sirve para que nos preguntemos si es que el osito está maldito o si hay alguien haciendo furradas. No os lo voy a explicar, por supuesto. Pero el que haya un osito de peluche tamaño extragrande para organizar por las bravas la vida amorosa de una mujer parece una idea. ¿Buena? Ah… Idea.

06 – Cinderella

No, esta no es la musical. Sí, podría haberlo sido. pero estamos con un clásico que ahora sí que podemos contar por completo: Objetos poseídos inusitados. ¿Qué más inusitado que un Disfraz de Cenicienta? Como además es una película tamil da tiempo a muchas idas, vueltas, giros y… ahm… canciones. Al final hay cosas que no se pueden evitar.

05 – Mosquito State

Aunque a ratos pudiera parecer que es otra de esas explosiones glorificadoras del capitalismo como El Lobo o American P, aquí tenemos un giro de irrealidad que va varios cuerpos más allá porque al fin y al cabo el Locurón hay que hacerlo.

04 – Willy’s Wonderland

Este año vuelve a tocarle a Cage aparecer por aquí. La película podría haber sido mejor, y recicla al menos una de las ideas que ya hemos comentado -no, no es el traje de Cenicienta, aunque no lo descarto para futuras películas de Cage–  además de añadirle animatrónicos amenazantes que quizá a alguien le podría parecer que viene de algún lado previo. Que cosas tenéis. Sea como sea, corazón de Locurón.

03 – Blue Sunset

Los italianos son los mejores en el exploit. No tengo muy claro si eso se aplica también al cyberpunk que es lo que nos traen aquí, pero si os puedo decir que es un trabajo hecho con todo el corazón que, por supuesto, significa elevar el Locurón a la categoría de Si le pongo luces a estas gafas son cyberpunk. La desvergüenza, qué bonita es.

02 – After Blue (Dirty Paradise)

Es más fácil experimentar esta película que explicarla. Pero parece claro que es un intento de traer el onirismo a la realidad a partir de una concatenación de imágenes y, por qué no decirlo, de poner el Locurón al 11. Es difícil explicar cómo podría haber una película más tremebunda que esta.

01 – The Mad God

Pero entonces aparece este trabajo de animación que, además, ha visto medio mundo porque para eso ha estado de festivales y la han puesto en visión digital y la leche que les han dado a todo. ¿Podría haber tenido un poco más de guion? Sin duda. ¿Hubiera significado eso que tendría que haber habido algo menso de Locurón? Pues entonces no nos interesa, está bien como está que probablemente sea: Descriptible solo en onomatopeyas.

¡Hasta aquí por este año! Espero para el próximo poder presentar si no más, al menos sí mejores propuestas, poder hablar de un despiporre generalizado y ver si esta tendencia de estrenos en salas sigue. Y, por supuesto, el descargo de responsabilidad habitual. Estas son las mías, supongo que para otros habrá películas que me haya dejado (pongamos ¡Corten!, que para algo estuvo cerca de entrar) así que os animo a comprobar que realmente son de 2021 y compartirlas aquí. Y ahora ya, ¡a brindar por un 2022 de Locurón! [Pero dentro de un orden, que vaya racha de años llevamos]