Doctorales influenciaciones extensivas derivadas concluyentes

Visto el recorrido de Doctor Who durante estos cincuenta años y la fuerza con la que regresó en 2005 a nadie debería sorprender que la influencia en la cultura, fundamentalmente en la popular, sea extensa.

No solo desde una base general fan que ha facilitado la aparición del Doctor, sus acompañantes y enemigos en todo tipo de trabajos, desde los inevitables fanfics hasta canciones dedicadas. No solo durante la eclosión de la Dalekmanía; un nombre que debería dejar claro como fue ese momento que, aun centrado en Reino Unido convertiría la figura del Dalek en un icono pop digno de ser rememorado y utilizado durante años solo en imagen o acompañado de su característica forma de habla, especialmente su célebre Exterminate; sino a lo largo de toda su historia, incluyendo el lógico renacer reciente.

Junto a las derivaciones oficiales en los distintos medios o la mercadotecnia asociada, de los que ya hemos hablado, y además de los diferentes niveles de ficción fan que fueron pasando no sólo por el medio escrito sino también en ese formato de vídeo del que hablamos también, su influencia ha sido mayor.

Por un lado, logrando convertirse en tema no solo para diversos libros de ensayo sino también para otras manifestaciones culturales como canciones. Podríamos discutir hasta que punto esto entraría como parte de las manifestaciones del fenómeno fan, pero tanto la canciones dedicadas a la serie o que incluyen algunas influencias —y aquí podríamos incluir a grupos tan conocidos como Pink Floyd en cuyo One of These Days se puede escuchar incluso parte de la sintonía original de la serie— como el llamado trock o timelord rock que puede rastrearse desde la época clásica y que cobraron mayor fuerza con el regreso de la serie, contando incluso con una banda destacada, Chameleon Circuit, cuyo segundo disco, Still got legs —una exclamación del Undécimo Doctor — logró llegar al puesto 23 de la lista de ventas estadounidenses US Heat.

Si hablamos de cine lo más inmediato que nos vendrá a la mente es Bill & Ted’s Excellent Adventure en la que los protagonistas viajan por el tiempo dentro de una cabina telefónica y usan terminología propia de la serie como el Time Vortex. Detrás vendrían las discusiones sobre su influencia en otras películas temporales, en lograr que la mezcla de diversión y terror fuera habitual o en dispersarlo con parte de humor, pero ahí nos podemos enredar en un quién hizo qué antes o en especulaciones sobre su impacto concreto en la televisión británica y mundial.

O en el vocabulario, pues el prefijo cyber, que ya se usaba a finales de los años ’40, se popularizó gracias al éxito de los Cybermen. Es posible que incluso sin ellos se hubiera introducido de alguna manera en la cultura popular, pero el fantástico efecto de los villanos ayudó a convertirlo en un concepto rápidamente reconocible.

Pero si preferimos centrarnos en lo innegable, en la televisión estadounidense tenemos algunas referencias directas que van desde el nombre de Leela en Futurama al Dr. Hooves de My Little Pony: Friendship Is Magic pasando obviamente, por la serie Inspector SpaceTime que ha aparecido recurrentemente en Community. No son las únicas, pero quizá sí las más interesantes.

Dentro de la televisión, pero en otro tipo de programas, el escocés Craig Ferguson dedicó un programa entero de su The Late Late Show al Doctor, incluyendo una pieza inicial que debió ser eliminada por problemas de derechos pero que, por fortuna, acabó apareciendo en internet, a saber cómo.

E, incluso, el género pornográfico —por llamarlo algo— supo incluirse con el regreso en 2005 entre los influidos con dos producciones dispares, Dr. Loo and the Filthy Phaleks es una producción pornográfica inglesa con la actriz Alicia Rhodes a la cabeza y que aún siendo cutre e incompetente logra situarse por delante del producto del Adult Channel Doctor Screw y, sobre todo, del auténtico desastre generalizado que fue Abducted by the Daleks, creación más nudista que pornográfica de una incompetencia tan extrema que ni en que Daleks pudiera estar registrado cayeron, obligándoles a cambiar el nombre por Abducted by the Daloids, que tampoco es que mejore mucho el interior, pero porque parece complicado lograr que la extrema desgana con la que las actrices acometen el guión en un idioma que muy obviamente no es el suyo, así como la mezcla de tópicos e ideas peregrinas, tuvieran alguna salvación posibles. Pero, en fin, sirvan como muestra de la popularidad e influencia del personaje.

