Las 13 mayores chifladuras del cine de terror de 2022

En esta época de repasos también podemos dejar por un momento de hablar de Lo Mejor o de Lo Peor para echar un vistazo a los Locurones. Películas que deciden ir más allá, para bien o para mal, y que por eso mismo merecen un recuerdo especial, porque romper con lo habitual es en muchas ocasiones la única manera de ofrecer sorpresas.

La de cosas que han cambiado en este año y no para bien. Con esta frase empezaba el año pasado, quién iba a creer que la cosa iría a peor. A saber cómo estamos -si es que estamos- el que viene. De momento seguimos con Canino en el recuerdo. Y ha salido esta lista -o lo que sea- en su fecha habitual, que es incluso más extraño. En realidad no creo que haya nadie que siga realmente la cosa esta de los locurones pero ya que el trabajo previo está más o menos hecho y que yo me lo paso bien… pues allá vamos.

No apostaba yo demasiado por la recuperación pero de nuevo ha mejorado. Así que aunque la de 2017 sigue en mi memoria -quizá solo ahí- como la mejor, y olvidados ya los bajones de la de 2016 o la de 2018,  la recuperación de la de 2019 y luego la de 2020 y  la de 2021 que era más de mantenimiento, quizá. Así que al llegar a esta de 2022 me he encontrado una sorpresa inesperada. Por un lado confirma un gran año de películas que abrazan el exceso, lo inesperado y la desopilancia. Por el otro… en realidad la mayoría tienden no tanto a la experimentación o la ruptura como a una cierta vivencia razonable con momentos de expansión o puntos de movimiento gracias a ellas. Algo que se nota especialmente en el lado oriental. O, mejor dicho, en su falta.

No sé si os he contado alguna vez cómo se hacen estas listas. Durante todo el año yo voy viendo películas y tomando notas de las que merecen por lo menos echarle un ojo, varias de las cuales acaban en el listado del año. (Esta vez como la mitad) Según se va acercando el final de año, para octubre, empiezo a hacer un ‘peinado’ de las películas que me falta, a revisar qué ha salido y que está previsto que salga y todo eso. Y las últimas semanas de diciembre, en las que como cualquier persona razonable necesito un mayor número de pelis de terror, acabo de redondearlo.

De ahí que haya una lista principal, una de posibles y una con la general, que acaba siendo prácticamente cinco listas.

Pues bien, no había ninguna de las asiáticas que estuviera en las dos primeras. Y no es que no las haya buenas, casi lo contrario. Bhool Bhulaiyaa 2, Phone Bhoot, Chuyện Ma Gần Nhà o Deyyamtho Sahajeevanam tienen partes más que notables. Pero mucha menos capacidad de sorprender. Y aunque sé que hay gente a la que le gustó y sorprendió Zhou -igual que hay a quien le gustó y sorprendió Terrifier 2– me temo que no comparto el entusiasmo. Pero bueno, eso no significa que no haya más.

Por ejemplo, Arthur, Malédiction tiene una historia más interesante fuera de la pantalla que dentro, aunque no sé quién podría haberse sorprendido. Children of Sin demostraba que se pueden hacer las cosas con las mejores intenciones -y con las vueltas del pan-. Y el número de producciones a las que todo parece darle igual menos el tema religioso, como la mezcla entre El código Da Vinci, las pelis de Marvel y… bueno. Esas cosas… que es The Devil Conspiracy. O como pasa con Hellbender. O con Hellhole.

Lo que sí que os puedo decir es que este año el puesto 13 ha estado reñido. La ¿comedia fantástica? The Loneliest Boy in the World podría haber entrado, con su extraño giro hacia Lo Amblin. También en el último momento el Adult Swim Yule Log estuvo cerca de entrar. Por lo menos unos quince minutos. Lo que pasa es que todas estas, por uno u otro motivo, son las que no han logrado entrar en la lista final de las 13. Así que mejor damos paso a ellas en lugar de seguir dándoos la chapa por aquí.

