¡Pilotos Deathmatch! 2 Dope Queens, Squinters, The Young Offenders y más…

Una vez visto 2 Dope Queens (USA) -o, si se prefiere, el primero de los especiales que la HBO ha encargado- debo decir que esperaba bastante más. Ya sé que la tendencia ‘del podcast a la pantalla’ estaba ahí, pero Jessica Williams me ha parecido normalmente mucho más divertida que aquí, un excesivamente largo programa especial en el que parece que hay que confiar en que el carisma de dúo principal y el buen hacer de los invitados -por un lado cómicos de stand up, por el otro invitados entendidos de una manera tradicional, en el primer programa nada menos que Jon Stewart– lo que lo convierte en algo así como un híbrido que podría llegar a ser un late night en algún momento. Supongo que el nivel de los invitados -el de los cómicos del segundo suena definitivamente mejor que este- hace que sea al final algo así como la versión real de lo que deberíamos estar teniendo en las televisiones a estas alturas. Quién sabe, quizá en algún momento llegue esa transformación. Mientras tanto se agradece que les vayan dando rodaje, porque queda todavía mucho que pulir.


Lo más difícil de The Adventures of King Danger (USA) es entender cómo han llegado a este nivel de explotación tal que a ratos parece su propia parodia de The Ambiguously Gay Duo. La serie parece no tener mucho interés en ofrecer algo diferente de las aventuras de la serie original –Henry Danger- ni, desde luego, ofrecer tampoco mucho dinero para la animación. Así que el resultado final es fundamentalmente relleno. No es lo peor que se puede decir de un canal en el que Dan Schneider sigue de jefazo, pero está claro que no pasa de ser relleno.


Supongo que era el tener a Tim Minchin como cabeza de cartel, o porque firmaban dos autores que están entre lo teóricamente mejor de la comedia australiana como son Trent O’Donnell y  Adam Zwar, pero la verdad es que Squinters (AU) tiene poco recorrido. Una serie de coches con personas atrapadas en un embotellamiento. Y a partir de ahí pequeñas viñetas con la misma gente en los coches. Si estás pensando en que abundarán los chistes de relaciones estropeadas, pedos, fumadas y similares… exactamente. Hasta el punto de poner a Jacki Weaver a echarle la culpa de sus pedos al perro ante un absolutamente nada crédulo Sam Simmons -quizá el actor que mejor parado sale de la cosa esta- mientras que Minchin… en fin. Supongo que para aquellos que creen que si metes muchos chistes en un productor alguno acabará por funcionar funcionará, el resto hemos sufrido ya muchas veces como a menos porcentaje de efectividad mayor es la sensación de que están usando 20 minutos como podrían haberse pasado 10 horas, simplemente han abierto los micrófonos y se han sentado a esperar a ver si algún chiste se les mete dentro por propia voluntad.


Menos mal que no soy el público de Top Wing (USA) o pensaría que mi problema es menos que hayan intentado hacer una versión de los Thunderbirds con… bueno… pájaros… por parte de un estudio de marketing que quiere vender a menores mientras sigue con las mismas ranciedades de “una sola chica y que vaya de rosa” de toda la vida. Como digo, no soy el público. El público es esa juventud que tiene que aprender aún mediante estos dibujos monos no sólo que tiene un montón de merchandising que comprar, también cuál es el papel de cada uno en el mundo.


Terminamos la semana con The Young Offenders (UK), que sería casi la mejor de las opciones si realmente fuera algo más que la enésima creación de la televisión británica para hablar desde el punto de vista de esa juventud desmotivada y ajena. Un tema tan recurrente que casi parece una categoría británica en sí misma y que aquí tiene la fortuna de que la mitad de las veces les funciona con mayor o menor fortuna. Pero sí se notan intentos de ofrecer algo distinto y original, lástima que no acabe de tirar. Quizá en una temporada, o dos… Si para entonces hay alguien viéndola que me avise, que mi paciencia es limitada.


Deja un comentario