Son inabarcables las referencias a la serie, sus personajes y situaciones, a través de la cultura popular, en todos los medios posibles; también son muy amplias sus versiones paródicas, o su inclusión en historias cómicas. No solo en la ya vetusta saga de los Carry on con el Carry on screaming! que en 1966 se convirtió en la primera referencia paródica cinematográfica hasta la aparición de Daleks en Looney Tunes: Back in Action a petición de Steve Martin, mientras que en televisión iría apareciendo en el SNL o Los Simpsons, fundamentalmente en su versión del Cuarto Doctor.

Incluso si nos centráramos en España podríamos sacar un buen puñado de referencias, desde fanzines como Doctor Wharg o Tractor Who —ganador este último del Premio al Mejor Fanzine de Expocomic 2013, y actualmente en búsqueda de financiación para el siguiente— hasta la inclusión de ese universo en una aventura del Superlópez de JAN, El ladrón del tiempo, historia poco trabajada pero que va sacando tópicos de la saga centrándose en el Décimo Doctor.

Aunque, sin duda, lo más destacable que ha pasado últimamente han sido las declaraciones de Javier Olivares, creador de Isabel, de que está preparando El ministerio del tiempo, una serie al estilo de Doctor Who. Aunque las múltiples caras de la creación británica a lo largo de tantas encarnaciones hacen difícil de saber cuales tratará de reflejar, da una idea de la popularidad lograda.

Más allá de la TARDIS, el bigger inside, el destornillador sónico y la galería de personajes, héroes y villanos, la misma serie como elemento común y como un todo parece claramente establecida tras estos primeros 50 años en la cultura popular y el imaginario colectivo.


Pilotada Octu Novembrina Finalizadora Transitoria

Dos meses más tarde desde la última vez, con un octubre muy movido y un noviembre extraordinariamente tranquilo confirmando esa tendencia actual de las cadenas a cancelar el mínimo número de series posibles, mucho menos de sustituirlas por otras. El caso más extremo es el de la FOX que con su nueva política de series cortas y apoyo extremo —¡quién les ha visto!— no ha cancelado aún ninguna de sus series. Por suerte los ingleses siguen con sus cosas así que podemos tener otro… ¡PILOTOS DEATHMATCH!

Seguimos con un año tumultuoso como tuvimos en Enero ? Febrero , Marzo ? Abril_ , Mayo ? Junio , Julio ? Agosto y Septiembre . Antes de ponernos a ello, aprovecho para recordaros, como siempre, un par de cosas: La inclusión de vídeo suele deberse a que sea una serie especialmente buena, mala o curiosa. Podéis conseguir más información clicando en el nombre del programa, os llevará a su web oficial —y si no tiene, que ahí está la ITV, a lo más cercano que se me ocurra— y a la derecha podréis leer su procedencia: (AU), (CA), (NZ), (UK), (USA) y, por supuesto (OT).

Aunque a primera vista pueda parece que hay menos series que de costumbre es si comparamos las 43 novedades con las 27 del año pasado vemos que seguimos con un año en el que la dispersión de los canales ha facilitado una explosión de pilotos subiendo ya la cifra anual a 298. Queda solo un mes, tradicionalmente uno tranquilo pues los especiales son más que la ficción a estrenar. Así que ya veis, nosotros tenemos el mismo tiempo y ellos piden cada vez más nuestra atención así que sólo os puedo decir una cosa:

¡Que comience la lucha!

Adam Devine’s House Party (USA)
Imagino que hay gente a la que el actor de Workaholic les hace gracia y por eso le han dado esta… cosa… que reúne intentos de sketches, monólogos y una especie de… ahm… ¿trama? Un desastre.

Almost Human (USA)
Parece que hacer una serie policiaca en la que uno de los compañeros es un robot es algo que aún no se había satirizado lo suficiente. Claro que el año pasado la NBC estrenó una comedia con un mono vestido de doctor. En cualquier caso este Almost human tenía todo lo necesario para ser una buena serie, el género está en auge y Karl Urban es una gran elección. El resultado, sin embargo, se queda en la clásica historia de policías diferentes que trabajan juntos y se llevan bien pero son distintos pero son amigos. Además de la más clara demostración de que poner algo en el futuro no lo convierte en ciencia ficción del mismo modo que no llamaríamos a Los Picapiedra una serie histórica. Si tenemos en cuenta que, además, en ese mismo canal tenemos ya una mezcla de policías y comedia mucho mejor con Brooklyn Nine-Nine más le vale a esta empezar a desarrollar algún tipo de personalidad diferenciada.