13 – WE’RE ALL GOING TO THE WORLD’S FAIR

Como decía antes, han sido muchas vueltas pero estar tirado en casa hablando con extraños por internete me temo que está lejos de poder considerarse una excentricidad. Hacer los challenges, notar cambios de opinión y discutir con gente… casi menos. Pero bueno, uno va viéndolo y -más allá de lo que se opine de los tiempo y los presupuestos- logra ser tan inquietante como… bueno… como es la vida en internete en general. Ya sabéis, lo único más siniestro que el creepypasta es el costumbrismo.

12 – ORPHAN: FIRST KILL

De esto que hay veces que uno no esperaba que los giros que le han buscado a esta película -que es, además, una precuela- para intentar superar el de la primera… Sin duda han estado medidos y pensados. Lo cierto es que hay varios momentos de brillante desvergüenza para que no sea una obra más. Sino… una evolución desbocada de las películas de Lifetime.

11 – THE KILLING TREE

Uno de nuestros clásicos de nuestra lista de final de año es ‘el objeto inusitado que intenta matarnos’. Y este año el más increíble de los objetos con los que nos hemos cruzado (y nos hemos cruzado incluso un globo) ha sido… ¡Un árbol de navidad! Ya, ya, sé que Treevenge iba de algo parecido. Pero esta por lo demás es una película clásica de venganza, más o menos slasher sobrenatural, pero la persona en cuestión -y sí, es una persona- vuelve como árbol pero también con los cables y las lucecitas. A ratos más Evil Dead, otros más película de criatura de SyFy,  pero podemos reconocerles los arrestos por su contribución a esta categoría.

10 – SHARK SIDE OF THE MOON

Otro clásico es la ‘peli de tiburón’. Que puede ser más o menos cutre, que siempre tiene competencia -este año hemos tenido también Sharkula– y que este año reconozco que es algo mejor de lo que estaba acostumbrado pero no mucho más razonable. Que, para mí, mucho mejor. Incluye estaciones espaciales variadas, criaturas lunares cuyo parecido con un tiburón es… digamos que discutible. Y un descarado uso del croma hasta para ir al baño. En fin, un ejemplo más de las películas de tiburones.

09 – HEADLESS HORSEMAN

No esperaba yo que una película de The Asylum llegara aquí, la verdad, de hecho, debería de mirar si algún año lo han metido. Pero esto es un nivel de pura desvergüenza que uno esperaría más en una producción de 1313. Porque cogen de esqueleto la historia de El Cuervo, roban el cartel de Motorista Fantasma, la ponen un Emoji de Calabaza de Halloween convirtiéndolo en un CGI como no se había visto usar desde Cougar Cult. Incluyendo el desparpajo.

08 – PAHANHAUTOJA

Sospecho que esto es algún tipo de metáfora propia de los países nórdicos o algo así, porque esta historia -un tanto asquerosilla, he de decir- que mezcla familias que buscan ser percibidas como perfectas y muchachas que encuentran huevos misteriosos parece debatirse entre ser una actualización de los cuentos clásicos, una reflexión sobre sinceramente no tengo muy claro si ellos mismos han decidido qué y una película de terror más o menos corporal. Supongo que todo depende de más o menos cómo se vea o entiendas, porque nada de esto le quita un cierto punto tierno.

07 – SAWED OFF

Lo bueno de esta película es que, al margen de su bajísimo presupuesto, parece una decisión por adaptar los modos y modelos de los Looney Tunes a la pantalla. Un triángulo amoroso, unas ‘fin de semana de caza’ y dos amigos que acaban en un círculos casi infinito -bueno, al menos bastante largo- de asesinatos sucesivos. No es que tenga mucha trama, fondo o sentido -al fin y al cabo aquí lo importante es el estacazo y tentetieso- pero al menos esto último lo convierte en, digamos, una decisión.

