¡Pilotos Deathmatch!

¿Una serie brasileña sobre el K-Pop? Pues por lo visto sí, Além do Guarda-Roupa (O) (BR) nos presenta, además, un par de giros extra. Como que la protagonista sea una adolescente coreano-brasileña que odia todo lo que viene de Corea, al menos hasta que descubre que su armario tiene la mágica característica de permitirle acceder al piso en el que convive la nueva sensación de las boybands del país. Esto permite, por un lado, explorar la -a veces- complicada relación en los jóvenes de dos culturas y, a la vez, crear una comedia adolescente con música y algo de fantasía. El resultado es más curioso que otra cosa, la verdad, porque la parte de la relación de la joven con Corea (a través de una serie de complicadas historias) es menos importante que su deseo de ser bailarina de ballet y su decisión de llegar a un acuerdo con el grupo -o su ‘líder’-. Casi os podéis ir imaginando por dónde van los tiros. Pero, como decía antes, al menos es original.

Parece que en Australia han decidido apostar por las comedias-thriller porque en Bay of Fires (AU) tenemos de nuevo una curiosa combinación. En este caso nos encontramos con una mujer que claramente está huyendo hacia un pueblo escondido -en Tasmania, en este caso- junto con sus dos hijos. Este inicio sirve para poner en marcha una máquina que, como una creación diabólica, va impactando y desarrollándose. Así, para la segunda parte descubrimos de qué huye -bueno, quizá más ‘por qué’, porque está claro que queda mucho por explorar, especialmente mucho de lo que ella misma no es consciente- y en la tercera, como parte de los giros, lo que encontramos es que ese pueblo en apariencia despoblado y miserable tiene sus propios secretos. Motivos más que de sobra para no estar muy contentos con esa extraña recién llegada que, a su vez, no acaba de saber o entender ni lo que ha pasado en su vida organizada ni lo que está ocurriendo ahora. Un piloto bien montado, quizá con un cierto exceso de personajes y tramas, pero también con un buen número de actuaciones más o menos variadas. Supongo que su interés dependerá de cómo vayan organizando las informaciones y las distintas personas implicadas, pero deja, al menos, con ganas de ver para dónde tiran.

Algo tienen los neozelandeses con la palabra Homebound 3.0 (NZ) y la comedia. Sea como sea aquí tenemos una nueva versión: Treintañeros viviendo con sus padres por distintos motivos -en general relacionados con uno en concreto que podemos llamar Capitalismo- que se encuentran empujados por estos a encontrar pareja. Dentro de su ‘comunidad’ -no lo había dicho, pero esto ocurre dentro de la comunidad china de NZ, y el idioma va fluyendo de inglés a mandarín o cantonés- con la ayuda de una casamentera. A partir de ahí tenemos un resumen de situación que incluye a los protagonistas en una ‘falsa relación’ para no ser echados de sus hogares familiares, a las susodichas familias, los amigos y exes y la gente a su alrededor. Incluyendo la famosa casamentera. Lo cierto es que varias de las cosas ya las hemos podido ver en otras versiones de estas historias, incluyendo la cantidad de personajes en el límite de lo despreciable que hay que sufrir -que el protagonista venga de una ruptura con su ex que parece parcialmente causada porque sus libros de scifi tienen más éxito que los de él, no ayuda en absoluto- pero, a la vez, realizada con suficiente gracia y corazón como para permitir que pasemos, de momento, el resto por alto.

No ha habido forma de encontrar un tráiler en abierto, pero podéis pasaros por https://www.facebook.com/watch/?v=1052826402793729 a echar un ojo a algún clip. Yo qué sé.
Sólo puedo decir que Justified: City Primeval (USA) logra ser Justified sin ser Justified gracias a coger un libro de Elmore Leonard que no tenía nada que ver y llevarlo al universo de la serie. De esa manera tenemos pocos -por no decir ningún- personaje de la serie original, pero sí al personaje de Rylan Givens, y su particular manera de resolver problemas. O encontrarse rodeado por ellos. Así que esto es lo que tenemos, una mezcla de alegría por el reencuentro y tristeza por lo que se ha perdido. Dentro y fuera del universo. Pero, sobre todo, una prueba de si Ollifant va a poder tirar del nombre él solo. Que lo mismo. Pero también es posible que pudieran haber considerado el tiempo que ha pasado -en la parte racial, por ejemplo-.