Ambassadors (UK)
Es difícil hablar de esta serie porque parece fruto de una guerra, una facción quería hacer Sí, Ministro en el Ministerio de Exteriores, otro quería hacer un drama sobre el servicio exterior. Como detrás están David Mitchell y Robert Webb, protagonistas de Peep Show y creadores de sus propios programas de humor. Así que aquí estamos, con muy buenas intenciones que brillan en las ocasiones que la lucha lo permite.

Behind the Mask (USA)
Una nueva serie de HULU, teóricamente un realitie sobe la gente que se viste de mascotas deportivas. No tengo muy claro qué es lo que pretenden con ello. Cada cuál tiene una vida propia, unas relaciones diferentes. Ni siquiera su idea de cumplir como mascota les iguala. Así que como no intenten usarlo de entrada en el furrismo no le veo mayor interés.

The Birthday Boys (USA)
Uno esperaría, al menos yo, que si el gran Bob Odenkirk apadrina a un grupo —en este caso a uno salido de Upright Citizens Brigade de Los Ángeles — que fuera algo diferente. La verdad es que si uno no ha visto mucha comedia de sketches no está mal pero es que llevamos un par de años en los que parece que la época de la baja concentración en internet ha favorecido que florezcan como setas. Esperemos que vayan mejorando o acabaremos logrando limitarnos a las antologías.

Breathless (UK) Parejas complicadas en un momento, los años sesenta, en los que las cosas estaban cambiando. Y todo ese rollo. A uno le viene inmediatamente a la cabeza Mad Men y no hay más que buscar para ver que los productores llevan negándolo todo el rato. Bueno, dentro del exploit no está demasiado mal. Ah, sí, esta vez el colectivo al que le toca es a los médicos.

Brody Stevens: Enjoy It! (USA)
Nunca antes viendo los pilotos me ha quedado tan claro lo mayor que estoy. Es decir, Brody Stevens es un cómico salido del hospital que cuenta su vida cotidiana, en la que hace una versión tan cercana a la realidad como puede, pero llenándolo de cameos.. Ni siquiera están intentando darle una vuelta, así que olvidaros de cualquier cosa parecida a The comeback o a Larry David. Cómicos siendo ellos mismos, eso es lo que nos dan.

Crackanory (UK)
Una serie de personas más o menos conocidas contando cuentos en apariencia infantiles pero de pretensiones humorísiticas. No parece tener mucho sentido así que una visita al buscador nos permite saber que es una versión humorísitica de un programa similar que hace años dedicaban a los niños. Así que… bueno.. hay partes mejores, según el invitado y la historia, pero no parece que de aquí vaya a salir nada.

Dracula (USA)
Es difícil hablar de esta serie, o de la NBC en general, sin mencionar a Los Simpsons, cuando no parecen sus ideólogos parecen su comité directivo. De manera que ante la noticia de Drácula como adaptación los jefazos de la NBC debieron pensar que no habría nada mejor que organizar una historia en la que intervinieran órdenes secretas, escenas de sexo y todas las ideas peregrinas posibles incluyendo hasta la moderna teslaxplotation, logrando por el camino algo tan inesperado como juntar Los Tudor con Van Helsing rogrando que todo lo que en Sleepy Hollow funciona aquí falle. Pero no os preocupéis, la NBC ya está hablando de hacer una versión de The Wolfman. Apuesto a que en una estación espacial.

Drifters (UK)
Los de The Inbetweeners decidieron que era necesaria una versión femenina con lazos con la serie madre. Pues aquí está. Haceos a la idea de que no va a ser mejor que la original.

The Escape Artist (UK)
Gran trabajo el de David Tennant como abogado defensor extraordinariamente bueno en un mundo en el que ningún personaje es de una pieza y las cosas malas ocurren. Si estáis pensando que es una serie de abogados os estaréis equivocando, lo que tenemos aquí es un thriller de gran nivel.

Forgive Me (CA)
Espero que recordéis In Treatment, la serie de la HBO sobre un psicoterapéuta y sus consultas. Pues bien, lo que los canadienses han intentado con esta Forgive Me es acercarse a esa idea desde una perspectiva más… católica. Sí, en un confesionario. Como decía antes, estoy muy mayor para estas cosas.