06 – THE HAUNTING OF THE TOWER OF LONDON

Una cosa que no esperaba yo era encontrarme este año con dos personas a las que llamar Discípulo aventajado de David DeCoteau. Pero aquí estamos. En este caso con Charlie Steeds y su Dark Temple, una persona que parece ir probando todos los sabores del terror que aquí decidió hacer una de la Hammer. Y precisamente ese exceso que tantas veces se encontraba en aquellas se las ha traído a una trama completamente desbocada, con Ricardo III de fondo y con un giro en las clásicas escenas de torturas.  Vista desde fuera podría parecer una película normal de hace unas décadas… hasta que uno se da cuenta de lo diferente con el contexto y de las cosas que hacen. A ver por dónde sigue y hasta dónde tira.

05 – EXPLOITED

El otro Discípulo aventajado de David DeCoteau es… bueno, no sé si el director Jon Abrahams o el guionista Anthony Del Negro, pero sí que os puedo decir que este Exploited es como si alguien hubiera aprovechado el éxito de los slashers de misterio de finales de los ’90s  para hacer una versión de webcams y desparrame en el que uno puede encontrarse con un payaso haciendo malabares con dildos y que sea contextualmente razonable. Bueno, todo lo razonables que pueden ser estas cosas. El misterio lo es menos y lo de más pero, sobre todo, es la excusa para el juego de disfraces, agresiones y verbenas que se traen. El tráiler -que han escondido porque, bueno, la película es como es- son dos minutos de destripe. Así que casi mejor ponérsela sin saber e ir descubriendo esta mutación desmelenada de una película de Lifetime que Lifetime jamás podría emitir en su canal.

04 – MADELINES

A veces la falta de dinero, o las tramas que parecen pensadas para una serie y acaban en una película, pueden ser un problema. Y aquí lo son, pero logra hacer que algo funcione la pura capacidad de la idea que mezcla viajes en el tiempo, bucles, asesinatos y una unidad de tiempo y luego que aprovecha todo lo anterior con humor y algo de fantasía para traernos este triunfo de las ganas sobre los medios.

03 – SOMETHING IN THE DIRT

Un ejemplo de cine de confinamiento, con dos creadores especializados en estas lides que hacen un juego de conspiranoia -que también es humo y espejos- para pasar del low-fi a la buddy comedy o los momentos de thriller. Es un poco más sencillo de vivirlo que de explicarlo. Pero tampoco demasiado.

02 – RAZZENNEST

Esto podría haber sido un capítulo de Inside Nº9, de hecho es posible que lo fuera, pero la decisión de que las imágenes vayan por un lado, la pista de audiocomentario por otro, las referencia a la Guerra de los 30 Años, y los metacomentarios. Es curioso cómo algo puede parecer a la vez tan vanguardista y tan cotidiano. Supongo que porque a ratos puede parecer también una evolución del radioteatro y los protectores de pantalla.

01 – GLORIOUS

Y el paso más allá. Una especie de comedia del absurdo con un mínimo en todo: localización, personajes, acción. Y, sin embargo, es casi lo contrario, porque las dudas y reflexiones de una persona que acaba de sufrir una ruptura amorosa, se mete en el baño de una estación de servicio y empieza a recibir… comentarios y peticiones por parte de un glory hole. Con la voz de JK Simmons. También hay dioses antiguos, algún tentáculo y varias lluvias de sangre. ¿Qué menos podemos pedir para empezar bien el año? Lástima que no optaran por un final que fuera incluso más… festivo.

¡Hasta aquí por este año! Espero para el próximo poder presentar si no más, al menos sí mejores propuestas, poder hablar de un despiporre generalizado y ver si esta tendencia de estrenos en salas sigue. Y, por supuesto, el descargo de responsabilidad habitual. Estas son las mías, supongo que para otros habrá películas que me haya dejado (pongamos Vampfather, que para algo se le notan las ganas de ser considerada merecedora de ser considerada este tipo de película) así que os animo a comprobar que realmente son de 2022 y compartirlas aquí. Y ahora ya, ¡a brindar por un 2023 de Locurón! [Pero dentro de un orden, que vaya racha de años llevamos]

Deja una respuesta