La decisión de buscar un cierto realismo sucio hace que este Kohrra (O) (IN) -en mi cabeza, por supuesto, Kohrra, Hefe, Kohrra– sea de lo menos verosímil. Mucho sexo fuera de plano pero dado a entender, mucha mención, mucha suciedad, mucho tema oscuro… en fin. Ni siquiera el asesinato que lo vertebra llega a ser interesante de seguir.  Supongo que a los que interese esa vertiente les puede gustar, para mi ha sido meh.

De entre los muchos problemas que se me ocurren pueden venir en la mal llamada Animación para Adultos los de Praise Petey (USA) salen de la lucha entre una trama y unos personajes. La decisión de meter todos los gags todo lo rápido que se pueda suele significar que se confía en que alguno funcione más que en que funcionen todos, que la idea sea seguirlos mientras se intenta establecer una trama -incluso si es tan ridícula como esta, en la que una joven neoyorkina hereda de su padre una ciudad que en realidad es una especie de secta en la que ella va a reemplazar al líder- pero sin desarrollar los personajes. Ni siquiera en ese estilo ‘una única nota’ de las producciones de McFarlane, de manera que por muy fuerte que lo intenten -que lo intentan- no acaba de parecer que funcione. La comparación más clara debería de ser con Inside Job -que parece una versión en espejo de esto- y el problema es que mucho de lo que aquella hace (no porque sea una gran serie, simplemente porque es lo esperable en una serie) es lo que aquí falta. Sumémosla a la extensa lista de ‘otra oportunidad desperdiciada’ y pasemos a lo siguiente.

Reunir a actores más o menos conocidos, más o menos competentes, y montarse un teatrillo para una mezcla entre docuserie y true crime, es una de las más insufribles tradiciones británicas. Así que este The Sixth Commandment (UK), con su tradicional cantidad de repeluco y manipulación más o menos interesada de la historia, no puede explicarse más que como parte de una tradición. Como maltratar animales.

Buenas intenciones en Supa Team 4 (O) (SA), la animación toma una serie de decisiones con las que no siempre estoy de acuerdo, pero fuera de eso es una historia bastante clásica y no muy complicada, con una serie de secundarios, algún misterio y buenas cantidades de capítulos con un ‘tema’ para resultar educativos. Qué puedo deciros, en su día hubiera podido funcionar de no tener un programa rival. Ahora que todos son rivales todo el tiempo no sé si habrá quien escoja vérsela. Y con eso y todo, creo que merecería una oportunidad para crecer. Tiene pinta de que la segunda temporada va a ser más

Pues veamos, Zombies fue una película DCOM de enorme éxito -para mi sorpresa- que logró tener dos continuaciones como películas y que ahora nos trae la serie  Zombies: The Re-Animated Series (USA) sin que parezca que vaya a añadir nada nuevo. Sí, hay zombies y humanos, que más o menos se quieren, y que aprendieron aquella lección de Mejor juntos hace… en la primera con los zombies, en la segunda con los hombres lobo -perdón, personas lobo- y en la tercera con alienígenas. Por un momento podríamos temernos que la serie fuera otra vez una historia de ‘aceptación’ con un nuevo grupo, y una trama por medio que intente hacerla parecer distinto. En lugar de eso parece que han decidido coger un momento ‘congelado’ de la historia y meter una serie con animación 3D más o menos básica sin intención ni de que vaya a ningún lado ni de que desarrolle nada. En fin, supongo que les viene bien tener viva la franquicia, o algo.


Deja una respuesta