Getting On (USA)
Quizá alguien recuerde que en 2009 y con este mismo nombre se estrenó una serie en la BBC sobre los cuidadores de un hospital geriátrico. Lleno de humor negro y con una considerable cantidad de críticos detrás hablando maravillas de ella era esperable que alguien tratara de adaptarla para el mercado estadounidense. La china le ha tocado a la HBO que últimamente está de compras a ver si logra recuperar la buena publicidad. Laurie Metcalf está magnífica, Alex Borstein lo hace muy bien, hay estupendos actores recurrentes y todo funciona más o menos. No es un éxito irrefrenable pero se le puede dedicar un rato.

Golan the Insatiable (UK)
Cuando decía lo de estar mayor habla de cosas como esta. ¿Habrá alguna vez una serie de Animation Domination que no me parezca un abuso del feísmo sin respaldar por guiones que se limiten a acumular insensateces para reclamar un nuevo tipo de humor? Espero verlo.

Ground Floor (USA)
Hablando de insensateces. Bill Lawrence ha creado esta serie que se supone que va de lucha de clases o algo así. Un chico en un entorno rico, una chica en un entorno trabajador… los dos en el mismo edificio. Y entonces llegan los chistes más viejos del mundo y los secuestran. Yo entiendo que es cosa de la TBS. lo mismo que facilita un nivel de actores algo verdes. En fin, a ver si Lawrence logra que esto remonte.

Ja’mie: Private School Girl (AU)
El cómic australiano Chris Lilley sigue con su carrera y sus personajes clásicos. A este paso vamos a ver toda su vida. En este caso regresa a la muy pija Ja’mie, sus proyectos caritativos y todo ese mundo tan trabajado. En fin.

The Last Witch (UK) Este es el piloto que trata de una forma correcta a las brujas. Una historia con maldiciones, almas que saltan y que sabe crear no solo suspense sino incluso interés. Como el resto de los pilotos que SKY presentó en Drama Matters estamos ante lo que sin duda sería una gran serie.

Lawless (UK)
Más Drama Matters, más grandes series. En este caso un piloto de abogados que nos presenta a la jueza más joven del Reino Unido, lo que está dejando detrás y lo que se encuentra al tomar posesión del cargo. Logra no solo mantener el interés sino dejar con ganas de más.

Lucas Bros Moving Company (USA) No solo es otra espantosa serie de animación del bloque Animation Domination de la FOX, además está hilada sobre chistes tan antiguos que podrían estar reciclando antiguos Adult Swim sin que a nadie le importara.

Man Down (UK)
Propuesta rancia desde casi su concepción con un profesor que odia su trabajo y es mangoneado por su padre tratando de sobrevivir. Lo de siempre. Como siempre.

The Millers (USA)
El alienígena cambiaformas ataca de nuevo. Si habíamos visto ya a Bill Lawrence muy por debajo de lo que en él es habitual ahora le toca a Greg García marcarse un espanto en el que, para colmo, ha embarcado a actores tan notables como Will Arnett, Margo Martindale y Beau Bridges. Esperemos que estas abducciones terminen de una vez.

Mob City (USA)
La obra de noir que Frank Darabont llevaba tiempo armando se presenta por fin ante nosotros con con su estupendo reparto, su cuidada imagen y, lamentablemente, un guión plano. Lo que debería ser una gran historia se presenta como una colección de clichés ordenados de manera más o menos afortunada. No es esto, pero aún se puede cambiar. Espero.

Mother Up! (USA)
Esta serie de animación sobre una madre y su vida y blablabla tiene la característica fundamental de ser la primera serie consistentemente mala producida por HULU. No fallida, no : Mala.

Nowhere Boys (AU)
Australianos y excursiones escolares que salen mal, ese sabor clásico. Cuatro chicos regresan de una excursión para descubrir que están en otra realidad en la que jamás nacieron. O puede que la explicación sea diferente. Serie juvenil de acción y misterio que va mezclándose con un videojuego on line, es conmovedor ver que en algunos países aún siguen creando series juveniles.

Once Upon a Time in Wonderland (USA)
¿Es un spin off?¿ Una mini? ¿Un error? Sacar una línea argumental y pico de la serie madre para traer esto no parece una gran idea. Darle una longitud tan extensa como una temporada entera tampoco lo mejora. Así que salvo a los muy muy fanes del OUaT original no creo que le interese a nadie.

The Originals (USA)
Este sí que es un claro spin off, de The Vampire Diaries nada menos. Y aunque a ellos les gustaría ser su propio Angel, la verdad es que está más cerca de ser el Melrose place. Qué le vamos a hacer.

The Psychopath Next Door (UK) Más Drama Matters, más interés. La historia de una peligrosa psicópata que se hace pasar por una persona normal pero revoluciona un aparentemente tranquilo barrio con su llegada sirve sobre todo para el lucimiento de Anna Friel en un muy espectacular papel principal. Este año dan ganas de que pidan serie de todos los pilotos.

Ravenswood (USA)
¿Es esta la temporada de los spin off? Podría parecerlo. Lo que sin duda tenemos aquí es un ejemplo de cómo separarse —y equivocarse al hacerlo— de la serie madre, lo hacen dándole un tratamiento sobrenatural que choca con el realismo irreal de PRetty Little Liars y permite explicar cualquier situación gracias a la magia. Una lástima.

Reign (USA)
Esta historia de María, Reina de Escocia en sus años franceses bien podría llamarse Gossip Queen y poco se faltaría a la verdad. Dejando claro con esto quién es su público buscado.

Rubenesque (UK)
Ser el más flojo de los Drama Matter no significa que no sea interesante. Una juez de línea termina de modelo por sorpresa, sus mundos en colisión y lo que cada uno le enseña será lo que mueva la trama. Curiosa, sí, pero que no me apetece tanto ver continuada como sus vecinas.

Spooksville (USA)
Basada en los libros de Christopher Pike, un jovencito recién mudado descubre que en el pueblo pasan cosas muy extrañas y se une a dos chavales más de la localidad para investigarlo. De nuevo una alegría ver que —pese a los obvios problemas— algo se va haciendo.

Talking to The Dead (UK)
El último de los Drama Matters y el más rutinario. Pero al ser rutinario dentro de la vertiente del género policíaco británico televisivo significa que, a poco fan que se sea del mismo, merece la pena echarle un ojo.

The Thundermans (USA)
Reconozco que esperaba algo más de un punto de partida en la que se nos iban a contar las historias privadas de una familia de superhéroes, pero teniendo en cuenta que el canal es Nickelodeon debería haber adivinado que se trataba de una versión igual de descafeinada de los magos de la Disney.

The Tomorrow People (USA)
Hablando de versiones descafeinadas, The CW compró los derechos del clásico británico y todo lo que ha conseguido es hacer la típica serie CW con protagonistas cachas y una trama tan rutinaria que casi parece increíble que, a la vez, hayan logrado destrozar la ya de por sí sencilla historia original introduciendo una absurda cantidad de giros argumentales innecesarios.

Truckers (UK)
La vida agridulce y privada de una empresa de transportes, con los camioneros cumpliendo sus encargos mientras reflexionan sobre lo que dejan atrás. Tiene pinceladas cómicas pero el alma de una comedia social. También su reparto. Así que si te espantan mejor mantente alejado.

The Tunnel (UK)
De entre todas las versiones de la historia del cadáver entre jurisdicciones esta versión anglo-gala es, sin duda, la peor. Y si no tenían ganas tampoco hacía falta que se empeñaran en realizarla.

Sabrina: Secrets of a Teenage Witch (USA)
Versión en animación de la conocida serie de televisión, más cercana —eso sí— a los cómics originales de la Archie. Lo mismo a los niños les gusta, yo no se la acercaría a un adulto.

Sean Saves The World (USA)
El último ejemplo del alienígena hunde-carreras, tras las participaciones de Bill Lawrence y Greg García, es Victor Fresco con una comedia en dos secciones: vida privada y trabajo, muy inferior a cualquier trabajo realizado antes. Que un protagonista tan dado a sobreactuar no ayuda, sin duda, pero es que esto…

Super Fun Night (USA)
Seguimos con series que jamás debieron ver la luz. ¿Quién pudo creer que por el mero hecho de poner en esta serie a Rebel Wilson iban a conseguir algo interesante? Porque no es así. De hecho, el falso acento americano de Wilson es una de las cosas más enervantes de una idea que ya de por sí parecía mala.

Was It Something I Said? (UK)
Nuevo panel show inglés que se centra en declaraciones, entrevistas, etc, de gente conocida. Más interesante gracias a sus participantes que a la mecánica o a la búsqueda de originalidad de un producto que parece creado para reducir la pasta media de los programas del canal.

When Calls the Heart (USA)
Melodrama de Hall Mark de manera literal. Imaginad que esas historias de grandes romances históricos y geográficos tuvieran incluso más espacio y empezaréis a comprender de qué va esto.

Witches of East End (USA)
Calidad Lifetime para un resultado que, argumentalmente y en reparto, parece cumplir su objetivo. Es una lástima que actrices tan clásicas como Julia Ormond, Mädchen Amick o * Virginia Madsen tengan que ofrecer una historia mezcla de Embrujadas con el más clásico culebron, que parece sacada tan de una búsqueda barata de actores que resulta complicado elegir a uno solo como Peor Actor de la Serie. Hace falta verlo para creerlo.

Yonderland (UK)
El equipo de Horrible Histories se ha reunido de nuevo para esta historia infantil/juvenil más que curiosa sobre una madre que cada día tiene que ocuparse de manener en orden un reino fantástico. Bueno, al menos intentan hacer algo original mezclando muñecos con animación y alguna cosa más,

You, Me and Them (UK)
Muy, muy, muy ruinaria comedia con Anthony Head de por medio sobre una pareja en la que ella le saca más de 30 años a él. Como salida de una época anterior.

Final flojo para este año. Y no parece que el mes en el que estamos vaya a arreglarlo, aunque permanezco atento por si hubiera suerte. Mientras tanto id pensandoos que el próximo servirá también para repasar el año y ver cuánto ha crecido el número de programas y si eso ha significado alguna mejora real. Pero eso será en otro momento. De momento aprovechad para conocer mejor estas.


Divergencias doctorosas mercadotécnicas fabrica pásticas

La llegada de la nueva versión de Doctor Who y su posterior éxito global significó de nuevo una posibilidad para los derivados de la serie. Tanto los spin off directos como las versiones en otros medios y, por supuesto, la inabarcable mercadotecnia que los responsables de licencias de la BBC se encargaban de vender cara, sin importar el resultado final de lo licenciado ni casi lo que estaban permitiendo.

Russell T. Davis siempre fue un fan de Joss Whedon, hasta el punto de preparar una serie llamada Excalibur pensada para seguir el estilo de las series del americano, con un grupo de personas investigando y solucionando los problemas del mundo fantástico. La serie nunca se llevó a cabo pero, cuando en 2005, durante el desarrollo de la primera temporada del recuperado Doctor Who, el controller de BBC Three le preguntó si tenía alguna idea para una serie de corte fantástico que poder ofrecer en la franja post-protección infantil, a RTD se le ocurrió hacer una versión ligada con este universo; de ahí nació Torchwood.

Durante la segunda temporada de la serie se fue dejando caer diferentes veces el nombre de la agencia, a la vez anagrama de Doctor Who, usado para esconder de miradas filtrantes la naturaleza de lo que en sus cintas había al inicio del relanzamiento, de manera que se fuera pavimentando el camino a la serie y una íntima relación, concluida con el trasvase del Capitán Jack Harness de una a otra serie. Al fin y al cabo la personalidad cínica y su orientación polisexual parecían más fáciles de expandir y profundizar en una serie para público adulto.

Con un reparto tan variado como los de la época de RTD en Doctor Who, Torchwood comenzó sus emisiones en 2006 con éxito, tocando temas que no se podían desarrollar en la serie madre. Sin embargo, ese éxito fue el que hizo que la BBC quisiera sacarle más partido, sobre todo ante la gran audiencia que la serie madre estaba logrando. De manera que, en un movimiento más inteligente para hacer caja que para lograr una buena serie, decidieron pasar unos cuantos episodios a otro personaje de la principal y sacar una versión editada que pudiera emitirse en horario infantil, lo que significó arrinconar las tramas problemáticas para que pudieran ser rápidamente cortadas. Para 2008 decidieron que la serie debía reinventarse, algo que acabaría con la tercera temporada en 2009, en realidad más una miniserie, conocida como Children of Earth, posiblemente la mejor historia del grupo hasta el momento.

La salida de RTD de la producción de la serie con la emisión el 1 de enero de 2010 de la segunda parte de The End of Time significó también la desaparición de cualquier aparición de Torchwood o del Capitán Jack. Incluso se llegó a decir que, al ser Torchwood una serie más adulta, convenía no influir en que los niños se acercaran a ella… pese a que no estaba en emisión. RTD había logrado que la BBC llegara a un acuerdo con el canal americano STARZ para una cuarta emisión, conocida como Miracle Day y de complejo proceso de producción. El resultado final, emitido durante el verano de 2011, sufría de múltiples problemas, tanto de producción como por los intentos de americanización, que convertían aquello en un autentico desastre. Una acumulación de personajes viejos y nuevos errantes a lo largo de una demasiado extensa miniserie. No hay ninguna noticia sobre intentos posteriores de hacer algo con ella.

Tampoco con los diferentes derivados, como un magazine propio que incluía un cómic o poco más de media docena de radionovelas y casi una veintena de libros, que en la actualidad están más que olvidados.

Aunque quizá podríamos considerar como spin off principal los especiales detrás de las escenas que se produjeron; como Doctor Who Confidential, que empezó durando 45 minutos hasta terminar en 30, durante toda la etapa de RTD y hasta que en 2011, durante la segunda temporada de Moffat y la consiguiente caída de audiencia, decidieran eliminarlo. Programa similar pero en solo 15 minutos tenía Torchwood, con el título de Torchwood Declassified, también una mirada tras las escenas al capítulo de turno.

Totally Doctor Who fue una creación para la segunda y tercera temporada de la serie, una manera de acercarla a un público más infantil. Preparado para su emisión en el canal temático infantil CBBC previo a la emisión del capítulo semanal de la serie, incluía secciones con algún invitado del programa, actividades para los chavales, lectura de cartas y muestrario de manualidades enviadas al Doctor, así como otros segmentos centrados en la serie y sus jóvenes seguidores, entre los que destaca en su segunda temporada The Infinite Quest, una miniserie animada con Tennant como Décimo Doctor y Freema Agyeman poniendo voz a Martha Jones, ambos viviendo una larga aventura en 13 minisodios de tres minutos y medio que, juntos, componían uno de 45.

Este programa y la serie animada no llegaron a 2008 porque en 2007 las cabezas pensantes —un decir— de la BBC habían encontrado un mejor reemplazo para la chavalería. Un nuevo spin off de Doctor Who surgido a partir de las buenas reacciones del episodio de 2006 School Reunion y con K9 and Company de 1981 en mente: The Sarah Jane Adventures,

Una nueva serie que, además, podía ser exportada sin problemas incluso a países en los que no se estuviera emitiendo Doctor Who. Pensada para un público juvenil y ganadora de numerosos premios, la historia no se centraría tanto en Sarah Jane como en un grupo de chavales que estarían a su alrededor. Además, diversos asuntos televisivos harían que K9 apareciera, aunque no tanto como estaba pensado en un principio. La vida de Sarah Jane Smith, actuando como figura de autoridad pero no como alguien de quien esconderse, con un grupo de chavales que luchaban contra invasores extraterrestres y otras conspiraciones, se demostró un enorme éxito desde el inicio. Y eso que RTD había tenido que convencer a los programadores.

La BBC le pidió un programa para chavales, a ser posible juvenil/adolescente, ofreciendo como idea realizar El jovencito Doctor Who, centrado en su etapa quinceañera en Gallifrey. RTD explicó que era una idea espantosamente mala y que mejor retomar el antiguo concepto. Sin embargo en la BBC no veían tan claro el tirón de Elisabeth Sladen por muchas encuestas entre los fans de mejor acompañante que siguiera ganando. De ahí la idea de probar primero y, una vez demostrada la viabilidad del proyecto, crear la serie.

Desde 2007 hasta 2011 se emitieron 5 temporadas, la penúltima de las cuales tenía su propio programa tras las escenas llamado Sarah Jane’s Alien Files. Sin embargo la inesperada muerte de Sladen en la primavera de 2011 llevó a cerrar el programa con la emisión de un episodio especial titulado The Man Who Never Was, mientras que el equipo pasó a buscar una forma de reutilizar los guiones y producción en una nueva serie fuera del universo de Doctor Who que se llamaría Wizards vs Aliens.

Por supuesto, la serie fue también acompañada por su propia colección de libros y de radionovelas con aproximadamente una decena de cada, además de apariciones especiales y secciones en el magazine del Doctor Who.

A finales de 2009, antes del cambio de productor, aún hubo tiempo para otra serie animada centrada en el Décimo Doctor, esta vez sin acompañantes de la serie de televisión. Dreamland fue un intento de lograr otro tipo de ruta con 6 episodios, el primero de 12 y el resto de 6 minutos.

Como decía antes, los derechos de K9 fueron problemáticos, haciendo que no estuviera muy presente durante el rodaje de Sarah Jane. Si bien el final de School Reunion lo hubiera explicado, su reaparición en la serie y posterior salida demostraba que aún había mucho que acordar, y ello se debía a que en el Network Ten australiano estaban trabajando en una serie centrada en él, gracias a unos derechos comprados décadas antes. En cuanto se vio que podían subir al carro al Disney XD de UK y otros canales internacionales, se pusieron manos a la obra, aunque por estas disputas no pudo lanzarse hasta 2010, coincidiendo con la llegada de
Moffat y Smith a la serie, y propiciando la desaparición del spin off.

En la nueva serie, K-9, con la forma inicial del primer K-9 que es del que tenían los derechos, pese a que se supone en Gallifrey con Leela —tanto da— pronto es regenerado en una nueva versión —debido a que el TM del diseño original SÍ pertenecía a la BBC — que a este paso podemos considerar la V y no es capaz de recordar nada de su pasado—, evitando así tener que ofrecer demasiadas explicaciones. Sin embargo, esta mezcla de imagen real y animación no terminaría sus problemas con la emisión de los 26 capítulos rodados. Desde 2011 se presupone en producción una segunda serie pero, de nuevo, la BBC hace todo lo que está en su mano por torpedearla.

Además de esto, y de las creaciones derivadas de antiguas variaciones de las que ya hablamos como los radioseriales o las novelas de Target, el Doctor Who ha logrado desarrollar más material derivado de las nuevas series.

Comenzando por un nuevo grupo de novelas conocido como New Series Adventures, que llevan ya más de 50 títulos, así como versiones adaptadas sencillas, Elige tu propia aventura e incluso una serie de libros conocida como The Darksmith Legacy, que siguen al Décimo Doctor a través de diez libros que contaban una historia completa y se apoyaban en un sitio web en el que podían introducir material complementario.

En los radioseriales de Big Finish todo seguía viento en popa. Más aún, pese a no contar con los Doctores posteriores al octavo, la nueva popularidad les permitió sacar más seriales aún. La línea original lleva ya 180 obras; en 2007 sacaron The Companion Chronicles y en 2009 una colección centrada en los primeros Doctores llamada The Lost Stories, que cerrará el año próximo para ser sustituida por The Early Adventures, centradas en los dos primeros Doctores. Múltiples miniseries más fueron lanzadas. Y este año, por fin, Destiny of the Doctor, una con apariciones de los Doctores del Noveno en adelante que, aunque no cuenten con los actores, sí suelen hacerlo con los acompañantes, para poner las voces.

En cuanto a los cómics, a la vez que los del Magazine se llegó a un acuerdo con IDW en 2007 para que, a partir de 2008, fueran publicando una serie de cómics, por un lado miniseries y por el otro un título regular llamado Doctor Who Classic, además de una serie de one shots.

Todo esto fue material directo, y aún quedaron cosas en la caja como Rose Tyler: Earth Defence, planeado para ser una serie de telefilmes anuales que RTD consideró necesario abortar antes de que pudieran excederse con los spin off.

Figuras de acción, enormes cantidades de versiones de las TARDIS, Cybermen o los Daleks, muñecos de todo tipo, desde los de peluche a Megos pasando por los de armar, incluso muñecos antistress con forma de los Adiposos… todo tipo de mercadotecnia fue puesta a la venta. Dapol, Product Enterprise, Corgi, están entre las empresas a cargo de ello.

Más de una docena de juegos de tablero, desde The Interactive Electronic Board Game el mismo 2005 a Battle To Save The Universe en 2010, aprovechando la llegada de Matt Smith, incluyendo versiones de clásicos como Scene It u Operación, al menos tres juegos de cartas coleccionables o de batalla, y al menos media docena de videojuegos, desde Top Trumps en 2008 para PS2, DS, Wii y PC a The Eternity Clock en 2012 para PS3, Vita y PC.

Todo eso y una línea de cocina con moldes de amigos y enemigos o decoración para que tus cupcakes parezcan Daleks que te puedes comer mientras te sirves un té desde tu tetera TARDIS.

Nunca parecía haber suficiente. Por ejemplo, en 2013 para celebrar el 50 aniversario, el Royal Mail puso en circulación unos sellos conmemorativos.

El éxito del regreso de Doctor Who y la falta de límites de la BBC en cuanto huelen una oportunidad de hacer caja les ha llevado a sacar todo tipo de productos, facilitando la aparición de páginas de coleccionistas que listan y comparten sus hallazgos y dónde conseguirlos.

Sin embargo estas creaciones muestran más el nuevo carácter expansionista de la serie que su impacto en el imaginario popular, del que se limitan a sacar tajada.